The New York Times dejará de publicar viñetas políticas a partir del 1 de julio

garrote-vil

 

El New York Times ha anunciado que dejará de publicar viñetas políticas en su edición internacional «coincidiendo» así con la edición nacional, donde no existen las viñetas. El 1 de julio dirá adiós a la sátira y también a dos de sus dibujantes, Patrick Chappatte y Heng Kim Song, a los que se ha cepillado.

El diario lo ha anunciado así, resulta casi cómico que cierren esa nota recordando que el año pasado, por primera vez en su historia, ganaron un Pulitzer por unas viñetas políticas.

También publicaron un breve comunicado firmado por su editor, James Bennet, en la misma línea.

 

Nada de seguir corriendo riesgos al publicar opinión no controlada, moldeada, suavizada, adaptada y servida al gusto de los que cortan el bacalao en la empresa, que bien pueden ser internos y/o externos y pueden tener mucho que ver con la pasta que entra, o no.

No han sido pocas las opiniones en contra de esta decisión, desde los que califican al diario de cobarde hasta los que se sienten decepcionados y le recuerdan al NYT la tradición e historia de las viñetas políticas que ahora se cargan de un plumazo por una escaramuza puntual. Pero, claro, esta otra «turba» de contrarios a la desaparición de las viñetas no será la que influya en la postura del diario.

 

Los dibujantes, como era de esperar, también han reaccionado.

Viñeta de Clay Jones en su web

 

Viñeta de Joel Pett

 

Viñeta del mexicano Darío Castillejos en Twitter

 

Idígoras & Pachi en El Mundo

 

Viñeta de Ed Hall en Twitter

 

Viñeta de Kevin Kallaugher «Kal» en The Baltimore Sun acompañando a un editorial (No disponible desde Europa. O bien visitar con VPN o ver captura)

 

Viñeta del belga Steven Degryse «Lectrr«, en Twitter

 

Viñeta de Joep Bertrams en Cagle Cartoons

 

Viñeta del brasileño Osmani Simanca en Facebook

 

 

Viñeta en The Charlotte Observer por Kevin Siers, presidente de la Association of American Editorial Cartoonists (AAEC), que también publicó un comunicado.

 

Y aquí unas cuantas más:

 

En Cartoon Movement publican también una nota titulada » Una decisión aterradora y miope» de la que destacan estos párrafos:

En un debate público saludable (que un periódico como el NY Times debería facilitar), lo que sigue es una discusión sobre por qué esta caricatura cruzó la línea. ¿Por qué mucha gente encuentra esta caricatura tan ofensiva? ¿Qué se permite cuando criticamos a Israel y qué no? ¿Qué símbolos podemos usar? ¿Hasta dónde podemos llevar una caricatura de un político israelí? Todas las preguntas significativas que fomentarían un debate que conduciría a viñetas más fuertes, mejores y menos innecesariamente ofensivas (se incluye «innecesarias» porque a veces las caricaturas deben ser ofensivas).

Lo que no debería suceder es un completo silenciamiento de esta rama del periodismo visual. Porque se aleja del debate público. Es, a falta de una palabra mejor, censura. Utilizo la palabra censura no debido a la decisión en sí (es una prerrogativa de cada medio de comunicación decidir qué publicarán y qué no publicarán, por muy fuerte que pueda estar en desacuerdo), sino la aparente argumentación detrás de ella.

Por mucho que intenten maquillar la decisión diciendo que van a explorar otras formas de periodismo, incluyendo el «visual», queda claro que el suceso de abril, tras el que retiraron una viñeta señalada como antisemita en la que aparecía Netanyahu y Trump y por la que se deshicieron en disculpas, le ha dado el tiro de gracia al humor gráfico en el NYT.

 

Viñeta del dibujante portugués António Moreira Antunes publicada en la edición internacional de The New York Times del jueves 25 de abril. Antes, el 19 de abril, apareció en el semanario portugués Expresso

Tras la bronca anunciaron formalmente que dejaban de publicar viñetas sindicadas en su edición internacional y que recurrirían sólo a artistas con vínculos directos con el diario, esos mismos dibujantes que ahora despiden.

Uno de esos dibujantes, Chappatte, que dibuja para el NYT desde 2013, publicó en su página un artículo titulado «El fin de las viñetas políticas en The New York Times» en el que se lamenta de la decisión.

 

Viñeta de Patrick Chappatte publicada en la portada de la web de NYT el 8 de enero de 2015, tras el ataque a la revista Charlie Hebdo para ilustrar su opinión.

