El odio en primera

0
0

El odio en primera

es

Viñeta de junio de 2011 que se niega a caducar.

Siguiendo la promesa que me hice en su día de dejar macerar los temas hasta poder tener una opinión menos deformada,  he ido dejando pasar la polvareda que ha levantado La Razón.

No toda ella, una sola hoja, la de delante, que es lo que lee la mayoría hoy gracias, o por desgracia, a la existencia de Twitter, y que por su culpita estoy rompiendo la promesa de contención.

Existe un mundo imaginario, el que recrea este tipo de publicaciones. Aquello que llamaban  “la crispación”, que parecía terreno de políticos ahora  convertida en piromanía editorial por sistema que puede salpicar a cualquiera.

El odio en primera

Y es un mundo imaginario porque en el día a día somos un ejemplo de convivencia. Sí, lo somos, más aún teniendo en cuenta la presión  de la situación social.

Observo  mi barrio, mi ciudad. Mis vecinos son gente que piensa distinto, igual, parecido, o simplemente pasan de aquello y de lo otro y no nos lo reprochamos a gritos.

Cada cual lidia con sus prioridades según le parece, nadie se escupe cuando se cruza.

Nadie va marcando fachadas de edificios con carteles que señalan a sus habitantes por su ideología, “Aquí vive un marxista al que le huele el sobaco”, su saldo bancario, “Cuidado, rico avaricioso”, ni por su religión o falta de ella, ni por acostarse (o intentarlo) con dos,  ni por ser fanático de un club del deporte que proceda.

 
   

Esto tenía que pasar, si por la noche envuelves tres sardinas en una portada de La Razón, por la mañana tienes un comando de ETA o una columna de sanguinarios comunistas.

El odio en primera

Sí aún eres joven o nunca te los habías cruzado, basta mirar su colección de cromos para saber quienes son y cómo piensan, pero sobre todo a quién desprecian que es a lo que dedican más esfuerzo, al pogromo.

Son más viejos que lo rancio, están convencidos de que el producto debe ser la trinchera, escriben, recortan, pegan  y colorean con el rencor  a flor de Paint.

Viven en un sinvivir, recreando una amenaza constante,  en la agonía del discurso único, adornándolo todo con un tono autoritario y  despectivo, con ese tufo de superioridad moral, intelectual y académica. Orgullosos de sembrar cabreos y rebotados por las  ironías y las risas.

Y el odio siempre en primera.

El odio en primera

 

 

Artículos relacionados

2 comentarios en «El odio en primera»

  1. En el Ecuador los medios de (des)información, manejados por grandes empresarios de ultraderecha, hacen exactamente lo que ilustra la primera caricatura. Amenazan y provocan a sus enemigos políticos y cuando alguno de ellos les responde, se quejan de ser perseguidos y de que se atenta contra “la” libertad de expresión, en lugar de “su” libertad de expresión, pues son los únicos que la tienen.

    0
    0

Los comentarios están cerrados.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00 
Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.