Los rostros de los sin techo

. Casa de Cádiz sin techo

Algunas de las caricaturas de la exposición. Foto: Casa de Cádiz

Del 1 al 30 de septiembre, en el espacio autogestionado por personas sin hogar «Okupa Casa Cádiz» en Barcelona, se expondrán los dibujos de Josep Callejón Giménez, antiguo trabajador de la editorial Bruguera y actual presidente del Grup d´estudis del Coll-Vallcarca.

El lunes 16 de septiembre a las 19 horas, tendrá lugar la presentación y mesa redonda  bajo el tema; Barcelona ciudad acogedora, de solidaridad, de arte y de artistas en la que, además de explicar la intención de la exposición, se pretende agradecer a todos los vecinos y amigos su comprensión y el trato fraternal que aseguran haber recibido siempre.

La exposición de Josep Callejón, además de una serie ilustraciones de rincones y paisajes de Barcelona y otras ciudades europeas que aparecen en su libro «Racons, llocs i indrets d’El Coll-Vallcarca i rodalies«, reunirá más de 40 caricaturas de personas que están, o han pasado por Casa de Cádiz poniendo así rostro a las personas sin hogar, relatando sus historias y recordando que los sin techo también son parte de la ciudad.

 

 

El autor

Josep Callejón Giménez tiene 74 años y aunque en algunas notas se le describa como dibujante de Bruguera, no figuraba en su plantilla como tal. Josep trabajó en la editorial en el área administrativa, como jefe de contabilidad. Aún así, bastantes de sus dibujos terminaron publicados en algunas de sus revistas.

He charlado con él para conocer el origen de esta exposición y he descubierto a un lúcido artista amable y paciente con una gran memoria, al que bombardeé con preguntas.

Josep recuerda con cierto tono de nostagia, pero sin dramas, su paso por Bruguera y cuando hablamos del tebeo de hoy, rememora como curiosidad que publicó en la Revista «Morbo«, donde dibujó alguna que otra viñeta con «señoras desnudas» en los inicios de los 80, cuando aún quedaban bastantes lectores interesados en el humor erótico. También recuerda como persona interesante al director de aquella revista de Bruguera, Enrique Martínez Fariñas, que después se haría cargo de la editorial CERES, también filial de Bruguera, especializada en lecturas para adultos.

Como anécdota rememora que cuando era el cumpleaños de algún dibujante, en la redación pasaban una caja para que todos metieran un dibujo como regalo. Y cuando preguntó por qué le pedían un dibujo a él, recuerda que en una ocasión le contestaron:

«Porque los tuyos son más graciosos».

 

Primer contacto con Casa de Cádiz

La idea de la muestra nació tras su primera visita a Casa de Cádiz, cuando tuvo noticias de que allí se encontraba acogido otro antiguo dibujante de Bruguera, Enric Pons, que estaba a punto de ser desahuciado y además fue amigo íntimo del primo de Josep, el también dibujante de Bruguera Jaume Verdú Callejón.

El caso de Pons me volvió a recordar el de otro dibujante como Ramón Sabatés.

La historia de Enric Pons Rigolgas, difundida por Lagarder Danciu, tuvo mucha repercusión en los medios a principios de 2019, el dibujante vivía en un local contiguo a Casa de Cádiz, a dos pasos de la Sagrada Familia. Pons cobraba una pensión de 618 euros y las subidas en el alquiler, que llegó a alcanzar los 541 mensuales, le obligaban a tener que elegir entre calentarse, comer o vestirse y siempre con la amenaza del desahucio.

Enric Pons en enero de 2019 – Foto: Lagarder Danciu – Cesión personal- CC BY-SA 4.0

Enric fue acogido en Casa de Cádiz, donde recibió el apoyo de sus moradores que le ayudaron a vender su libro autobiográfico «El hombre del traje pistacho«, lo que le dio cierto respiro. Incluso un anónimo le hizo un donativo de 10.000 euros. Pons cedió la mitad de aquel dinero a la Casa de Cádiz.

Apenas un mes después, Enric Pons falleció. El resto de la donación anónima se utilizó para cumplir su última voluntad, que sus cenizas descansen en la Gran Pirámide de Keops.

Josep recuerda que, las caricaturas de hizo aquel día que visitó a Enric, más las que ha ido haciendo desde marzo y abril son las que ahora formarán parte de la exposición.

Casa de Cádiz es un local de dos plantas de unos 700 metros que fue ocupado el 9 de noviembre de 2018, es propiedad del Ayuntamiento de Cádiz y de un banco. Unas fuentes dicen que de la Caixa y otras que de Bancaja y llevaba entre entre 6 y 12 años abandonado, según quién cuente la historia.

Título expo:  Barcelona, ciutat d´acollida y acollidora

Lugar: Casa de Cádiz, C/Sardenya 277-279, Barcelona (Google Maps)

Fecha: del 1 al 30 de septiembre. Acto de presentación: 16 de septiembre a las 19:00

Sobre la exposición (Cat), por su autor.

