A veces llegan cartas

 

A veces llegan cartas. CTXT

De no haberlo sabido desde principios de octubre me hubiera llevado un buen susto al encontrarme esta imagen.

Todos los trabajadores y colaboradores de CTXT hemos visto reducido nuestro salario, que ya era muy ajustado, de forma importante y alguna compañera se ha tenido que ir al ERTE. La situación se explica en esta carta a la comunidad.

Aunque siempre intento no escribir desde las tripas ni dejarme arrastrar por la desilusión, el clima no acompaña. La situación nunca ha sido buena para el grueso los de viñetistas, así como tampoco lo es desde hace mucho para el resto de trabajadores pelones de los medios, pero si algo he asumido ya es que siempre puede ser peor.

El año empezó con varias propuestas a la vista, una de ellas era un posible encargo muy guapo que, además de estar razonablemente bien pagado, era un reto profesional nuevo e interesante. Terminó cancelado. Como tantos otros proyectos en casi todos los ámbitos por obra y desgracia de la crisis económica derivada de la sanitaria que ha machacado los restos de las anteriores crisis.

En los últimos años, muchos dibujantes hemos pasado de tener que trabajar  para dos, tres o más sitios para poder completar un medio sueldo a quedarnos en mínimos y encima con recortes de tarifas ya muy mermadas. Y no es algo que suceda sólo en España.

 

 

La crisis se ha ido llevado también esos encargos intermitentes que solían aparecer y que te alegraban un poco el mes permitiéndote relajar la economía de combate por unos días.

No por sabido hay que aceptarlo con resignación y algunos compañeros lo volvieron a recordar el pasado 15 de octubre en “los viñetistas en crisis“, dentro del ciclo “Mesas cuadradas sobre humor inteligente”, organizado por el Instituto Quevedo de las Artes del Humor.

El 7 de octubre también se habló brevemente sobre este asunto en un programa de radio de la Universidad de Navarra que homenajeaba a Quino en el que participé junto a los colegas Fernando y Pachi.

 

 

Me siento incapaz de añadir nada más sin que esto parezca un egoista “qué hay de lo mío”, así que lo dejo aquí. No queda otra que resistir y pelear, como siempre. Si pueden echar un cable, ese karma que se llevan.

 

 
   

¿Algo que comentar?