Nuevo informe del Banco de España

Informe Banco de España

Viñeta del 09/06/2019 en CTXT

En el Banco de España llevan unos años desatados,  cuando no es un informe, es un comunicado o uno de estos «documentos ocasionales». Y todo mal si eres pobre, pero peor aún si eres pobre y además andas en la tarea de dejar de serlo.

Las funciones del BdE han pasado a ser las de agitprop en versión neoliberal. Y esto se gastan los duros, en tochos reaccionarios con títulos de mucho miedo.

Informe Banco de España

Resumen de la cosa:

«En este artículo se analiza la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en 2017en España, a partir de la información proporcionada por la Muestra Continua de Vidas Laborales.

Los resultados indican que dicha subida habría tenido un efecto negativo sobre la probabilidad de mantener el empleo entre el colectivo de trabajadores con salarios por debajo del nuevo salario mínimo, que sería especialmente importante para los trabajadores de más edad.

La subida aprobada para el SMI en 2019 es muy superior a las observadas en el pasado, lo que eleva considerablemente el número de trabajadores afectados y la incertidumbre en torno a los efectos negativos sobre la probabilidad de mantener su empleo. De acuerdo con las estimaciones presentadas en este artículo, estos efectosnegativos podrían ser significativos».

 

Resumiendo más, que los trabajadores pueden perder el trabajo con la subida del SMI debido a un agente meteorológico totalmente imprevisto que nada tiene que ver con que las empresas despidan a saco y pongan a un empleado a hacer el trabajo de tres, as usual.

Por si te interesan estas lecturas, se puede consultar aquí.

La agencia de Manuel

La agencia de Manuel

Viñeta del 08/06/2019 en CTXT

Fue noticia hace unos días, otra de esas noticias absurdas cargadas de simbolismo que explotan rápido y desaparecen de la misma forma, por eso no quise dejarla pasar.

El vídeo de «la agencia de Manuel» de la influencer de lo público y su director general es un síntoma más del mastuerzismo que envuelve y adorna la ignorancia cuqui, la incultura política congénita y el postureo pijistagramer, todo ello aupado por la insoportable chorredad del clic.

Y aunque los protagonistas no merezcan mucha defensa, para que no se diga que me arrimo a la fiesta para hacer sangre de manera gratuita voy a intentar buscarles una salida digna tras esa exposición y exaltación pública de la estupidez.

 



 

Ambos son inocentes, en sus cabezas se producen reacciones químicas distintas a las habituales que les impiden entender lo que significa la gestión de la cosa pública y representar a los ciudadanos, tampoco saben nada sobre la titularidad de los inmuebles, muebles y herramientas que se les prestan para que la desarrollen. Asumen que todo eso que les rodea es una propiedad, un premio. Su condominio.

La influencer, que ha descubierto un nuevo nicho de negocio en las instalaciones de la Junta de Andalucía, entra en la estancia de la agencia de su Manuel, por lo tanto ahora también suya, con el disco rayado del pasteleo instagramero a piñón fijo, el único que conoce. Su cerebro tiene en ese momento menos actividad que el carné de la biblioteca de Leticia Sabater.

El director general tampoco es consciente de lo que está pasando porque, supongo, en su rutina cotidiana las neopijadas de la influencer son algo natural.

No se les puede culpar por parecer idiotas y comportarse como tales, es más, habría que agradecerles ese estallido de naturalidad. Su confesión espontánea y sincera nos ayuda a conocer y entender un poco mejor el ambiente íntimo de la política sin adornos y artificios.

Alex Jones pagará 15.000 dólares a Matt Furie por el uso no autorizado de la rana Pepe

Cartel que motivó la demanda de Furie contra Infowars

Alex Jones, dueño de Infowars, ha aceptado un acuerdo con Matt Furie por el que pagará al creador de Pepe the Frog  15.000 dólares resolviendo así una demanda que interpuso el dibujante contra Jones por el uso comercial no autorizado del personaje.

14.000 para Furie y 1.000 para las ranas

El total de la cifra acordada representa todas las ganancias de la venta del cartel, 14.000 dólares, más 1.000 adicionales que Furie ha anunciado que donará a la organización benéfica de conservación de anfibios «Save the Frogs!«, en un acto de homenaje satírico más que evidente al personaje de Pepe.

