¡Fuego!

 
     

220709-incendios
         

Hay muchas cosas que nos ocasionan molestias leves y que son relativamente fáciles de solucionar, pero nadie se plantea proponer remedios porque tampoco son problemas demasiado importamtes,  como ponerle patucos a los perros policía que mete la guardia civil en los coches a la búsqueda de drogas para que no lo dejen todo perdido con las patas.

O fabricar camiones de recogida de basura que no hagan ese ruido tan exagerado en plena madrugada, porque el ruido  es tradición.

O como eso de llenar la calle de cagadas de caballo en las ferias porque pisar mierdas da suerte o lo otro tan nuestro de enguarrar las calzadas y aceras de las ciudades con la cera de las velas de las procesiones para que el que venga detrás se fostie con la moto y se deje los sesos en un bolardo de fundición dúctil.

Total, ya nos hemos acostumbrado, como a los incendios. Hoy ya tenemos dieciocho activos repartidos por ahí.

Hay mucha extensión de campo  y el fuego cabrón nunca avisa de dónde va a veranear, aún así me sigo preguntando por qué en esta tierra, cuna de grandes inventores, no hemos sido aún  capaces de rebajar el nacimiento y efecto de los incendios con algún ingenioso sistema de localización  inmediata de chispas y humos.

Puede que contratando más personal forestal y más bomberos y acercándolos todo lo posible al campo con caracter  permanente durante el verano igual  nos ahorraríamos algo de esfuerzo en tener  que  inventar algo que seguramente no funcionaría.

Pero igual es también una chorrada, como intentar solucionar esas pequeñas molestias antes citadas, porque se dice que sólo un 4% de los incendios se inician por causas naturales

   
   
Anuncios

2 Commentarios

  1. Soñador 23 julio 2009
  2. ANGELPITO 23 julio 2009

Comentar