Aún así, se declara optimista y recuerda que esta es la era de las imágenes. «En un mundo de poca capacidad de atención, su poder nunca ha sido tan grande» añade, pero también advierte:

«Me temo que no se trata solo de viñetas, sino del periodismo y la opinión en general. Estamos en un mundo donde las turbas moralistas se reúnen en las redes sociales y se levantan como una tormenta, cayendo sobre las salas de redacción de un golpe aplastante. Esto requiere contramedidas inmediatas por parte de los editores, para dejar espacio a la ponderación o la discusiones significativas. Twitter es un lugar para el furor, no para el debate. Las voces más indignadas tienden a definir la conversación, y la multitud enfadada las siguen».

Patrick Chappatte ha hecho también una gran recopilación de enlaces a páginas donde se habla del asunto.

 

Y es que el panorama no pinta demasiado bien, lejos de alarmismos, basta echar un vistazo a los casos, cada vez más frecuentes, de dibujantes que perdieron sus trabajos por hacer justo aquello para lo que se supone que se les contrató.

  El San Diego Union-Tribune despide al dibujante mexicano Ramsés II por una viñeta crítica con Donald Trump

  El diario Pittsburgh Post-Gazette rechaza 19 viñetas de Rob Rogers y lo despide

  Un diario alemán despide a su dibujante por usar «estereotipos antisemitas en una viñeta

  Dibujante despedido por una viñeta crítica con la ley del Estado Nación de Netanyahu

Y otros tantos que se vieron involucrados en distintos jaleos

 

 

El Jueves, a juicio por un chiste

Joan Ferrús, ha anunciado así que irá a juicio por un chiste:

«Excelentísimo señor juez, me llamo Joan Ferrús, soy subdirector de El Jueves y después de tomarme declaración una jueza ha decidido finalmente llevarme a juicio por un chiste que escribí denunciando la brutalidad policial el 1-O en Cataluña.

El chiste decía así: «La continua presencia de antidisturbios acaba con las reservas de cocaína en Cataluña«. Que no se preocupen los cuerpos del orden: en Barcelona había y sigue habiendo tanto cocaína como otros tipos de estupefacientes a disposición del consumidor, tanto local como visitante, siempre que sepa buscar bien. O al menos eso me han contado.

Dado que en este país abrazar todo tipo de ideologías fascistas suele ayudar a librarse de las condenas judiciales, o al menos a reducirlas unos años, he decidido compartir esta foto para que sea considerada por vuestra merced en el veredicto. Si este no es el caso, lo celebraré y le pediré, por favor, que considere esto como lo mismo que escribí para El Jueves: un chiste.
Nos vemos en los tribunales.»

La historia

En noviembre de 2017, cinco sindicatos de policías nacionales, CEP, SUP, UFP, SPP y ASP NP, presentaron una denuncia por injurias contra la revista El Jueves a cuenta de este artículo satírico/de humor/ficción/con situaciones imaginarias de los mundos ilusorios del chiste titulado “La continua presencia de antidisturbios acaba con las reservas de cocaína en Cataluña“ que fue publicado en octubre de 2017.

El director de la revista, Guillermo Martínez-Vela, fue citado como investigado (eso que antes se llamaba imputado) por el titular del juzgado de instrucción 20 de Barcelona para el miércoles 8 de noviembre y hacer la cosa de las diligencias previas por un delito de injurias.

El 8 de noviembre de 2017, tras interrogar al director, la jueza imputa, también por injurias, al autor del texto y subdirector de “El Jueves,  Joan Ferrús.  Ambos quedan investigados por injurias.

El 26 de noviembre de 2017, se leía que el Estado se personaría contra “El Jueves”. Según la revista, la Abogacía del Estado se presentó como demandante en el caso.

Ahora, el juzgado de instrucción nº 20 de Barcelona concluye que «El Jueves» pudo incurrir en un presunto delito de injurias  y da traslado a las partes para que califiquen jurídicamente los hechos y soliciten la apertura de juicio oral. Así que es probable que sus responsables deban sentarse en el banquillo de los acusados a demostrar que la cosa fue un chiste, lo que no dejaría de ser otro chiste judicial. Aunque aún existe la posibilidad de que no consigan encuadrarlo como delito.

Según Europa Press, en el auto, la magistrada considera que los artículos e ilustraciones bajo el encabezamiento «La continua presencia de antidisturbios acaba con las reservas de cocaína en Catalunya» refiriéndose a los miembros de la Policía Nacional, «conllevaron una ofensa y falta de respeto«, sin que se sustentara en una base fáctica. El juzgado de instrucción nº 20 de Barcelona concluye que “El Jueves” pudo incurrir en un presunto delito de injurias  y da traslado a las partes para que califiquen jurídicamente los hechos y soliciten la apertura de juicio oral.

Noviembre de 2018el fiscal pide archivar la causa contra «El Jueves» porque el artículo sobre cocaína y antidisturbios del 1-O era «pura ficción».

Mayo de 2019. Se acepta el recurso de la defensa y se archiva el caso Las magistradas de la sección 3 de la Audiencia de Barcelona consideran que, al tratarse de una revista «de denuncia, crítica social y política y manifestación de la creación artística», debe prevalecer la libertad de expresión al hecho de que los policías «puedan sentirse molestos e insultados».

