Entrevista a Sandya Eknaligoda

sandya

FotoVikalpa | Groundviews | Maatram | CPA  -  Licencia: CC by 2.0

Entrevista relizada por correo a finales de junio de 2016 a Sandya Priyangani Eknaligoda, mujer de Prageeth Eknaligoda, periodista y dibujante desaparecido en Sri Lanka el 24 de enero de 2010. Leer historia.

¿Qué recuerda del día de la desaparición de Prageeth? 

Prageeth salió de casa entre las 10:00 y las 10:30 de la mañana. Dijo que iba a ir a varios lugares, entre ellos las oficinas de Lanka E News, y que por la tarde participaría en el “Bodhi Puja”, organizado en el templo budista de Kelaniya con el fin de obtener la bendición para el candidato presidencial Sarath Fonseka.

Prageeth fue secuestrado por primera vez el 28 de agosto 2009.  Se lo llevaron con las manos atadas y los ojos vendados en una furgoneta blanca cerca de nuestra casa. Fue liberado al día siguiente por la mañana.

Desde ese día empezó a recibir  amenazas, persecución y también la intervención de teléfonos. Por eso siempre estábamos alerta. Si no estaba en casa a las 21.00 – 21.30  lo llamaba para saber si estaba bien y a qué hora iba a llegar.

La última vez que desapareció lo llamé a las 21:15.  Su teléfono estaba apagado. Estuve llamando durante toda la noche. Al día siguiente día, por la mañana, supe por uno de sus amigos que se había ido con una persona (identidad desconocida) que había venido de Dambulla en una furgoneta. (Esa persona desconocida es el espía enviado por la inteligencia del ejército para secuestrarlo. Ha testificado ante el juez sobre el incidente.)

¿Para qué medios trabajaba Prageeth?

A partir de 2006, trabajó sobre todo como periodista independiente en la página web “Lanka E News”. Dibujaba viñetas y escribía artículos sobre política. También colaboró con columnas políticas para los diarios “Siyarata” y  “Kolamba”  y para la revista “Vihiduma”.

Se apuntó a que uno de los motivos de la desaparición de Prageeth podría ser  un trabajo de investigación sobre el presunto empleo de armas químicas contra civiles por las fuerzas de Sri Lanka en la lucha contra los separatistas tamiles. ¿Cree que es posible?

Sí, puede leerse parte de ese trabajo en el artículo “Las armas químicas y la guerra étnica“. En este artículo se menciona claramente cómo  reaccionó el Gobierno cuando se informó sobre las armas químicas utilizadas por el LTTE. El gobierno entró en pánico e hizo una declaración afirmando que no se usaron armas químicas en Sri Lanka. Y hay evidencias de que se utilizaron armas químicas en Sri Lanka a pesar de que el gobierno lo niegue.

Es un hecho que si algunas organizaciones o el gobierno utilizaron armas químicas en una guerra, sólo podía tartarse de una guerra genocida.

Prageeth estaba en el proceso de investigación y recopilación de información sobre este tema. Con su desaparición se perdió toda esa información.

¿Cómo trataron los medios de comunicación en su momento la desaparición de Prageeth?

Tras su desaparición, algunas instituciones y  medios de comunicación ayudaron a difundir la noticia, pero también los medios de comunicación fueron el arma utilizada por el gobierno para desacreditarnos y cargar contra nosotros.

¿Ha sabido algo más sobre la declaración de Dematagoda Chaminda que aseguró que había dirigido  un equipo de matones que arrojaron el cuerpo de Prageeth al mar?

La declaración de Dematagoda Chamida salió a la luz a principios de 2012. A pesar de que he tratado de incluir su testimonio en el hábeas corpus través de mi abogado, el tribunal lo rechazó. A día de hoy no se ha podido encontrar información fiable que confirme su declaración.

¿Sigue creyendo que el gobierno es responsable ditecto de su desaparición?

Cuando los medios de comunicación me preguntaron, dije que Mahinda Rajapaksa era el responsable.

Siguo pensando lo mismo.

Los oficiales que estaban bajo al cargo de la investigación del secuestro de Prageeth eran pro-Rajapaksians.  Rajapaksa y sus seguidores presentan a los oficiales encarcelados  como héroes de guerra ante la opinión pública, a pesar de que, en realidad, esos agentes  cometieron delitos graves bajo sus órdenes.

