Tres estudiantes detenidos por unas pancartas que “insultan” a Erdogan

estudiantes de la universidad de ODTÜ detenidos por unas pancartas con caricaturas que insultan a Erdogan

Tres estudiantes universitarios recién graduados de la Universidad Técnica de Oriente Medio (ODTÜ) en Ankara, cuatro según otras fuentes, fueron detenidos por portar pancartas que, según un comunicado de la Fiscalía del 7 de julio, insultaban al presidente Recep Tayyip Erdogan.

En principio, en el comunicado no se especificaba qué carteles fueron los que motivaron la apertura de la investigación y la detención de los estudiantes.

En la universidad de ODTÜ se celebra un tradicional desfile de graduación en el que los estudiantes portan pancartas con distintos mensajes, algunos de esos carteles aludían a las elecciones del 24 de junio, que ganó Erdogan, criticando al gobierno y apoyando al principal candidato opositor del Partido Republicano del Pueblo (CHP) Muharrem Ince.

En una pancarta se apoyaba al principal candidato de la oposición con el mensaje ‘Esto no terminará así’, refiriéndose a su derrota en las elecciones.

Ahora, todo parece apuntar a que la acción de la fiscalía fue originada en parte por una de las pancartas con una serie de caricaturas de Erdogan representado como distintos animales y que es una portada, ya clásica, de la revista satírica Penguen de 2005.

Foto: Hürriyet

La pancarta está basada en una  ilustración que fue portada del número 127  de la revista satírica Penguen el 24 de febrero de 2005 y mostraba diferentes animales con la cara de Erdogan.

 

Penguen hizo esta portada para ridiculizar la demanda de Erdogan contra Musa Kart, dibujante del periódico turco Cumhurriyet que había dibujado al presidente como un gato. En 2006, un tribunal de Ankara desestimó la demanda argumentando que la caricatura de Kart se encuadraba dentro de los límites de la libertad de expresión.

Más tarde, Erdogan conseguiría su objetivo, llevar a Musa Kart y a sus compañeros del diario a la cárcel. La revista Penguin tampoco se libró de los tentáculos de Erdogan. En 2015, dos dibujantes de la revista Penguen  fueron multados por esta portada.

Las largas pezuñas de Erdogan

El presidente de Turquía tiene un largo historial de denuncias contra revistas y dibujantes, la guerra particular que libra contra las viñetas y su obsesión por denunciar, multar y detener a los autores se remonta a principios de 2000.

Bloqueo de webs

No contento con esto, el gobierno de Erdogan ha extendido la persecución a internet y la lista de webs y blogs bloqueados en Turquía sigue creciendo. Incluso consigue que se bloqueen páginas en otros países, como en el caso del blog del viñetista brasileño Carlos Latuff, que fue bloqueado en Turquía en 2016 y recientemente también en Pakistán.

Según datos de WordPress, durante el primer semestre de 2016, el Gobierno Turquía fue uno de los que más denuncias cursó y que más sitios consiguió bloquear.

primer-semestre-2016

También se pueden hacer búsquedas en Lumen por “Erdogan” (575 resultados) o “Recep Tayyip Erdogan” (1722 resultados) para comprobar que se siguieron persiguiendo e intentando bloquear páginas por orden directa del presidente turco, a través de abogados o de cualquier otro de sus brazos legales.

Erdogan no le hace ascos a nada, le mete mano a cualquiera que considere disidente como profesores, intelectuales, periodistas o artistas. Hoy hemos conocido la condena a más de once meses de cárcel a la cantante y actriz Zuhal Olcay por “insultar” a Erdogan por las letras de sus canciones.

Relacionado:

humor-apuros
 

 

Nuri Kurtcebe, dibujante turco de 69 años, condenado a 14 meses de prisión “por insultar a Erdogan”

Nuri Kurtcebe firmando uno de sus libros en marzo de 2018

El dibujante turco Nuri Kurtcebe, de 69 años, ha sido condenado a 1 año, dos meses y 15 días de cárcel por injurias al presidente turco Recep Tayyip Erdogan por una caricatura que dibujó en 2015.  Kurtcebe fue detenido por la policía el domingo por la noche en la provincia de Yalova.

Declarado culpable  de insultos al presidente, fue enviado a una prisión en Yalova después de comparecer hoy ante el tribunal donde se leyó la sentencia.

Actualización 05/06/2018:

El tribunal decreta la libertad condicional para Nuri Kurtcebe 

 

Kurtcebe, que dibujó, entre otros medios, para el diario Hurriyet y el Aydinlik, ha recibido varios premios a su labor. Fue galardonado con el premio ‘Hasan Tahsin del Año’ durante tres años consecutivos (1997 a 1999), por sus viñetas en el periódico Cumhuriyet  y es un habitual de conocidas publicaciones de humor turco.

 

“Silencio”, premonitoria viñeta de Nuri Kurtcebe de septiembre de 2017

 

No se sabe cuál es la viñeta por la que se le encarcela

El abogado de Kurtcebe, Erdem Akyüz, dijo a los medios de comunicación turcos que el fallo del tribunal no hace referencia alguna a qué viñetas de Kurtcebe son las que “insultan” a Erdogan y recordó que los artistas deberían poder expresarse libremente en su trabajo y que precisamente los políticos deberían ser los más tolerantes con las opiniones críticas sobre su labor.

