Propagación borbónica

 

Propagación borbónica

Propagación borbónica. Viñeta del 8/11/2020 en CTXT

Los investigadores atribuyen a Juan Carlos I una cuenta activa en la isla de Jersey con casi 10 millonacos de euros.

El Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) trasladó una alerta a la Fiscalía Anticorrupción tras localizar la pasta. Parece ser que el “trust” en el que figura Juan Carlos I como beneficiario se alimenta de fondos de otro vehículo financiero similar en las Islas del Canal constituido en la década de los años 90. La nueva fortuna fue insuflada en 2005 al “trust este, que ha movido al menos 5 millones de euros. En fin, cosas de ingeniería monárquica.

Al paso que llevan los borbones no les va a quedar espacio en el mapa para colocar chinchetas señalando la ubicación de sus cofres del tesoro en los que esconden la pasta que supuestamente han ido arramblando con sus tradicionales chanchullos.

Si hace unos días se leía que Anticorrupción estaba investigando a Juanca, a Sofi y a algún que otro familiar por el uso de tarjetas de crédito opacas con movimientos de fondos procedentes del extranjero cuando el ahora emérito ya había abdicado, ahora parece que Juan Carlos I también escaqueó 7,9 millones de euros en Suiza hasta agosto de 2018, más de cuatro años después de soltar el trono y perder el superpoder de la inviolabilidad.

Ir sabiendo de los fortunones ocultos del borbón jubilado, sin que pase absolutamente nada, se ha convertido ya en rutina,  una noticia más de andar por casa. Como el que oye llover.

Y no es que crea que vamos a ser más felices viéndolo sentado en un juzgado declarando, ni que crea que se va a recuperar y repartir todo ese capital y bienes de lujo entre los ciudadanos pelones, pero resulta imposible no ver su comportamiento como algo obsceno, un cagarse mil veces en eso que llamamos “monarquía parlamentaria”  y un recochineo perpetuo en general.  Ya están trabajando a tope con Leonor tirando del género documental mamporrero para seguir colando el cuento.

Este atajo de vividores sigue disfrutando de impunidad, privilegios propios de ricos caprichosos y otros regalazos por obra y gracia de ir pasándose el ADN y encima hay que aplaudirles, sobarles el lomo y ojo con hacer un chiste.

Tanta transparencia y tanta hostia consiste en que podemos saber qué comen y beben y hasta a qué huelen los peos que se tiran cuando se pasean entre la plebe, pero nada por la vía de la justicia sobre su fortunón personal ni de dónde procede todo ese patrimonio que amasan y esconden.

 

 

Al pobrecito escaqueado, con la connivencia de tantos dinosaurios políticos de ayer y hoy y buena parte de la prensa, que se sepa, le han regalado fajos de billetes por la cara procedentes de países extranjeros, comisiones guapas por barriles de petróleo, cuatro o cinco yates para su disfrute (luego vendidos a pérdidas después de fundirse sacos de miles de euros en mantenimiento, servicio y combustible), fiestuquis, safaris, coches deportivos, viajes, todo tipo de lujos de los que jamás podrá disfrutar usted, querido y atontado Juancarlista de base.

 

Y como si de una simpática broma con guiño y pirueta a este texto se tratara, un día después de escribirlo aparece esto:

Inolvidable imagen de Juanca pertrechado cual Don King de Chabacalandia para ilustrar otra noticia sobre sus mamoneos por el mundo.

 
   

¿Algo que comentar?