Piedras en el tejado

 
     

Piedras en el tejado

         

Viñeta de 26/08 en lainformacion

El gobierno ya no sabe qué hacer con los parados, los mueve, los cita, amenaza, avisa, pone y quita…pero sabe que tiene que hacer algo, lo que sea. Cualquier cosa que  sirva de argumento para poder decir que están trabajando en ello, que les preocupa, que son su prioridad. Porque el tiempo quema, desgasta y mata.

El paro, además de un problemón que engorda la antipatía hacia cualquier administración, es un escollo importante que ensombrece cualquier buen movimiento de un gobernante gestor.

La rebaja de 100 a 30 días del periodo de gracia para que un parado pueda rechazar una oferta de empleo o un curso de formación es la última parida salida del saco vacío de las ideas socialistas.

Me parece un chiste porque parecen querer colarnos verdades inventadas, insinúan que el Servicio Público de Empleo Estatal, antes INEM, es válido como dinamizador del empleo,  no es que nieguen que haya fracasado, es que ya esconden que no quedan ni los escombros de lo que nunca fue, esa  colección tan costosa de carteles colgados en fachadas de oficinas que adornan el paisaje de colas.

Piedras en el tejado

Con esta medida parecen decirnos que en 30 días habrá cursos (no estúpidos) o empleos (exentos de basura) para todos. También que no se podrán rechazar bajo pena de perder derechos. ¿Acabará esta gilipollez para siempre con las acciones de mejora de empleo que se venían tramitando? ¿Quién penalizará a los empresarios que, aprovechando la tormenta, añadan más mierda al mercado laboral?

Esta es otra de esas iniciativas «campanario» porque hace ruido, sale barata y nos mantiene durante más tiempo entretenidos discutiendo. De paso criminalizando un poco más al parado, cargando tintas sobre el que no tiene trabajo. Así se a todos por los posibles fraudes de unos cuantos. Aunque tampoco se puede negar que los hay muy jetas y  son los se encargan de facilitar coartada para estas ideas de bombero del ministerio de trabajo.

Todo esto demuestra que siguen fallando en lo de siempre. No existe un plan. Tampoco hay inspectores suficientes y el fraude no se persigue persona a persona. No se señala al infractor y se hace la vista gorda creando lo que ya es una tradición, la infracción»tolerada» y aceptada, la economía sumergida y el trapicheo popular de lo negro. Ese termostato pirata, el escape de emergencia de aquellos que siempre tienen un poco, o un mucho, de crisis.

Cuando esos cursos y empleos no lleguen ¿habrá una penalización para la administración?

Tras facilitar y abaratar  el despido, la flota de parados se verá obligada a formarse en aquello que algún empresario hábil decida, llegará la perfección en la precariedad, la cuenta atrás para la aceptación irremediable de cualquier empleo. Nos dirán cómo, cuándo, por cuánto y en qué debemos trabajar, todo lo demás serán privilegios de unos pocos.

Entonces ¿dónde están o cuales son las medidas de fomento a la contratación?

Puede que sea hora de poner piedras en  la balanza, del lado empleo, antes de que nos las tengamos que comer.

   
   

3 Comentarios

  1. Carmen 31 agosto 2010
  2. Bicho Garo 30 agosto 2010
  3. Remember Pateo y Pataleo 30 agosto 2010

¿Algo que comentar?