Lo de Turquía es de traca, se persigue, detiene y encarcela a pintores, escritores, periodistas, intelectuales, cantantes, profesores, viñetistas o a cualquiera que critique al gobierno, incluso estudiantes de secundaria son acusados de insultar al presidente Erdogan. La más mínima crítica es considerada un insulto y han aumentado los casos de personas que denuncian a otras por insultos al presidente, al gobierno o a funcionarios.

 

Viñeta alusiva del dibujante italiano Gianluca Constantini

Relacionado, 110 casos por todo el mundo:

humor-apuros

 

Condenan a un dibujante turco a un año y quince días de cárcel por “insultar valores sagrados”

Viñeta de Seyfi Sahin por la que ha sido condenado y que además fue motivo del cierre de la revista Girgir por sus editores en 2017.

El dibujante Seyfi Sahin, que trabajaba para la popular revista satírica Girgir, ha sido condenado hoy a una pena de prisión de un año y 15 días por “insultar valores sagrados” en una una viñeta donde aparece una caricatura del profeta Moisés. La acusación pedía un año y medio de cárcel.

En la viñeta, el profeta judío Moisés, también considerado figura sagrada en el islam y en el cristianismo, está contando cómo separó las aguas del mar Rojo, las personas que lo escuchan a su alrededor se quejan, usando alguna palabrota, de que siempre repite las mismas historias.

 

Durante la audiencia final del juicio, el dibujante dijo que no hizo la caricatura con el propósito de insultar y ofreció una disculpa a la comunidad judía añadiendo:

“Si he cometido un error, no ha sido deliberadamente”.

Seyfi dijo también que algunos miembros de la comunidad judía le hicieron saber que en Israel se publican viñetas similares e incluso peores sobre Moisés. (Fuente)

El tribunal no suspendió la sentencia de cárcel que le impuso a Seyfi Sahin por considerar que había cometido un delito similar en el pasado y que no había indicios de que no vuelva a cometer el mismo delito. (sic)

Girgir, un caso sin precedentes

Última portada de la revista Girgir del 15 al 21 de febrero de 2017

La revista Girgir fue cerrada por sus propietarios en febrero de 2017 después de que publicara la viñeta sobre Moisés, que fue considerada ofensiva para judios y musulmanes y por la que ahora el dibujante ha sido condenado.

En su día, la empresa pidió perdón así en un comunicado:

“Pedimos disculpas a todos los que hayamos podido hacer daño con esta viñeta terrible, no nos dimos cuenta antes de la impresión de la revista debido a la falta de sueño y el agotamiento.”

El caso de la revista Girgir es excepcional porque fueron los propios editores los que se aplicaron la autocensura ejerciendo de policía del pensamiento y chaparon la publicación, despidiendo a todos los trabajadores.

Además, el abogado que representaba a la editorial de Girgir en ese momento dijo a los medios que la empresa presentaría denuncias penales contra los dibujantes y cualquier otra persona de la plantilla de la revista que tuviera relación con la publicación de la viñeta en cuestión.

Girgir, revista de la editorial Estetik, fue fundada en 1972 y se distribuía como suplemento semanal gratuito del diario “Sözcü” convirtiéndose en la revista satírica más vendida Turquía entre 1980 y 1990. A pesar de que cerró por un corto espacio de tiempo tras el golpe militar de 1980, seguía siendo revista de culto, sobre todo por sus viñetas políticas que sorteaban la censura.

No es la primera vez que escribo por aquí sobre sentencias condenatorias, persecuciones y multas a artistas en Turquía.

Relacionado, más de cien casos por todo el mundo:

humor-apuros

Musa Kart, galardonado con el Premio Internacional de Viñeta de Prensa

Corto documental sobre Musa Kart producido por Cartooning for Peace.

En el vídeo el autor explica, entre otras cosas, su relación sentimental con el dibujo de viñetas y agradece a los lectores y a “la familia de viñetistas del mundo” el apoyo que recibió durante el tiempo que pasó encarcelado y que sigue recibiendo durante el largo proceso judicial al que se enfrenta.

Con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, la fundación suiza “Cartooning for Peace” y la Ciudad de Ginebra  premiaron a  Musa Kart.

Este premio se concede al valor y la determinación de los dibujantes en la defensa de la libertad de expresión, el “International Press Cartoon Prize” rinde homenajea a los dibujantes de prensa que están en peligro por su trabajo. Además, se expondrán viñetas de Kart junto a otras de dibujantes de todo el mundo en su apoyo.

 

Musa Kart, Turquía

 

Condenado a 3 años y 9 meses de cárcel

El viñetista turco de 64 años, que dibuja desde hace un cuarto de siglo para el Cumhuriyet, principal diario opositor, fue arrestado junto a sus compañeros tras el fallido golpe en Turquía en julio de 2016.  Fue acusado de “asociación con una organización terrorista”, y después de nueve meses en prisión preventiva y otros nueve de juicio, un tribunal de Silivri lo sentenció a 3 años y 9 meses de prisión.

Ahora se encuentra en libertad a la espera de lo que resulte del proceso de apelación.

En más de una ocasión he leído críticas a este tipo de premios y en parte las entiendo, aunque no las comparta del todo. Si bien sólo hace falta que exista un tirano dispuesto a reprimir a un autor para que este resulte premiado, estos galardones no dejan de ser simbólicos, una declaración de intenciones y una justificación para refrescar este tipo de casos en los que se cercena la libertad de expresión y de prensa y mantener viva la atención internacional.

Relacionado, más de 100 casos por todo el mundo:

humor-apuros