Está claro que Mahinda Rajapaksa es la persona responsable de la desaparición de mi marido.

 ¿Por qué cree que el gobierno quería silenciar a Prageeth?

De acuerdo con la información descubierta por el Departamento de Investigación Criminal de Sri Lanka; los secuestradores lo llevaron a un campamento del ejército en Girithale, lo interrogaron sobre un  folleto (dossier)  sobre la familia Rajapakse hecho  por él, un CD de baladas políticas (?) y le preguntaron sobre su relación con el general Sarath Fonseka, candidato a la presidencia . Creo que esa es la razón del secuestro de Prageeth.

¿Cuál es la actitud y posición del gobierno actual en la investigación sobre la desaparición de Prageeth? ¿Está recibiendo apoyo del gobierno?

En enero de 2015, cuando fue elegido el  actual presidente y el gobierno cambió, mejoró un poco la situación, fue cuando los informes de las investigaciones sobre la desaparición de Prageeth fueron entregados a la CID (Departamento de Investigación Criminal).

Y hasta fueron capaces de encontrar a los criminales, para llevarlos ante un juzgado de instrucción y encarcelarlos.

Durante el mandato del gobierno anterior no se realizó ninguna investigación. Dedicaron todo su tiempo y recursos a tirarnos barro (desacreditarnos) e intentar demostrar que la desaparición de Prageeth era una mentira.

En la reunión del comité de la ONU de 2011, el ex fiscal general Mohan Peiris declaró que había sabido por una fuente de confiaza que Prageeth se había refugiado en un país extranjero, pero cuando fue llamado a los tribunales de primera instancia después de toda una serie de aburridos argumentos, todo lo que dijo fue que no podía recordar el nombre del oficial que le dio esa información y que sólo Dios sabía dónde estaba Prageeth.

Y en 2013, otro representante del régimen de Rajapakse, el ministro Arundika Fernando hizo una declaración en el Parlamento diciendo que visto a Prageeth y que estaba en Francia.  Además de esto, se realizaron otras campañas de difamación contra Prageeth.

Lo mejor que ha pasado desde la elección del nuevo gobierno  fue el anuncio del inicio de una investigación seria. Creo que sería una gran ayuda, pero mientras tanto la supervivencia es una lucha. A pesar de que el ministro actual dijo ante los medios de comunicación que van a velar por el bienestar de nuestra familia,  tal cosa aún no ha sucedido.

Casi 7 años después ¿en qué punto está la investigación? ¿hay nuevas pistas?

Sí, son casi siete años desde la desaparición de Prageeth. Fue secuestrado por los oficiales de Inteligencia del Ejército de Sri Lanka, era parte de sus planes . Algunos de estos oficiales eran tenientes.

No hay ayuda adecuada y falta coordinación del ejército de Sri Lanka para que avancen las investigaciones. Y los oficiales que están bajo custodia siguen  fingiendo que no recuerdan nada y tratando de ocultar información.

A pesar de esta difícil situación, el CID ha descubierto mucha información nueva.

¿Qué acciones está realizando usted ahora?

Presenté el hábeas corpus por la desaparición de Prageeth  el 19 de febrero de 2010. Todas las acciones que he emprendido desde entonces han sido dentro de los mecanismos legales y además participo en todas las acciones sociales que puedo para concienciar, con la única finalidad de encontrar justicia.

La mayoría de las acciones son campañas sociales de lucha común por las víctimas, nosotros, las víctimas de las desapariciones forzadas y sus familias. Voy a seguir luchando. En este momento Sri Lanka está en una situación muy compleja.

Aunque es una pregunta un poco dura. ¿Confía en encontrar a Prageeth?

A lo largo de estos seis años y siete meses Prageeth ha sido mi fuerza. Toda la tristeza y  las dificultades que enfrento las comparto con él. Creo que Prageeth ha estado todo el tiempo conmigo y por eso he podido superar los problemas que la mala gente ha ido causando.

No sé si podré encontrar su cuerpo, pero por lo que estoy luchando es por la verdad y la justicia. Verdad y justicia para Prageeth, para mí y para mis hijos y para todas  las personas que han sido víctimas de desapariciones forzadas.

