Al-Azar deja de publicar en La Razón denunciando asedio por sus viñetas y el rechazo de sus compañeros




Al-Azar deja de publicar en La Razón denunciando amenazas y el rechazo de sus compañeros

El espacio de Al-Azar en blanco en la edición de papel de ayer. Foto: Página Siete

 

Dibujar viñetas políticas en momentos tan jodidos como los que se viven en Bolivia no debe ser nada fácil. Es una prueba de fuego para cualquier autor, por muy tiroteado que esté puede acabar rindiéndose.

Ese ha sido el caso dibujante Alejandro Salazar (Cochabamba-1959), que firma como “Al-Azar”. Ha abandonado el diario La Razón donde trabajaba como viñetista desde 2011. Lo comunicó el medio en un editorial del día 3 de noviembre.

El motivo principal es que afirma sentirse asediado por las reacciones agresivas a sus últimas viñetas, pero lo que ha tenido más peso en su decisión de dejar el trabajo ha sido la reacción de sus colegas de profesión, que publicaron un “Pronunciamiento público” como columna sindical sacudiéndose cualquier responsabilidad por sus viñetas, la decepción del “dedo acusador” de sus compañeros ha supuesto el motivo final de una decisión nada fácil para un viñetista.

El medio cierra el editorial anunciando que dejará en blanco el espacio que ocupaba la viñeta de Al-Azar esperando tiempos mejores para su retorno. Y así ha sido, la viñeta Al-Azar de su sección habitual titulada “Documentos desclasificados” se publica en blanco.

Editorial. Al-Azar

“El artista y amigo de La Razón Alejandro Salazar (Al-Azar) ha comunicado a la dirección que, dado el asedio del que ha sido objeto en las últimas semanas por sus viñetas políticas, no tiene las condiciones para continuar realizando ese trabajo creativo en nuestras páginas editoriales. Por ello, debe replegarse a la espera de un ambiente más tolerante y menos agresivo.

Más allá de las críticas que puede generar toda opinión en el marco del pluralismo y el debate público, las caricaturas de Al-Azar han sido contestadas, en especial en redes sociales, con profusión de insultos y amenazas. Todo en nombre de la democracia, a tono con este periodo tan activo en persecución política y “lapidaciones” por pensar diferente.

Pero el rechazo a la obra creativa de Al-Azar, tres veces Premio Nacional de Periodismo en la categoría Caricatura, no solo proviene de fuera del periódico. Lo que más pesa en el alejamiento de Alejandro es el dedo acusatorio de sus propios colegas periodistas y fotógrafos, que en un “Pronunciamiento público”, reafirmado luego en una columna sindical, deslindan “responsabilidad” por sus caricaturas.

Lamentamos la decisión de Salazar, pero entendemos y respetamos solidariamente sus razones, que habitan también nuestra cotidianidad. Por ello, contra el asedio y en defensa de la libertad de expresión, como testimonio de este impedimento a la creación gráfica, dejaremos temporalmente en blanco los espacios ocupados por Al-Azar en nuestras páginas. Ya vendrán tiempos mejores para su regreso”.

 

Al-Azar deja de publicar en La Razón denunciando asedio por sus viñetas y el rechazo de sus compañeros

Viñeta de Al-Azar del 29 de noviembre

Cisma en La Razón

El comunicado de sus compañeros de La Razón desvínculándose de los posicionamientos del medio bajo el título”Una posición casi unánime” expone los motivos de su decisión tomando como punto de partida un editorial del día 13 de noviembre llamado “Golpe de Estado” y  una viñeta del día 12.  En un texto firmado por Guadalupe Tapia, que pretende cerrar con un mensaje conciliador, lo explica así.

“El 13 de noviembre, los periodistas, fotógrafos y editores de La Razón aclaramos a la opinión pública que no estamos “necesariamente” de acuerdo con el editorial del matutino titulado “Golpe de Estado” que se publicó ese día. Y lo propio con la ilustración de nuestro caricaturista Al-Azar publicada el 12 de noviembre, la cual muestra una especie de tanqueta apuntando a una mujer de pollera y niños con los brazos levantados”.

 

Viñeta del 12 de noviembre

Parece defender al dibujante de los ataques recibidos aunque de una forma tibia, casi como un formalismo. Los periodistas señalan subliminalmente ese texto y esa viñeta como causa de las agresiones que han sufrido.

“La aclaración surgió a raíz de las agresiones que sufrimos los reporteros que trabajamos en este medio, porque nos han encasillado y nos consideran corresponsables sobre lo que se expresa en la ilustración de la página editorial y en el mismo editorial. También se difundieron amenazas directas contra el caricaturista que me sorprendieron, y que se deben condenar”.

El texto sigue desgranando lo que consideran el detonante de las reacciones violentas en forma de amenazas de muerte, incluso de asaltar las oficinas del diario, citando otra viñeta de Al-Azar.

Al-Azar deja de publicar en La Razón denunciando asedio por sus viñetas y el rechazo de sus compañeros

Viñeta del 26 de noviembre

Debate interno

“Para continuar con la polémica, el martes 26 de noviembre Al-Azar publicó una suerte de segunda parte de la caricatura, la cual muestra el mismo tanque después de haber efectuado un disparo, personas muertas y la frase “Ahora podemos reconciliarnos”. Al igual que en el anterior caso, esta publicación provocó reacciones agresivas en las redes sociales. Al punto de que se escribieron amenazas de muerte y de tomas del periódico, entre otras. Lo cual nuevamente generó preocupación entre los reporteros“.