Cartel-Folleto

 

Descubren las primeras tiras de Jim Davis

Descubren las primeras tiras de Jim Davis Garfield

Al menos es lo que aseguran en Stripper’s Guide, el muy recomendable blog de Allan Holtz, coleccionista e historiador de la historieta y las tiras de prensa y autor de «American Newspaper Comics: An Encyclopedic Reference Guide».

Antecesores de Garfield

Un amante de Garfield, en su canal de Youtube llamado «Quinton Reviews«, ha descubierto algunos de los primeros trabajos de Jim Davis. Quinton encontró la tira «Gnorm Gnat«, en la que aparecen distintos insectos como personajes, y que algunos creyeron durante un tiempo que se trataba de un mito inventado por el propio Davis como relleno en las entrevistas, aunque existían bastantes referencias a ellos.

 

Descubren las primeras tiras de Jim Davis garfield

Gnorman y Lyman en una tira de Gnorm Gnat de enero de 1975

 

Pero esto es solo un anticipo de otro descubrimiento mayor, la tira semanal original de Garfield, por entonces titulada como «Jon», en la que el famoso gato amante de la lasaña nació en un pequeño periódico semanal local dos años antes de que la tira se hiciera mundialmente conocida a través de la sindicación.

Garfield tiene nueva fecha de cumpleaños

Este descubrimiento desmiente y cambia por completo la historia del nacimiento de Garfield que, incluso en su página oficial, fechaba como primera tira de Garfield la publicada el 19 de junio de 1978.  Había nacido dos años antes, su primera aparición fue el 8 de enero de 1976

 

Descubren las primeras tiras de Jim Davis garfield

La primera tira de Garfiel publicada el 8 de enero de 1976 en The Pendleton Times, en la que se presentaban los personajes.

 

Davis, por razones que se desconocen, ha mantenido «ocultas» estas tiras durante los últimos cuarenta años. Quinton Reviews explica todo esto y algunas otras cosas curiosas en su vídeo titulado «Finding Lost Garfield Comics«.

 

 

En el vídeo, también añade un PDF de 47 páginas en el que se recopilan algunas de las tiras de  «Gnorm Gnat» y «Jon» publicadas en The Pendleton Times  entre 1975 y 1978, donde encontré las tiras que ilustran este post.

 

El diario canadiense Edmonton Journal se disculpa por una viñeta tachada de antisemita

Cartoon Edmonton Journal Malcolm Mayes

El diario canadiense Edmonton Journal se ha disculpado por esta viñeta  de Malcolm Mayes (1962) que algunos consideraron antisemita. A día de hoy, la viñeta ya no aparece en la galería de piezas publicadas en agosto en la web del diario.

La viñeta, publicada el jueves 1 de agosto, alude al hackeo del banco estadounidense Capital One de finales de julio, cuando fueron robados datos de tarjetas bancarias y otra información de unos cien millones de clientes, de los que se estima que seis millones pertenecen a ciudadanos canadienses.

La cuestión es que las acusaciones de antisemitismo se basan en la apariencia del personaje dibujado por Mayes, un hombre de aspecto desaliñado y nariz aguileña que, según las quejas, se parece mucho al estereotipo del «judío codicioso» representado hasta la saciedad en la figura del popular meme «Le Happy Merchant», aunque ya puestos, si me apuran, también podría parecerse a Gargamel.

pdf-mini   Relacionado (The Antisemitic Meme of the Jew– PDF)

Steven Shafir, presidente de la Federación Judía de Edmonton, envió una carta dirigida al editor del diario en la que le expresaba su malestar.

 

«No entendemos la conexión que el Sr. Mayes está tratando de hacer mediante el uso de tropos antisemitas en sus viñetas».

 

El 8 de agosto, la federación confirmó en su página web y en sus redes sociales que el Edmonton Journal había acordado sentarse con sus representantes para hablarlo. Al día siguiente, el diario publicaría la disculpa.

 



 

Sea como sea, la presunta responsable del robo es una mujer que fue identificada como Paige Adele Thompson. Según el FBI, encontraron en su casa una copia de la información hackeada. Y, que se sepa, no es judía.

Para reforzar la acusación, también ha ocurrido lo de siempre, en Honest Reporting Canadá, ONG que «supervisa los medios de comunicación en busca de prejuicios contra Israel»  rebuscaron otras viñetas de Mayes para apoyar su acusación y concluir que el autor es antisemita porque patatas. Para ello han recordado otra viñeta de mayo de 2018 ( Mal ejemplo este para una acusación de antisemitismo).

Y esta otra de octubre de 2010:

 

Queda claro, el movimiento de siempre, todo aquello que critique al Gobierno de Israel es por defecto antisemitismo, sin más discusión.

Así, con el discurso de partida a guión cerrado, por una nariz,  los críticos han sentenciado que el mensaje de Mayes es antisemita y han terminado forzando al diario de Alberta a publicar una disculpa:

 

«La semana pasada, el 1 de agosto, el Edmonton Journal publicó una viñeta editorial que representa una figura oscura en una billetera junto a las palabras «hacker de datos’ en relación con el robo de información de clientes en Capital One.

Desde entonces se ha señalado que la imagen de la persona se parece a los tropos antisemitas que prevalecen en alguna propaganda antijudía. Este parecido no fue intencional, pero dada esa asociación, el Edmonton Journal se disculpa por la publicación de la viñeta.

