El escudo de la Casa

 

El escudo de la Casa 0

Viñeta del 14/11/2020 en CTXT

“Podría estar en medio de la Quinta Avenida y disparar a alguien y no perdería ni un sólo voto ¿O.K?  Es increíble“.

Esta reflexión del patán de Trump de enero de 2016, refiriéndose a las encuestas, no fue más que una de tantas macarradas que ya había soltado y seguiría soltando. Sin embargo, Donald es un mindundi al lado del Chulo I de Espagna, aquí tenemos a un tipo que le da 40 vueltas, uno que se chotea de todo dios desde lo más alto del Estado desde hace más de cuatro décadas.

Se trata de uno que fue rey por obra y gracia del enano dictador y ahora sigue siendo rey, pero ya emérito como premio a sus maravillosos servicios y sus gloriosas gestas. Este tipo de la rama de los borbones podría pasearse en tanga por la Gran Vía de la capital con una recortá de doble boca repartiendo tiros entre los viandantes y no perdería ni un sólo juancarlista monárquico demócrataconstitucionalistadetoalavida.

Es más, ahora está saliendo casi a chanchullo por semana, pero no cositas de andar por casa, vayan a creer. Movidones guapos. De su último mamoneo conocido, allá por 2002, se dice que el presidente de Kazajistán le regaló unas maletillas que contenían cinco kilos de dólares después de compartir con él dos jornadas de caza de cabras salvajes en las montañas de por allí.

Nuestro chulo campechano también volvió de ese viaje con un abrigo de piel de leopardo de las nieves con el que estaba tó wapo.

Y es que el borbón vacileta siente una fuerte atracción por la cosa de disparar a seres vivos, lo mismo le mete siete tiros a unas cabras por Asia, que mata elefantes en Botswana o le da matarile de un sólo tiro a un oso borracho en Rusia.

Esta afición por despanzurrar animales la compagina con otras tres grandes pasiones, ejercer de Don Juan en cama ajena, los yates y otros vehículos de lujo, a ser posible regalados, y el coleccionismo de fortunones que va escondiendo por todo el mundo.

Panamá, Suiza, la Isla de Jersey, las Bahamas, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos o Burgos, Juanca ha paseado su gallardía por casi todo el globo.

Aunque ahora se encuentre un poco aparcado en un modesto alojamiento de la península de Arabia para no perjudicar a Felipito con sus ataques de testosterona española, ándense con mucho ojo porque el día menos pensado aparece en televisión anunciando su retorno a la patria con un estruendoso regüeldo y un corte de mangas para cerrar la emisión haciendo un calvo a los espectadores.

Y no lo duden, los analistas y tertulianos aún dirían que es un gesto que le honra.

 
   

¿Algo que comentar?