Enviar enlace
Portada » Viñetas » La sátira y la crítica forman parte del derecho a la libertad de expresión

La sátira y la crítica forman parte del derecho a la libertad de expresión

La sátira y la crítica forman parte del derecho a la libertad de expresión

Emblema batrácico monigoteado por Contreras

A muchos, esta afirmación se le antojará una perogrullada a estas alturas, pero parece que no hay forma de que se le meta en la mollera a algunos aspirantes a dictadorzuelos de su barrio.

La frase se puede leer en la sentencia que suspende el castigo que el Ayuntamiento de Motril, Granada, le encasquetó a un bombero a modo de venganza. Fue la respuesta del consistorio  a un texto publicado en 2018 en la revista El Batracio Amarillo en una sección titulada “El Termómetro”, firmada por Javier Martín.

Esta es la pieza de texto en cuestión, que apareció en el número 196 de mayo/junio de 2018. Ahí va el ejemplar completo en PDF, cortesía de sus editores.

La sátira y la crítica forman parte del derecho a la libertad de expresión

En la página 20 del número 201 de diciembre de 2018 (Descargar completo aquí), los batracios contaban así la movida tras el acto de conciliación. Se les obligó a rectificar:

La sátira y la crítica forman parte del derecho a la libertad de expresión 2

El Ayuntamiento castigador

En septiembre de 2019, Luisa Maria García Chamorro (PP), alcaldesa del Ayuntamiento de Motril, acordó incoar un expediente disciplinario contra dicho bombero, la resolución contemplaba la suspensión de funciones por un periodo de 15 días, al considerarle “autor de una falta grave“, que consistía en “la grave desconsideración a los superiores, compañeros o subordinados“.

Un año antes, en noviembre de 2018, la tramitación del expediente quedó en pausa al haberse dado traslado a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de lo ocurrido, “por si los hechos objeto del expediente pudieran ser constitutivos de delito”, una investigación penal que fue archivada por la Fiscalía Provincial de Granada, al no considerar “que los hechos debieran tener respuesta en el ámbito penal”.

La historia la cuentan con más detalle en Granada Hoy, pero no quería dejar pasar la ocasión de reseñarla porque la balanza del eco siempre se suele inclinar hacia las condenas, multas, etc y se suele pasar muy de puntillas cuando los que pierden en los tribunales son los siempre despreciables mediocres que prostituyen la autoridad prestada y la usan para reprimir la libertad de expresión.

El Batracio Amarillo, la revista con más querellas de la democracia

La sátira y la crítica forman parte del derecho a la libertad de expresión 3
El Batracio nº 217 con portada de Guillermo. Leer online

Desde que asomó la cabeza, allá por 1994, el batracio ha ido llenando un baúl grande con denuncias, citaciones y sentencias hasta petarlo.

Entre 1997 y 2003, y después mucho más allá, se libró una de las más largas y crudas batallas judiciales que se recuerdan, por un lado la revista satírica “El Batracio Amarillo” y por otro el PSOE de Motril (Granada) y el alcalde socialista Luis Manuel Rubiales. Un interminable intercambio de querellas, amenazas, artículos satíricos y viñetas e incluso un cruce de acusaciones de agresiones físicas.

Los de El Batracio Amarillo,  si bien ganaron gran parte de los juicios, no salieron bien parados de todos los episodios judiciales que les dejaron un buen roto en los bolsillos y no pocas condenas a su editor, pero desde la revista no dejaron de criticar y denunciar la actitud de prepotencia del Ayuntamiento, que pretendía callarles la boca y quitarlos de la circulación con el bombardeo judicial del que fueron objeto.

El director de El Batracio Amarillo condenado – Junio de 2014
Antonio José Martí­n Merlo, alias “Gato”, director y dibujante de la revista de humor El Batracio Amarillo, ha sido condenado por injurias y calumnias al alcalde de Motril, Luis Manuel Rubiales López. La sentencia le castiga con más de 8.000 euros y un año de prisión por una historieta, un pasatiempo sardónico y un epigrama donde se denunciaba una supuesta corrupción polí­tica.

Puedes leer buen resumen del periplo judicial de la revista motrileña  y el relato en boca de uno de sus protagonistas en la página 79 del libro ¿Dónde están los límites del humor? de Manuel J. Romero Herrera, que se puede descargar  aquí por la patilla.

¿Algo que decir?

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00