Estamos reexaminando los procedimientos que tenemos para examinar el contenido editorial para evitar futuros sucesos».

 

La disculpa en este caso se me antoja, por decirlo suave, cagona, porque si bien aseguran que no existía intención de lanzar un mensaje antijudío en la viñeta, menos se entiende una disculpa basada sólo en la asociación que algunos han hecho de la misma.

En la lista de jaleos por viñetas, la cantidad de casos en los que el comodín del antisemitismo se usa con alegría sigue creciendo.

 

Relacionado 130 casos en todo el mundo:

Humoristas gráficos

Wiley Miller relata las consecuencias de un ‘huevo de pascua’ en una de sus viñetas: «Perdí la mitad de mis clientes y mi casa, tuvimos que mudarnos a otro estado»

Wiley Miller Non Sequitur

Wiley Miller. Foto: The Spokesman-Review

Hace seis meses, cuando el veterano dibujante estadounidense Wiley Miller terminó y  envió a los medios su viñeta sindicada «Non Sequitur» no imaginó lo que se le venía encima.

En aquella tira, el viñetista añadió algo que, tras ser descubierto por un lector, llamaría «un huevo de pascua» y fue la llama que encendió la mecha de un problema que terminaría explotándole en la cara.

 

Wiley Miller Non Sequitur

 

El mensaje oculto en cuestión, casi indescifrable, resultó ser un insulto directo a Donald Trump que más de uno encontró entre el resto de frases ilegibles:

We fondly say go fuck yourself to Trump”.

«Decimos con cariño a Trump vete a la mierda/a tomar por culo».

 

Un lector avisó al diario Buttler Eagle de Pensilvania del mensaje escondido en la viñeta y la empresa, a la que le sentó muy mal, decidió suspender las viñetas dominicales de Miller de un plumazo.

Ahí empezó el efecto dominó. Gran cantidad de medios que publicaban el trabajo de Miller decidieron suspender su viñeta. Aquí puedes leer la historia de lo sucedido entonces.

 

«Una experiencia agotadora financiera y emocionalmente»

Medio año después, Wiley Miller ha relatado las consecuencias de aquella broma, que admitió haber hecho tras un calentón después de escuchar unas declaraciones de Donald Trump.

Insiste, no tenía intención de que se publicara así, olvidó borrar ese texto antes de enviarla.

Ha vuelto a pedir disculpas, esta vez presencialmente ante sus lectores en un acto de «retorno» de sus viñetas durante el «Northwest Passages Book Club» que organiza el diario  The Spokeman-Reviev y que se celebró el 5 de agosto en el teatro Bing Crosby en Spokane, Washington.

Teatro Bing Crosby en Spokane. Foto: Tyler Tjomsland / The Spokesman-Review.

 

Miller confesó en este evento que, cuando los lectores descubrieron el mensaje para Donald Trump en su viñeta, se vio en medio de una tormenta de Twitter en la que la mayoría de los lectores lo elogiaron. Sus seguidores en Twitter se triplicaron de la noche a la mañana, así que decidió seguir el juego en lugar de admitir que había cometido un error.

«Ese fue el verdadero y estúpido error de juicio». «Realmente estaba admitiendo una violación de la confianza con mis editores».

«Periódicos de todo el país rechazaron seguir publicando ‘Non Sequitur'». «Perdí la mitad de mi lista de clientes«.

 

Miller contó que esto provocó daños colaterales, «perdieron la casa de sus sueños y se mudaron a otro estado tras el golpe a su reputación y sus ingresos». «La experiencia fue agotadora financiera y emocionalmente», dijo Miller, que incluso admitió haber temido por la relación con su mujer.

Miller eliminó entonces todas sus cuentas de las redes sociales y se sentó a escribir  una carta de disculpa personalizada para cada uno de los periódicos que publicaban su viñeta.

En la carta de disculpa a los «editores y lectores» de The Spokesman-Review, escribió:

«Pido disculpas a mis editores y lectores, por romper la confianza con ustedes, tengo una gran deuda con vosotros por tantos años en los que publicaron la tira y la leyeron. También me gustaría asegurarles que tal incumplimiento nunca volverá a ocurrir. Tengo la intención de trabajar duro para recuperar su confianza».

 

Apoyado por los lectores

The Spokesman-Review preguntó a los lectores si ‘Non Sequitur’ debería volver a sus páginas. La respuesta fue abrumadora, según su editor, Rob Curley. De los aproximadamente 1,400 lectores que respondieron por email o por teléfono, todos,  salvo unos 40, querían que volviera la viñeta de Miller.

Miller dibujó entonces una viñeta especial para los lectores de Spokane agradeciéndoles su apoyo.

 

Puede que el peregrinar de disculpas de Miller no haya terminado, pero de momento ya ha podido reconciliarse con sus lectores de Spokane y, lentamente, el dibujante sigue recuperando medios que descabalgaron «Non Sequitur» de sus páginas.

WileyMiller bio en The Spokeman-Review.

 

Relacionado 129 casos en todo el mundo: