3…2…1…

0
0

3…2…1…

Gracias a El País ya sabemos que los aviones cuando se estrellan, se rompen, producen distintas explosiones y una columna de humo negro que se eleva a gran altura.

Gracias a El País y su compromiso con la información todos hemos podido abstraernos y ver sólo fuego y humo donde antes había personas.

 

Y de nuevo gracias a El País y su masturbación del morbo hemos podido ver el video que todos han replicado bajo distintas pegatinas de auto promo y con un triste anuncio publicitario de un fabricante de coches ejerciendo de miserable telonero patrocinador.

Gracias a El País hemos podido saber que un juez ha considerado que había que visitar al director del diario para “requisar” las copias y solicitarle que cese de emitirlas, cuando según el periódico ya “las emitían todos” y que además la decisión rayaba en la censura.

Gracias a El País he podido saber que la mayoría de los medios presentes en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros mostraron su interés por conocer la fuente de información que facilitó las imágenes al periódico.

Y ya que El País no informa sobre la identidad de las personas que le proporcionan las grabaciones y que el gobierno califica de “filtración” la llegada del video al diario sospecho que la Magdalena no se va a mojar por mucho que diga la vice. Casi mejor.

Gracias a El País nos han vuelto a meter en el intoxicado debate de la censura para que “la información”, más bien la inexistencia de la misma, pase a ser algo sin importancia, secundario. Innecesario.

 
   

También gracias a El país los millones de expertos en accidentes aéreos de a pie  nos sentimos mucho más aliviados ya que podemos empezar desde ya a trabajar desarrollando  múltiples teorías en la barra del bar, carajillo en mano.

Gracias a El País cualquier familiar o amigo puede conservar la foto finish de los últimos segundos de sus fallecidos con su justa, necesaria y sensible difusión viral.

Y de nuevo gracias a  El País entiendo que es el video que quisieran haber tenido para repetir una y otra vez antes de mostrar el completo album familiar de heridos y cadáveres para que su película gore no se quedara con saltos temporales.

Gracias a El País mañana seguiremos diciendo que es lo que queremos ver y otros que no comulgan en según que iglesias tendrán carnaza para unos meses.

Actualización: Esto es lo que pasa cuando empiezas escribiendo en un blog y acabas haciéndolo en otro.

Artículos relacionados

6 comentarios en «3…2…1…»

  1. @Hasta los cojones: Concurso aparte, espero que no se cumpla eso de que tenga que morir el día menos pensado, aunque asumo que es muy probable. ¡Saludos tío!
    @Humor difícil: Lo que no entiendo es la fijación que nos ha entrado por que nos enseñen videos y grabaciones que sólo sirven para que hagamos cábalas desde el punto de vista del profano.

  2. Ese JR, que a ver si este año ganas, que ya te lo merecías hace 2 ;)
    Sobre lo de tu blacberri, que siento decirte que cuando un móvil toca agua, si no es mucha, una vez seco vuelve a la vida, pero después de una semana, un mes, un año… Se apagara y no volverá a despertar. He trabajado en esto de los móviles unos cuantos años y lo he visto muchas, muchas veces. Asin que ves haciendo copias de seguridad de forma regular y disfruta de ese tiempo que te queda junto a ella.
    Sobre las filtraciones del accidente aéreo, la gente no tiene vergüenza ni dignidad y se vende las miserias de los demás por unos cuantos cientos de euros.

    Un abrazote, compañero.

  3. Nada de censuras, ese vídeo debe de estar bajo secreto sumarial. Y ciertamente El País tiene derecho a no revelar sus fuentes, pero creo que también tenían la obligación moral de no haberlo usado. Vergonzoso, además, que lo presentaron como “Dimite el representante de los pilotos en la comisión investigadora debido a las filtraciones STOP ¡¡Tenemos el vídeo !!”

Los comentarios están cerrados.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00 
Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen? *Artículos completos sin publicidad.