Ahora, ambas partes venden el trato como un triunfo, pero lo justo es decir que Furie ha conseguido que Jones tenga que hincar la rodilla en tierra y soltar la pasta, Furie ha aceptado no ir más allá con la demanda, algo que muy probablemente hubiera terminado haciendo mucha más pupa al bolsillo de Infowars.

 Louis Tompros, abogado de Furie, recordó que han conseguido lo que pretendían:

«Es lo que pedíamos desde el principio del caso,  que Infowars dejara de vender el cartel y entregara todas sus ganancias «, » El Sr. Furie no ha autorizado nunca y no va a tolerar que cualquiera gane dinero utilizando a Pepe como símbolo de odio»

Alex Jones hace su particular interpretación del asunto y habla de «tarifa honesta».

«Feliz de anunciar que las personas que demandan a Infowars sobre el uso de la rana Pepe acordaron resolver y aceptar una tarifa de licencia de 15.000 sólares. Fuimos demandados incialmente por millones. Algunas personas pensaron que no pelearíamos el caso. Lo hicimos. Solo pagaremos una tarifa de licencia honesta, y nada más «

 

Antecedentes

El lunes 5 de marzo de 2018, Matt Furie presentó en Los Ángeles una demanda contra Infowars, la web del conspiranoico Alex Jones, por violación de derechos de autor. Era la segunda que el dibujante y creador de Pepe The Frog presentaba como parte de una campaña legal para reclamar usos no permitidos de su personaje que anunció en su día.

La demanda se basaba en que Furie no había autorizado a Infowars a vender un póster que presentaba a la rana Pepe junto a las imágenes de Alex Jones, el presidente Donald Trump, el agitador de extrema derecha Milo Yiannopoulos y otras figuras derechistas.

El póster, que llevaba por título MAGA (Make America Great Again), se vendía por 29,95 dólares en la tienda de la web de Jones y se anunciaba como una edición limitada obra del «reconocido artista y patriota Jhon Allen«. En la página aprovechaban el tirón de la demanda para animar las ventas, llamando a que se comprara antes de que fuera retirado.

 

Captura de la página de la tienda de Infowars donde se vendía el cartel. Copia en Archive.

The New York Times dejará de publicar viñetas políticas a partir del 1 de julio

garrote-vil

 

El New York Times ha anunciado que dejará de publicar viñetas políticas en su edición internacional «coincidiendo» así con la edición nacional, donde no existen las viñetas. El 1 de julio dirá adiós a la sátira y también a dos de sus dibujantes, Patrick Chappatte y Heng Kim Song, a los que se ha cepillado.

El diario lo ha anunciado así, resulta casi cómico que cierren esa nota recordando que el año pasado, por primera vez en su historia, ganaron un Pulitzer por unas viñetas políticas.

También publicaron un breve comunicado firmado por su editor, James Bennet, en la misma línea.

 

Nada de seguir corriendo riesgos al publicar opinión no controlada, moldeada, suavizada, adaptada y servida al gusto de los que cortan el bacalao en la empresa, que bien pueden ser internos y/o externos y pueden tener mucho que ver con la pasta que entra, o no.

No han sido pocas las opiniones en contra de esta decisión, desde los que califican al diario de cobarde hasta los que se sienten decepcionados y le recuerdan al NYT la tradición e historia de las viñetas políticas que ahora se cargan de un plumazo por una escaramuza puntual. Pero, claro, esta otra «turba» de contrarios a la desaparición de las viñetas no será la que influya en la postura del diario.

 

Los dibujantes, como era de esperar, también han reaccionado.

Viñeta de Clay Jones en su web

 

Viñeta de Joel Pett

 

Viñeta del mexicano Darío Castillejos en Twitter

 

Idígoras & Pachi en El Mundo

 

Viñeta de Ed Hall en Twitter

 

Viñeta de Kevin Kallaugher «Kal» en The Baltimore Sun acompañando a un editorial (No disponible desde Europa. O bien visitar con VPN o ver captura)

 

Viñeta del belga Steven Degryse «Lectrr«, en Twitter

 

Viñeta de Joep Bertrams en Cagle Cartoons

 

Viñeta del brasileño Osmani Simanca en Facebook

 

 

Viñeta en The Charlotte Observer por Kevin Siers, presidente de la Association of American Editorial Cartoonists (AAEC), que también publicó un comunicado.