¿Es duro ser activista por los derechos humanos en Sri Lanka? ¿cómo ha vivido esa tranformación de ciudadana “común” a activista?

A pesar de que soy una ciudadana normal, una ama de casa. Mi trabajo me obligó a tratar directamente con la gente. Entre los 18 y 20 años participé en diversas actividades sociales, así que no siento una gran diferencia entre ser una defensora de los derechos humanos y una ciudadana común.

El problema principal es que todo esto es trabajo voluntario. Soy madre, y tengo que criar a mis hijos sin ninguna ayuda. Y lo haré como sea, aunque esto me obligue a vender paquetes de arroz o a hacer cualquier otro tipo de trabajo.

Se publicó un libro con los trabajos de Prageeth  ¿Se pueden comprar el libro de Prageeth online?

Los libros que contienen sus artículos se publicaron sólo en idioma cingalés. El libro que contiene su colección de viñetas se publicó en cingalés, tamil e inglés, pero no se puede comprar en internet.

*Algunas expresiones que no alteran el contexto se traducen literales (o con la interpretación más aproximada) y otras ambiguas se eliminan debido a que las respuestas han sido traducidas dos veces, de dos idiomas diferentes, durante el proceso.

Más de seis años sin rastro del dibujante Prageeth Eknaligoda

Eknaligoda

El 7 de de junio, el Gobierno de Sri Lanka aprobó un proyecto de ley que permitiría reconocer a más de 65.000 personas la condición de desaparecidas, la mayoría  durante la guerra civil (1983 – 2009). Por extraño que parezca, hasta ahora, el estado no las reconocía ni como desaparecidas, todas las denuncias quedaron en el limbo del olvido institucional.

Si el Parlamento lo aprueba, la ley contemplará expedir “certificados de ausencia”, que irían acompañados de medidas para cubrir distintas necesidades  de los familiares y poder hacer un seguimiento de investigaciones activas y reactivar casos abandonados o nunca investigados.

Prageeth Eknaligoda, es una más de esas personas desaparecidas. Se trata de un dibujante y periodista que trabajaba para la web Lanka-e-News y otros medios, en Sri Lanka.

No era la primera vez que Prageeth desaparecía. El 28 de agosto 2009,  Prageeth fue secuestrado cerca de su casa. Se lo llevaron con las manos atadas y los ojos vendados en una furgoneta blanca. Fue liberado al día siguiente.

Desaparición

Prageeth salió de su trabajo en Colombo la noche del 24 de enero de 2010 , dijo que iba a encontrarse con un viejo amigo antes de volver a casa. Un amigo llamó al teléfono móvil de Prageeth a las 8:30 pm, sólo escuchó un ruido extraño antes de que se cortara. Eso fue lo último que supo de él. Tenía entonces 50 años (1). (Existen varias versiones sobre el relato del día de su desaparición)

Faltaban dos días para que se celebraran las elecciones presidenciales en Sri Lanka.

Prageeth estaba trabajando en una investigación sobre el presunto empleo de armas químicas contra civiles por las fuerzas militares de Sri Lanka en la lucha contra los separatistas tamiles.

Unos días antes, el periodista había dicho a un amigo que sospechaba que alguien lo seguía. Uno de sus compañeros contó a Reporteros Sin Fronteras que Prageeth había recibió amenazas por sus textos de análisis políticos. Una semana antes de desaparecer publicó una extensa comparativa de los dos principales candidatos presidenciales en el que se posicionaba a favor del candidato de la oposición.

naricesActualización 28/07/2016  Entrevista a Sandya Eknaligoda 

kichka

Viñeta de Michel Kichka (Israel) en cartooningforpeace.org

Una investigación más profunda se retrasó, pero finalmente apuntó a la posibilidad de que Prageeth hubiera sido  interrogado, torturado  y después asesinado por personal militar en un campamento en Girithale. Una de las posibles causas, un libro que preparaba en el que cuestionaba la reputación de la familia del entonces presidente, Mahinda Rajapakse y en el que lo vinculaba a un caso de fraude financiero junto a algunos de sus allegados.

