Adiós, no ha sido un placer

Rajoy a la calle

Viñeta del 30/05/2018 en CTXT

Hoy es un gran día. Mañana ya veremos, pero hoy no está de más alegrarse un poco.  Nada más sano que airear cuando lleva demasiado tiempo oliendo a cerrado, aunque esto no sea una reedición del bipartidismo descafeinado, que muchos daban por muerto.

A las 11:33 de la mañana, Mariano Rajoy ha sido eyectado del Gobierno y expulsado al espacio exterior. El PP ha sido desmontado del gobierno como resultado de sus actividades delictivas y esa actitud prepotente que se alimenta de las mayorías, incluso sin ellas.

Y han sido soberbios y malencarados hasta para despedirse.



Ahora esto va rápido. A las siete y pico de la tarde, el camión de la mudanza estará pitando en la puerta de la Moncloa para que saque sus trastos y se pire. Mañana, sobre las 11:00, Pedro Sánchez tomará posesión y jurará o prometerá el cargo ante Felipito número seis.

Desde que se conoció la moción de censura a Rajoy, la maquinaria pepera no ha dejado de vender que provocaría el caos económico y social, los cimientos de la prosperidad y estado de muybienestar que Mariano creía haber construido se perdería por la irresponsabilidad de unos partidos de la oposición que, ¡oh!, sorpresa, querían el poder.

Soraya fue una más de las que se agarraron a ese discurso y el 29 de mayo, apurando el cartucho de la hecatombre, pintaba así el desastre:

Hoy las bolsas han vuelto a caer y la prima de riesgo alcanza cotas que hace tiempo habíamos dejado atrás. Esta moción de censura nos está costando a los españoles en términos de confianza y estabilidad. Es irreflexiva, improvisada e irresponsable y coloca a España en debilidad.

Estos, que no pierden oportunidad para cacarear su constitucionalismo como santa virtud  ahora patalean y lloriquean porque se usan los mecanismos de esa misma constitución. Es lo que tiene la democracia representativa.

Otros simpatizantes “demócratas” van más allá y directamente se toman el cambio de gobierno como un golpe de estado.

Pues, ea, adiós a todos. Va a ser un gustirrinín verles desfilar hacia la salida entre rabietas, reproches y sollozos. Hasta nunca.

Los certificados de credibilidad de Rajoy

Los certificados de credibilidad de Rajoy

La viñeta del 26/05/2018 en CTXT

Esta frase fue la respuesta de Mariano a la pregunta de una periodista sobre si se consideraba legitimado para seguir al frente del gobierno.

Su barricada de basura de la corrupción creció varios metros en unos segundos y Rajoy volvió a usar los votos para blanquear las inmundicias del PP que han quedado probadas y sentenciadas en el caso Gürtel.

 

 

La llamada

La viñeta del 08/02/2017 en CTXT

Donald Trump habló durante 15 nimutos con Mariano Rajoy, la conversación duró cinco menos de lo previsto, cuentan los medios.

El mismo Mariano tibio, ambiguo y experto en hacerse el corto para no mojarse, hace unos días decía esto sobre la fallida, de momento, orden migratoria del presidente de Estados Unidos:

“Yo no estoy a favor ni de los vetos ni de las fronteras, ni creo que el mundo vaya a caminar en esa dirección, por tanto, espero que en el futuro esto se arregle y nos situemos todos en una situación de normalidad”.

Mariano espera que en el futuro esto se arregle. Siguiendo su curso natural. Como la lluvia que baja la factura de la luz y como el temporal que luego amaina. Háganle caso, de esto entiende, es un conocido experto en esperar. No ha hecho otra cosa desde que asomó las barbas en la política.

Pero resulta que los de los discursos “buenistas” y los de la corrección política son los malos, los que han alimentado populismos, posiciones racistas y xenófobas, claro. En lugar de cantarle la caña, Mariano soltó este cuento más parecido a la redacción de un niño de primaria.

El decreto aprobado por Trump suspendía durante durante cuatro meses las concesiones del estatus de refugiado, imponiendo una moratoria provisional de tres meses, a la entrada de ciudadanos de siete países  y paralizaba el Programa de Admisión de Refugiados. Los países afectados, de mayoría musulmana, eran: Irak, Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

Donald Trump insistió en negar que se tratara de una prohibición a medida para musulmanes, pero la cosa apestaba tanto que no convenció a nadie, salvo a los ya convencidos de que elevar otro muro simbólico al musulmán es la solución final para el terrorismo.

Trump destituyó a la fiscal general, Sally Yates,  después de que ordenase a los abogados del Departamento de Justicia no defender en los tribunales el veto migratorio.

Y  Mariano siguió derrochando hipocresía y fue aún más allá, afectado, como casi todos los presidentes, por las ínfulas del liderazgo mundial. Durante esa llamada se ofreció a Trump como interlocutor para Europa y Lationamérica.

Ahora, un tribunal federal de apelaciones ha rechazado la petición del Gobierno estadounidense para levantar la anulación de la orden de Trump.

Mariano ha vuelto a retratarse como el mamporrero hipócrita que siempre ha sido. No está a favor de vetos ni fronteras, pero no tiene problemas para ofrecerse al POTUS bocachanclas como interlocutor para Europa, Latinoamérica y resto de galaxias conocidas. No sea que los suyos entiendan cualquier enfrentamiento como un gesto de antiamericanismo, algo que la derecha siempre ha usado como insultillo para describir a los peligrosos izquierdosos.