Un año de libertades

 
     

vacaciones.jpg
         

Agosto es un mes raro, se produce un extraño efecto por el cual las personas que están de vacaciones creen que el resto del mundo debe estarlo también y si no son unos pringaos  adictos al trabajo.

Parar según que cosas es difícil, aún más cuando no tienes vacaciones «oficiales»y te las tienes que inventar con malabarismos para que encajen en el calendario.

Lo que hago aquí nunca lo he considerado un trabajo al uso, nunca me ha pesado como cuando curraba para empresas de mierda que no respetaban horarios, convenios, ni estatutos «chorra» como ese de los trabajores.

Me considero afortunado, confieso que no tengo dinero ni muchas propiedades tangibles de gran valor, tampoco creo que esto vaya a cambiar a medio plazo (a no ser que alguien reciba una de estas cartas), hasta puede que ni necesite de todo eso,  pero desde hace un tiempo tengo un tesoro que no se puede robar.

Hoy hace un año que me hice autónomo y aunque aquel día no sentí nada especial, más bien algo de ansiedad e incertidumbre,  poco a poco he ido dándome cuenta que ser profesional «liberal» es una condición y no un trámite legal.

Poder empezar el día decidiendo qué quieres hacer, cómo quieres hacerlo, cuándo y con quién es un lujo, tiene su precio y no es barato, pero es un lujo.

Creo que todo el mundo debería probarlo al menos una vez durante su vida.

Adios, que ya han terminado de bajar las vacaciones.

   
   

¿Algo que comentar?