The Guardian censura una viñeta sobre Jeremy Corbyn

0
0

The Guardian censura una viñeta sobre Jeremy Corbyn

esen

Al menos es lo que afirma su autor, el dibujante Steve Bell. La viñeta en cuestión, fechada el 25 de noviembre y titulada whipslah (latigazo), aparece en la página del dibujante junto a este texto:

Rechazada porque hizo que alguien en The Guardian “se sintiera incómodo”. Esta es la primera vez que el periódico se niega a publicar una viñeta porque no sigue una línea editorial en particular. Un día triste“.

Según cuenta Bell a Asa Winstanley de The Electronic Intifada, esta tira de la serie “If…” fue rechazada sin más argumento .”La única razón que me dieron fue que se sentirían ‘incómodos’ con su publicación“. Bell asegura que el diario acostumbraba a darle alguna explicación cuando se negaba a publicar alguna viñeta, algo que ha sucedido muy pocas veces. Dado que esta vez no ha sido así, “podría interpretarse como censura” y añade que en The Guardian parece que quieren “suprimir algo simplemente porque no están de acuerdo con mi punto de vista“.

Desde The Electronic Intifada también aseguran que el jueves se pusieron en contacto con The Guardian para preguntarles por este asunto, pero aún no han recibido respuesta.

La secuencia critica la campaña laborista para purgar a su exlíder de izquierdas, Jeremy Corbyn. por mostrarse solidario con el pueblo de Palestina. La tira censurada es la tercera de una serie publicada esta semana que presenta al actual líder laborista Keir Starmer como una dominatriz que amenaza con azotar a Corbyn.

El látigo

Jeremy Corbyn aparece en una mazmorra tumbado bocabajo ante un torturador con capucha y pantalones rojos que le dice:

“Si realmente quieres el látigo(*)  vas a tener que disculparte como es debido”.

Corbyn contesta: “¡Sí!, ¡Sí! ¿ Por qué?”. “¡Por todo!”, replica el torturador. A lo que Corbyn afirma: “Me disculpo por todo”.

En la escena final el personaje del látigo le pide que se disculpe por “ser un viejo de izquierdista y no un sionista de derechas”.

Corbyn se disculpa también por eso añadiendo que lo hace: “desde el fondo de mi corazón“.

 
   

Aún así, el encapuchado replica: “No es suficiente”.

(*) En la jerga del parlamento del Reino Unido, los líderes disciplinarios de los partidos parlamentarios se denominan “látigos” y a la imposición de una línea de posicionamiento de partido se llama “azotes”. La viñeta satiriza con el posible hecho de que aunque el Corbyn de la vida real se disculpe, parece más que probable que el laborismo encuentre cualquier otro pretexto para deshacerse de él.

Bell y The Guardian, una relación que se complica

En julio de 2020 se leía que The Guardian podría prescindir del dibujante Steve Bell en 2021, aunque nadie lo confirmaba del todo.

The Guardian censura una viñeta sobre Jeremy CorbynThe Guardian prescindirá del dibujante Steve Bell en 2021, o no
Se lee que The Guardian no renovará el contrato del dibujante después de cuatro décadas trabajando para la cabecera. Bell publicó sus primeras viñetas en este diario inglés en 1981.

Y es que The Guardian ha tenido más de una oportunidad para cargarse a Steve Bell con “motivos”. El viñetista criticó abiertamente al diario en julio de 2019  por su “misteriosa línea editorial” sobre el antisemitismo tras rechazar una viñeta.

The Guardian censura una viñeta sobre Jeremy CorbynEl viñetista de The Guardian critica al diario por su “misteriosa línea editorial” sobre el antisemitismo
El viñetista de The Guardian, Steve Bell, envió un contundente correo al diario después de que una de sus tiras fuera rechazada.

También pudo haberlo despedido en julio de 2018 tras rechazar una de sus viñetas que criticaba el asesinato de la enfermera voluntaria palestina Razan al-Najar por un francotirador del ejército de Israel. Según unos correos filtrados, la viñeta fue censurada por The Guardian, que al parecer se negó a hablar con Steve Bell al tiempo que se rendía frente a las habituales acusaciones de “antisemitismo”.

The Guardian censura una viñeta sobre Jeremy CorbynEl dibujante Steve Bell niega acusaciones de antisemitismo en una viñeta rechazada por el diario The Guardian
The Guardian censuró una viñeta de Steve Bell que criticaba el asesinato de la enfermera voluntaria palestina Razan al-Najar por un francotirador del ejército de Israel.

Estos desencuentros han enrarecido  la relación del autor con el medio. Son muchos los que creen que The Guardian no renovará el contrato Steve Bell la próxima primavera

También recriminan al diario su hipocresía por rechazar con excesivo celo cualquier crítica a Israel mientras muestra con orgullo sus credenciales izquierdistas.

Aquí tienen algunos de esos comentarios, como este:

“Para aquellos que se preguntan cómo un matrimonio tan incompatible como el de Bell con The Guardian se ha podido sostener durante tanto tiempo, la respuesta puede encontrarse en el hecho de que muchos lectores de la edición impresa compraban el periódico por la viñeta diaria de Bell.

Ahora que las ventas de los quioscos se han derrumbado gracias en gran parte a un giro constante hacia la derecha en la línea editorial, cualquier argumento para mantener la viñeta de Bell prácticamente se ha evaporado. Es una espina clavada en su costado y un recordatorio no deseado de cómo se ve una representación crítica real de los poderosos. Debemos esperar que su inminente salida de The Guardian presagie un nuevo nacimiento del trabajo intransigente y sin restricciones de este genio loco, ya sea en un foro personal en internet o en cualquier publicación que se atreva a darle la bienvenida.”

The Guardian censura una viñeta sobre Jeremy CorbynEl humor en apuros, recopilación de casos (III)
Casos de dibujantes que han tenido problemas de cierta importancia a causa de sus viñetas o ilustraciones satíricas. También hay algunas historias de otras personas que, sin ser dibujantes, han tenido problemas por compartirlas.

Artículos relacionados

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00 
Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.