Más tarde, el 7 de diciembre, los firmantes de esa columna sindical negaron que el texto significara un rechazo o intento de censura al trabajo de a Al-Azar.

Apoyos

Aunque no todo han sido decepciones y algunos apoyos de compañeros viñetistas empiezan a llegar, como el del dibujante argentino César Carrizo que se solidarizó públicamente con Al Azar.

“La intolerancia es hermana de la inquisición y ambas hijas de la violencia y la ignorancia.

Toda nuestra SOLIDARIDAD con el colega artista Alejandro Salazar. Al Azar, quién hoy, por voluntad propia, publica su viñeta en blanco en el Diario La Razón de La Paz, Bolivia…
Una manera de decir basta ante tanta violencia y amenazas contra su opinión gráfica. Una enorme voz, un talento que se calla cuando más hacen falta estas miradas en nuestra Patria Grande que es Latinoamérica. Compartamos, difundamos, como una forma de abrazar la libertad de expresión de un gran artista como Al Azar”.

 

Al-Azar deja de publicar en La Razón denunciando asedio por sus viñetas y el rechazo de sus compañeros

Viñeta del 21 de noviembre. La nueva “reina” de brazos cruzados en su trono, al que llega dejando dos filas cadáveres.

 

Fascistas y traidores

Desde la página chilena  Taller Komik Pedro Prado van más allá. Además de solidarizarse con Al-Azar, califican de lamentable la carta de sus compañeros a los que califica de traidores.

“Hoy hay un espacio en blanco en Latinoamérica, como el espacio que deja la deforestación en el Amazonas. Alejandro Salazar (Al Azar) tres veces Premio Nacional de Periodismo en la categoría Caricatura en el hermano país de Bolivia ha decidido dejar de publicar sus viñetas en el Diario La Razón producto de las amenazas y descalificaciones a sus últimos trabajos en el actual contexto político de ese país.

Alejandro, en todo el derecho que le da la Carta Fundamental de los Derechos Humanos, había decidido ser el niño que vocifera que el rey va desnudo (en este caso la reina), plantear, trazar, como muchos sabemos, que lo que ha ocurrido en Bolivia es un Golpe de Estado.

El fascismo y la reacción, también camuflada en una lamentable carta de “periodistas, fotógrafos y editores de La Razón”, todos ellos traidores de su responsabilidad social, ha logrado este pirrio y pequeño triunfo: Callar, por un tiempo, la libertad de expresión como tantas veces lo ha hecho. Sabemos acá en Chile cómo al otro día de un Golpe de Estado, hasta los Tribunales de Justicia van a rendirle honores a la nueva autoridad mal habida, como acá lo hicieron con Pinochet. No es raro entonces que estos “profesionales” hayan decidido hacer lo mismo. El poder del miedo, dicen, a veces supera al de la esperanza.
Desde un convulsionado y esperanzado Chile, la máxima SOLIDARIDAD de este dibujante con Al Azar. Un gran abrazo a la distancia y que sea un aprendizaje para cuando nos vuelva a tocar a nosotros: A la censura, NO. La libertad de expresión es una conquista por la que se lucha, por muy incómoda y ofensiva que nos parezca. A la censura, NO. Una y mil veces.

Viñeta que ha sido valiente, siempre será viñeta nueva”.

 

La CIDH pide que se investiguen los ataques a la libertad de expresión

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció, también el 3 de noviembre, sobre la decisión de Al-Azar de dejar de publicar sus viñetas políticas en La Razón, debido al asedio que denunció haber sufrido por sus últimas publicaciones e hizo una llamada a respetar el pluralismo y pidió al Estado que investigue estos ataques.

Mientras tanto, en La Razón siguen publicando opiniones de distintos colectivos y personas que se posicionan a favor y en contra del dibujante. Como las de aquellos que consideran que no es acoso, que se trata de simples críticas a la que todo autor debe acostumbrarse. Algunos van más allá y sentencian que el viñetista es responsable de causar más confrontación y división entre los bolivianos.

La última viñeta (creo) de Al-Azar publicada en el diario antes de anunciar su despedida fue esta del 1 de diciembre que, como era de esperar, provocó el tradicional tumulto en ese micromundo que es  Tuiter.

Al-Azar deja de publicar en La Razón denunciando asedio por sus viñetas y el rechazo de sus compañeros

Otras viñetas de Al-Azar

He enviado unas preguntas a Salazar con algunas dudas sobre su decisión. Editaré este post si sus respuestas son necesarias para pulir este texto.

La última polémica reseñable en la que se vio envuelto Alejandro Salazar fue por una viñeta sobre un accidente durante la celebración del carnaval de Oruro de 2014. Como complemento, un texto de opinión que me pidieron en su día desde el diario La Razón sobre este asunto.

Relacionado, más de 130 casos en todo el mundo:

humor-apuros
 







Post relacionados

2 Comments

  1. Víctor 7 diciembre 2019
  2. erick 4 diciembre 2019

Comentar

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.