El niño del Colacao

 

El niño del Colacao

La corrupción es como el niño del anuncio del Colacao, superado al asco que nos produce acaba enterrada en parodias y chistes.

El niño del anuncio de Colacao da mucha grima, pero los fieles al  Colacao ni se plantean pasarse al Nesquik, única alternativa que reconocen como rival estos adictos al chocolate en polvo.

La Ley de Godwin hace acto de presencia y no pasan diez minutos para que  el niño del Colacao tenga su más que merecido repuesto.

El sustituto de Ricardo Costa escribió un adolescente y maloliente  artículo de opinión negando el holocausto en 1979, era la época en la que este pepero emperador apenas tenía 17 primaveras.

Las máquinas políticas de remover mierdas de ambos bandos  están ya trabajando a tope para espulgar cualquier despojo usable  que vuelva a desviar atenciones construyendo mil escaramuzas periféricas que nos mantengan entretenidos.

Así  seguiremos teniendo al mismo ejército de niños del Colacao eternamente enfrentado a los del  Nesquik mientras  los grumos de la corrupción vuelven poco a poco a formarse en cualquier trastienda. Hasta convertirse en tropezones gigantes.

Currao, currao…

gurtel

Y otra más en lainformacion

 
   

5 Comentarios

  1. Ishraim 25 enero 2010
  2. QUIMÉRICAS x Quim# 15 octubre 2009
  3. Estrella 15 octubre 2009
  4. Chus 15 octubre 2009
  5. Cosechadel66 15 octubre 2009

¿Algo que comentar?