 

Y aquí unas cuantas más:

 

En Cartoon Movement publican también una nota titulada » Una decisión aterradora y miope» de la que destacan estos párrafos:

En un debate público saludable (que un periódico como el NY Times debería facilitar), lo que sigue es una discusión sobre por qué esta caricatura cruzó la línea. ¿Por qué mucha gente encuentra esta caricatura tan ofensiva? ¿Qué se permite cuando criticamos a Israel y qué no? ¿Qué símbolos podemos usar? ¿Hasta dónde podemos llevar una caricatura de un político israelí? Todas las preguntas significativas que fomentarían un debate que conduciría a viñetas más fuertes, mejores y menos innecesariamente ofensivas (se incluye «innecesarias» porque a veces las caricaturas deben ser ofensivas).

Lo que no debería suceder es un completo silenciamiento de esta rama del periodismo visual. Porque se aleja del debate público. Es, a falta de una palabra mejor, censura. Utilizo la palabra censura no debido a la decisión en sí (es una prerrogativa de cada medio de comunicación decidir qué publicarán y qué no publicarán, por muy fuerte que pueda estar en desacuerdo), sino la aparente argumentación detrás de ella.

Por mucho que intenten maquillar la decisión diciendo que van a explorar otras formas de periodismo, incluyendo el «visual», queda claro que el suceso de abril, tras el que retiraron una viñeta señalada como antisemita en la que aparecía Netanyahu y Trump y por la que se deshicieron en disculpas, le ha dado el tiro de gracia al humor gráfico en el NYT.

 

Viñeta del dibujante portugués António Moreira Antunes publicada en la edición internacional de The New York Times del jueves 25 de abril. Antes, el 19 de abril, apareció en el semanario portugués Expresso

Tras la bronca anunciaron formalmente que dejaban de publicar viñetas sindicadas en su edición internacional y que recurrirían sólo a artistas con vínculos directos con el diario, esos mismos dibujantes que ahora despiden.

Uno de esos dibujantes, Chappatte, que dibuja para el NYT desde 2013, publicó en su página un artículo titulado «El fin de las viñetas políticas en The New York Times» en el que se lamenta de la decisión.

 

Viñeta de Patrick Chappatte publicada en la portada de la web de NYT el 8 de enero de 2015, tras el ataque a la revista Charlie Hebdo para ilustrar su opinión.

Aún así, se declara optimista y recuerda que esta es la era de las imágenes. «En un mundo de poca capacidad de atención, su poder nunca ha sido tan grande» añade, pero también advierte:

«Me temo que no se trata solo de viñetas, sino del periodismo y la opinión en general. Estamos en un mundo donde las turbas moralistas se reúnen en las redes sociales y se levantan como una tormenta, cayendo sobre las salas de redacción de un golpe aplastante. Esto requiere contramedidas inmediatas por parte de los editores, para dejar espacio a la ponderación o la discusiones significativas. Twitter es un lugar para el furor, no para el debate. Las voces más indignadas tienden a definir la conversación, y la multitud enfadada las siguen».

 

Y es que el panorama no pinta demasiado bien, lejos de alarmismos, basta echar un vistazo a los casos, cada vez más frecuentes, de dibujantes que perdieron sus trabajos por hacer justo aquello para lo que se supone que se les contrató.

  El San Diego Union-Tribune despide al dibujante mexicano Ramsés II por una viñeta crítica con Donald Trump

  El diario Pittsburgh Post-Gazette rechaza 19 viñetas de Rob Rogers y lo despide

  Un diario alemán despide a su dibujante por usar «estereotipos antisemitas en una viñeta

  Dibujante despedido por una viñeta crítica con la ley del Estado Nación de Netanyahu

Y otros tantos que se vieron involucrados en distintos jaleos