 

Relacionado, más de cien casos por todo el mundo:

 

Brigada de los límites del humor

Límites del humor

Viñeta del 04/11/2017 en CTXT

Cinco sindicatos de policías nacionales, CEP, SUP, UFP, SPP y ASP NP, han presentado una denuncia por injurias contra la revista El Jueves a cuenta de este artículo satírico/de humor/ficción/con situaciones imaginarias de los mundos ilusorios del chiste titulado «La continua presencia de antidisturbios acaba con las reservas de cocaína en Cataluña«.

El director de la revista, Guillermo Martínez-Vela, ha sido citado como investigado (eso que antes se llamaba imputado) por el titular del juzgado de instrucción 20 de Barcelona para el miércoles 8 de noviembre y hacer la cosa de las diligencias previas por un delito de injurias.

Espero que se resuelva como suelen / solían resolverse estas cantinfladas, que termine en nada y hagamos muchos más chistes para celebrarlo.

Aquí una entrevista a Martínez-Vela en EiTB sobre el asunto

Actualización 8 de noviembre:

Tras interrogar al director, la jueza imputa, también por injurias, al autor del texto y subdirector de «El Jueves,  Joan Ferrús.  Ambos quedan investigados por injurias.

Relacionado:

Vagos y maleantes 2.0

Poniendo límites al humor: cuando las bromas son ilegales

Ver más de cien casos por todo el mundo:

humor-apuros
¿Quieres recibir los nuevos artículos del blog en tu correo cuando se publiquen?

Nueva condena a El Agitador, 15.000 euros de multa y eliminación definitiva de artículo

fallo

Para encontrar el origen de esta historia hay que retroceder al  18 de enero de 2008, cuando la web satírica “El Agitador”, publicó este fotomontaje humorístico junto a este texto.

El 25 de noviembre de 2010, el Juzgado nº 1 de Arrecife dictó  un auto que ordenaba retirar dicha viñeta de la web. En octubre de 2011, el recurso de El  Agitador consiguió revocar la orden de  retirada de la imagen.

El 9 de abril de 2013 se celebró el juicio y el  30 del mismo mes, los tres administradores/autores de El Agitador, conocieron la sentencia, curiosamente a través de los medios, que los condenaba a pagar casi 20.000 euros.

Se les absolvía  del delito de injurias al fiscal Pallarés pero se les condenaba por calumnias porque el contenido de la viñeta excedía los límites del derecho a la información y de la libertad de expresión y consideraba las expresiones y la composición de la viñeta como injuriosas.

narices-verde El último episodio llega con una nueva sentencia fechada el 26 de junio de 2014 que los condena al pago de otros 15.000 euros al fiscal Pallarés por vulnerar su derecho al honor, la intimidad personal y familiar.

Esta vez por otra viñeta/fotomontaje y texto asociado,  publicado el 18 febrero de 2011 y que puede leerse aquí.  Además se ordena la eliminación definitiva del artículo.

La lectura de la sentencia resulta muy interesante en tanto se descubre que en el planteamiento se citan otros casos en los que se usaron fotomontajes y caricaturas y  termina centrándose, entre otros argumentos,  en  el derecho al honor y la propia imagen rodeando hábilmente el animus iocandi para centrarse en el supuesto uso con intención vejatoria de la fotografía del rostro del denunciante  sin caricaturizar.  Resumiendo mucho, interpretan que el  propósito burlesco es una excusa para el escarnio.

También resulta curioso que, solicitando datos al hospedador de la web sobre el número de visitas de ese post en concreto y al no recibir cifras sobre esa entrada en particular, tienen en cuenta las cantidad total de visitas  de los últimos tres años a toda la web, en un intento de cifrar la cantidad de la multa según el supuesto daño en función del alcance de la difusión de la imagen y texto (publicidad)

Estoy casi seguro que de haber sido una caricatura dibujada, o incluso un fotomontaje con referencias más subliminales al denunciante, lo hubieran tenido mucho más difícil y muy posiblemente no hubiera prosperado.

De tener que pagar esta última multa, el total del dinero a desembolsar, incluyendo costas, superaría los 38.000 euros. Desde El Agitador ya han manifestado su intención de presentar recurso de apelación.

pdf-2 Leer sentencia de 26 de junio de 2014 (PDF)

Antecedentes.

narices(2010)  Juzgado de Arrecife ordena la retirada de una viñeta de una web
narices(2013) La sátira puede salir muy cara, caso «El Agitador»
narices(2014) La Audiencia de Las Palmas confirma la condena a El Agitador por una viñeta sobre el fiscal Pallarés

narices(2015) El Tribunal Supremo admite a trámite el recurso de casación presentado por El Agitador por la viñeta “Demolition man”