Twitter JRMora Cosas que escribo en Tonter...

Coronavirus, diario de supervivencia. Día 16



       
     

Coronavirus, diario de supervivencia. Día 16

Coronavirus, diario de supervivencia

Día 16. Lo bueno y lo malo. 25 de marzo de 2020

Coronavirus, diario de supervivencia. Día 16 Hoy paso de las cifras, todo hijo de vecino sabe ya que vuelven a ser malas. Como malos son algunos comportamientos que empiezan a aflorar y que no deberíamos tomarnos a la ligera ni minimizar su impacto y posible generalización.

No tengo ni puñetera idea de cuál puede ser la mejor forma de afrontar el confinamiento entre tanta ducha fría de malas noticias. Supongo que cada persona y la situación de su entorno más personal será lo que marque y determine su estrategia y sus reacciones. Tampoco soy amigo de consejos, nunca me di los mejores, pero si tuviera que soltar alguno sería solo uno; si no vas a ser bueno, al menos no seas un cabrón.

El buenrollismo, los gestos bonitos, las llamadas a la esperanza y a la calma son en ocasiones tan ñoños como necesarios para la salud mental y a veces hay que hacerles un hueco sin dejar tampoco que sean tu único libro de estilo de resistencia. Sigo creyendo que no lo estamos haciendo del todo mal como colectivo. Aunque basta un par sucesos de cabronía social a tu alrededor para hundirte otra vez en un clima asqueroso que no siempre es pasajero.

Cuando un grupo se deja llevar por su lado mierder ocurren sucesos como el de La Línea de la Concepción (Cádiz). Allí, unos 50 vecinos apedrearon un convoy de ancianos enfermos por coronavirus que llegaron a esta localidad para ser realojados en una residencia y la policía tuvo que detener a los ocupantes de un coche que trataron de bloquear el autobús en la carretera.

Es pernicioso también aplaudir a esos nuevos vigilantes que ejercen de chivatos, esta subespecie de increpantes, móvil en mano para luego amplificar el escarnio, putean a grito desgarrado a cualquiera que pasa debajo de su balcón sin pensárselo ni un segundo ni conocer sus circunstancias.

Incluso empiezan a verse cartelitos que se pasan los vecinos en los que se señala a personas de su comunidad afeando que no hagan esto o aquello o  que hagan eso otro. Tampoco debemos dejar de prestar atención a los posibles abusos policiales.

No sigas tirando del padrastro del odio, ya sabemos como acaba eso.

Días anteriores. Ver todos.







¿Algo que decir?