Ante esta acusación, el expresidente Mahinda Rajapakse negó tener relación con la supuesta muerte del periodista y cargó contra el nuevo gobierno acusándolo de orquestar una venganza política.

En 2015, la policía de Sri Lanka arrestó a cuatro miembros del ejército por su posible vinculación con la desaparición del periodista, estos fueron fueron acusados por otros tres sospechosos.

Maithrpala Sirisena y Ranil Wickremesinghe se comprometieron a reabrir el caso  (Fuente)

Una colección de mentiras

Todo sobre este caso es extraño y ha estado plagado de irregularidades, contradicciones y mentiras.

En principio, cuando su mujer acudió a denunciar tuvo problemas para hacerlo y la acusaron de mentir, llegando a asegurar que su marido estaba escondido en su propia casa.

También aparecieron los inevitables rumores y conspiranoias.Se llegó a decir que Prageeth Eknaligoda no era ni dibujante ni periodista y que no se conocía ningún medio que hubiera publicado sus textos o viñetas. Otros sembraron dudas.  Aunque existían muchas referencias a las que se supone son sus viñetas y a algunos de sus artículos.

Pero más sorprendentes son las declaraciones de destacados políticos. Primero fue un asesor del entonces  presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, que aseguró a la esposa de Prageeth Eknaligoda, Sandya Priyangani Eknaligoda, que su marido iba a “reaparecer”. Sin más detalles.

Se supone que la policía seguía investigando, pero más tarde se pudo saber que no mostraron ningún interés por encontrar al dibujante, tampoco llegaron a ofrecer ninguna información sólida a la familia.

La historia de la desaparición de Eknaligoda se volvió cada vez más turbia cuando, para esconder las circunstancias de su desaparición, ministros del gobierno y otras figuras relevantes hicieron declaraciones cargadas de contradicciones.

En marzo de 2010 el hermano del presidente, Gotabaya Rajapaksa, afirmó en una entrevista a Daily Mirror que Eknaligoda “había organizado su propia desaparición”.

Asesinato por encargo,  la versión de Dematagoda Chaminda

En Noviembre de 2011, Dematagoda Chaminda, (su nombre real es Sirinayaka Pathiranage Chaminda Ravi Jayanath conocido delincuente de los “bajos fondos” relacionado con las bandas que pugnan por el control del tráfico drogas, declaró al CID que un grupo de personas lideradas por él había arrojado el cuerpo sin vida del periodista Prageeth Eknaligoda en el mar frente a la laguna de Negombo.

Dematagoda Chaminda había sido detenido como sospechoso del asesinato del político Bharata Lakshman Premachandra y otras cuatro personas y se encontraba bajo la custodia del CID.

Demtagoda Chaminda dijo ser hombre de confianza del parlamentario  Duminda Silva también conodico como Kudu Duminda.

Chaminda declaró que no estaba al tanto de la identidad de las personas que habían tirado al mar hasta que el jefe (Duminda) dijo una fiesta en el JAIC Hilton que se trataba de un periodista y que luego supo que la persona muerta era Prageeth Eknaligoda.

Dematagoda Chaminda dijo que los cuerpos habían sido envueltos en sacos de yute y les habían atado bloques de piedra en los pies. También aseguró que el jefe les había dicho que este trabajo era un encargo del “gran jefe” (el Secretario de Defensa) y añadió que quería que se conociera y difundira su relato por si alguien acababa con su vida por sus acusaciones.

La lucha de Sandya

sandya

Sandyha, y sus dos hijos, posan con la foto de Prageeth. Foto:Amnistía Internacional

Sandya Eknaligoda, no ha dejado de buscarlo ni de batallar por esclarecer las causas de la desaparición de su marido, consiguiendo que se involucren varias organizaciones internacionales. Quizá la más activa ha sido Amnistía Internacional, que sigue manteniendo activa la  campaña #whereisprageeth

Justo después de la desaparición,  presentó denuncias y quejas en varias comisarías de policía y más tarde en la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Sandya no encontró mucho apoyo de estas instituciones en un primer momento, más bien hostilidad y desinterés a la hora aceptar y tramitar sus denuncias. Después presentó un hábeas corpus ante el tribunal de apelación y escribió al Presidente y a la esposa del presidente, rogando por la intervención de la primera dama para ayudar a encontrar a Prageeth.

