Wiley Miller: “Perdí la mitad de mis clientes y mi casa, tuvimos que mudarnos a otro estado”

Wiley Miller Non Sequitur

         

Wiley Miller. Foto: The Spokesman-Review

Hace seis meses, cuando el veterano dibujante estadounidense Wiley Miller terminó y  envió a los medios su viñeta sindicada “Non Sequitur” no imaginó lo que se le venía encima.

En aquella tira, el viñetista añadió algo que, tras ser descubierto por un lector, llamaría “un huevo de pascua” y fue la llama que encendió la mecha de un problema que terminaría explotándole en la cara.

 

Wiley Miller Non Sequitur

 

El mensaje oculto en cuestión, casi indescifrable, resultó ser un insulto directo a Donald Trump que más de uno encontró entre el resto de frases ilegibles:

We fondly say go fuck yourself to Trump”.

«Decimos con cariño a Trump vete a la mierda/a tomar por culo».

 

Un lector avisó al diario Buttler Eagle de Pensilvania del mensaje escondido en la viñeta y la empresa, a la que le sentó muy mal, decidió suspender las viñetas dominicales de Miller de un plumazo.

Ahí empezó el efecto dominó. Gran cantidad de medios que publicaban el trabajo de Miller decidieron suspender su viñeta. Aquí puedes leer la historia de lo sucedido entonces.

 

“Una experiencia agotadora financiera y emocionalmente”

Medio año después, Wiley Miller ha relatado las consecuencias de aquella broma, que admitió haber hecho tras un calentón después de escuchar unas declaraciones de Donald Trump.

Insiste, no tenía intención de que se publicara así, olvidó borrar ese texto antes de enviarla.

Ha vuelto a pedir disculpas, esta vez presencialmente ante sus lectores en un acto de “retorno” de sus viñetas durante el “Northwest Passages Book Club” que organiza el diario  The Spokeman-Reviev y que se celebró el 5 de agosto en el teatro Bing Crosby en Spokane, Washington.

Teatro Bing Crosby en Spokane. Foto: Tyler Tjomsland / The Spokesman-Review.

 

Miller confesó en este evento que, cuando los lectores descubrieron el mensaje para Donald Trump en su viñeta, se vio en medio de una tormenta de Twitter en la que la mayoría de los lectores lo elogiaron. Sus seguidores en Twitter se triplicaron de la noche a la mañana, así que decidió seguir el juego en lugar de admitir que había cometido un error.

“Ese fue el verdadero y estúpido error de juicio”. “Realmente estaba admitiendo una violación de la confianza con mis editores”.

“Periódicos de todo el país rechazaron seguir publicando ‘Non Sequitur'”. “Perdí la mitad de mi lista de clientes“.

 

Miller contó que esto provocó daños colaterales, “perdieron la casa de sus sueños y se mudaron a otro estado tras el golpe a su reputación y sus ingresos”. “La experiencia fue agotadora financiera y emocionalmente”, dijo Miller, que incluso admitió haber temido por la relación con su mujer.

Miller eliminó entonces todas sus cuentas de las redes sociales y se sentó a escribir  una carta de disculpa personalizada para cada uno de los periódicos que publicaban su viñeta.

En la carta de disculpa a los “editores y lectores” de The Spokesman-Review, escribió:

“Pido disculpas a mis editores y lectores, por romper la confianza con ustedes, tengo una gran deuda con vosotros por tantos años en los que publicaron la tira y la leyeron. También me gustaría asegurarles que tal incumplimiento nunca volverá a ocurrir. Tengo la intención de trabajar duro para recuperar su confianza”.

 

Apoyado por los lectores

The Spokesman-Review preguntó a los lectores si ‘Non Sequitur’ debería volver a sus páginas. La respuesta fue abrumadora, según su editor, Rob Curley. De los aproximadamente 1,400 lectores que respondieron por email o por teléfono, todos,  salvo unos 40, querían que volviera la viñeta de Miller.

Miller dibujó entonces una viñeta especial para los lectores de Spokane agradeciéndoles su apoyo.

 

Puede que el peregrinar de disculpas de Miller no haya terminado, pero de momento ya ha podido reconciliarse con sus lectores de Spokane y, lentamente, el dibujante sigue recuperando medios que descabalgaron “Non Sequitur” de sus páginas.

WileyMiller bio en The Spokeman-Review.

 

Relacionado 129 casos en todo el mundo:

 







Post relacionados

Comentar