El País, un día cualquiera

el país

La firmante de este artículo reconoce que le han impuesto un titular, algo que no es excepcional.

blas

El País/Elsa García de Blas, lunes 28 de julio de 2014

Cuando la persona que firma este artículo es preguntada por el titular, contesta que no es suyo y a continuación borra el tuit.

Para el comisario que intervino en el titular, personas reunidas organizando su candidatura a las elecciones es una acción de grupos “antisistema“.

Conversaciones para recordar, que luego se borran.

titular

 

 

El arte de titular

221113-paro

Es lo que hay, un chorreo diario de dicen, dice, dijo.

No hay ninguna información tras las opiniones, sospechas, deseos y especulaciones que llenan portadas.

Esto es algo que he discutido con algún que otro periodista de los que defiende que cualquier cosa que diga un presidente, ministro o destacado lo que sea, debe ser noticiable. Y para colmo llaman a eso “información política”.

Otros lo justifican como una forma de archivar mentiras, promesas y predicciones para tirar de hemeroteca cuando la cagan anunciando cifras o vaticinando sucesos.  Aunque con ello haya que darle toda la repercusión a una simple frase sin nada que refuerce o confirme el contenido de la misma, y que sea el tema del día.

Pero aquí pongo el pie en la pared. Una gilipollez, una opinión o un nada es simplemente eso, nada. Lo diga quien lo diga. Como mucho puede formar una mínima parte de un algo de interés informativo como anécdota relacionada al vuelo. Y no me hablen de eso del arte de titular y de la rancia canción de que los titulares deben “atrapar”, porque eso ya suena a pócima de charlatán ambulante medieval.

Pero basta hacer un ejercicio simple, seleccione seis o siete portadas de los medios que guste. Tache para descartar de la portada los titulares basados en declaraciones sin más dato que la frase del lenguas de turno. Lea lo que se ha salvado. Ahora  tire el periódico a la basura o cierre su navegador y hágase una pregunta, ¿qué cree que ha aprendido o podido saber hoy?

Dele una vuelta más antes de contestar.

alternativa

Félix Soria también tiene sus dudas.

Titulares gilipollas

 

Leer noticias, más bien intentar encontrarlas, es a lo que dedico gran parte del día.  Al final, con todo lo leído se trata de intentar hacer algo más o menos puro y no queda tiempo para mucho más, hay que volver a empezar.

Resulta muy complicado abstraerse de ese mundo ficticio e insano que el conjunto de los medios crean y alimentan cada día. Porque si la maquinaria de lo diario era cruel antes, ahora lo es más con la obsesión por las visitas, el Trending Tontic, la prosa SEO y el creciente afán de protagonismo del intermediario.

La firma es la marca, asegura la tropa de expertos de periodismo, que no ejercen más allá de congresos y chapas de sarao.

Hay días que ni existe eso que nos escupen como noticias.  Pero así es el negocio. Hay que  seguir dándole vueltas a la manivela de titular. Es por ello que muchos de esos titulares se quedan huérfanos de chiste.

Es difícil superar aquel glorioso y mamporrero titular de septiembre de 2006, la selección española de baloncesto se proclamaba campeona de España (venciendo a Grecia)  y El Plural, esa cosa que muchos reivindican ahora como necesario medio “de izquierdas”,  titulaba:

“España arrasa en el deporte que practica Zapatero”

Pero no es imposible, se acerca el verano y el frente de titulares gilipollas ya se ve en el horizonte.

El deporte es terreno  fértil para la cosecha infinita del titular gilipollas. Cinco días, en su sección de economía (¿?), con la etiqueta de “Muy confidencial” regaló este bonito titulollas:

“La pasión de Guindos por el tenis”

La  siguiente anécdota boba, que provoca titulares gilipollas nace de una entrevista a Rubalcaba en RNE, Alfredo elige una canción de Pitbull para ambientar la charla, el resto es coser y bailar:

“Rubalcaba baila a ritmo de Pitbull”

Y ahora un clásico entre los clásicos , de esos tan socorridos de “según un estudio”. Unos chavales plantan unos radiocassettes con musiquetas varias junto a  las lentejas y las miden mientras crecen, los resultados decepcionan a los metaleros.

“Las lentejas cultivadas con música clásica crecen más que con ‘Heavy Metal”

Otro más, se confirma que el calor incrementa la venta de helados, que se sale más a la calle y claro, con la fresca apetece más pegarse unos atracos con los colegas y echarse unas risas estivales.

Es que el tiempo es como un gran cerdo del que se aprovecha todo:

“La irrupción del calor dispara los robos nocturnos en viviendas de Valencia”

Y el último, y más cachondo.

Jose Ignacio Goirigolzarri:

No son ayudas, es capital

(23.500 millones de euros)

 

Última horda

Descerebrados están imitando a periodistas desde hace años.

Son gente con enfermedades sin diagnosticar. Sus titulares y opiniones maquilladas como noticias nada tienen que ver con información o independencia en el criterio. Son asociaciones rebuscadas capaces de sugerir que existen vínculos entre  Heidi y Al Qaeda.

Son simples escupitajos desde la agonía del quiosco que ya ni salpicaban.

Pero ahora con Tuiter sus directores han encontrado un filón y se acercan para  darles luz a sus zurullos secos para intentar que vuelvan a brillar. Porque tuiter será divertido, útil en ocasiones y con un innegable poder para el eco, pero también es un terreno sembrado para que cualquier trolazo consiga que se hable, y mucho,  de todo aquello que la mayoría repudia.

Y aquí la mayoría caemos, ellos ya lo saben.

Con el crédito de la prensa ya en lo más bajo, arrinconado en la esquina más profunda del vertedero, el tratamiento del movimiento 15M añade más heridas mortales en el gremio de informar.

Estos gazmoños que imitan a periodistas son los intrusos, son los que dejan a verdaderos profesionales en la calle del desprecio.

De los titulares suicidas de estos lunáticos reincidentes que imitan a periodistas no se escuchan muchos debates apasionados en  todos esos congresos y saraos de periodismo.

Y sinceramente, nunca pido ni espero nada, pero me gustaría que todo plumilla o aspirante, a los que tengo por valientes,  que asomara  por aquí se sincerara y dejara su opinión sobre este titular.

(Me refiero al de apertura, no al de las prostitutas… pero si se considera usted un experto del puterío, puede ser un tema alternativo y/o complementario)

No es una broma, tengo verdadera curiosidad de saber qué opinan los periodistas  de esta asociación “distraída” y festiva entre manifestantes y terroristas.