kap-prageeth

Viñeta de KAP en cartooningforpeace.org

Se manifestó a las puertas del parlamento con sus hijos y repartió copias de las apelaciones a los parlamentarios. También acudió al festival literario de Galle y repartió copias de las apelaciones a los escritores y al público asistente. Organizó  numerosas protestas, sentadas y vigilias en Colombo.

sentada-prageeth

Sandya junto a sus hijos y otros manifestantes en enero de 2015

Además trabajó con los amigos de Prageeth y con otras personas interesadas para publicar dos libros con sus artículos y dos ediciones de un libro recopilando sus viñetas.

libro-prageeth

Libros de artículos y viñetas de Prageeth

Al tiempo que continuaba con su pelea para encontrar a su marido,  también se preocupó por los problemas que enfrentan los tamiles, especialmente en el norte del país. (Fuente)

Sandya también buscó la ayuda de la comunidad internacional . Presentó quejas formales ante diversos organismos de la ONU en las que el gobierno de Sri Lanka aceptó ser parte.

Cuando Mohan Peiris, ex Fiscal General, afirmó en la Comisión de la ONU contra la Tortura, que Prageeth estaba viviendo en el extranjero como refugiado, Sandya escribió al Comité para pedir explicaciones.

Sandya promovió entonces  una campaña, decidida a llevar a Peiris a testificar ante la corte de justicia de Sri Lanka. A pesar de la resistencia de las autoridades de Sri Lanka, la persistencia de Sandya consiguió obligar a Moham Peiris a presentarse en los tribunales para revelar lo que sabía.

Pero el gran testimonio que se esperaba no llegó, Peiris se limitó a retractarse de su declaración ante el Comité de la ONU contra la tortura y dijo que no sabía dónde estaba Prageet y que no recordaba quién había dicho que estaba en el exilio (3)

Pero Sandya no abandonó la búsqueda y entregó personalmente una carta a Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, e reunió con el Representante Residente de la ONU en Colombo y  viajó a EE.UU y Europa varias veces para dar conferencias sobre Prageeth, y otros desaparecidos, en Sri Lanka.

Su testimonio en Ginebra durante las sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 11 de marzo de 2011 llegó a ser ridiculizado, e incluso desacreditado y criminalizado por un tribunal de Sri Lanka.  Su “crimen”, según un procurador, era que sus esfuerzos por tratar de encontrar a su marido estaban desacreditando al país (sic).

El junio de 2013, Arundhika Fernando, parlamentario del partido Sri Lanka Freedom Party , aseguró en el Parlamento que Eknaligoda estaba viviendo en Francia, que estaba exiliado allí y que tenía contacto con su mujer. (1) , (2)

1000-dias

Protesta de los 1000 días (2012). Foto: DushiYanthini Kanagasabapathipillai

A día hoy,  Sandya sigue en su lucha para encontrar a su marido.

sandya-medios

Sandya atendiendo a los medios en enero de 2016.

Las furgonetas blancas

La isla de Sri Lanka, conocida como Ceilán hasta 1972, fue azotada por una guerra civil que comenzó en 1983 y terminó en  mayo de 2009. En ella se enfrentaron tamiles y cingaleses dejando entre 70.000 y 100.000 muertos, unos 250.000 tamiles refugiados, otros tantos abandonaron la isla y una cantidad indeterminada de personas, algunas cifras hablan de 200.000, lo perdieron todo y/o sufrieron hambruna.

Ya en 2009,  algunos coletivos denunciaron que el gobierno seguía persiguiendo a todos los tamiles de Colombo basándose en que podrían ser una amenaza para la seguridad nacional, de ahí nacen los rumores de las furgonetas blancas.

A día de hoy se sigue hablando de escuadrones de la muerte y de asesinatos y secuestros con furgonetas blancas en las que se hace desaparecer a disidentes y periodistas.

naricesAgradecimientos: a la fotoperiodista DushiYanthini Kanagasabapathipillai por permitir la publicación de una de sus fotografías y a CRNI por facilitar el contacto con Sandya Eknaligoda.

 

Relacionado: 68 casos en otros países

humor-apuros