Calentamiento global

Viñeta del domingo 16/07/2017 en CTXT

Marina Álvarez, consejera de salud, confirmó que la muerte el pasado 12 de julio de Rafael Luque, de 54 años, que trabajaba en el asfaltado la carretera A-406 en Morón de la Frontera (Sevilla) fue a causa a un golpe de calor. Un juzgado de Morón ya ha abierto diligencias.

Se trata de la tercera muerte por esta causa en lo que va de verano.

No morir en el trabajo debería ser también un derecho y los accidentes laborales no deberían ser considerados tan alegremente como “inevitables”, que es una de las formas más despreciables de contribuir a que se sigan produciendo.

Algunos pueden serlo, resulta imposible prever ciertos acontecimientos. No es el caso. Temperaturas de 45º  en la zona, que se disparan por el calor del alquitrán que  llega a alcanzar los 180º . Y aún hay obtusos que pretenden montar debates de taberna sobre lo imprevisible de las “desgracias” o el calentamiento global. Cualquier cosa con tal de pasar por alto que un empresario cabrón prefirió que el obrero se enfrentara al riesgo en lugar de reducirlo al mínimo.

Es que el pan hay que ganarlo con el sudor de la frente y todas esas mierdas rancias heredadadas que relacionan el trabajo con el sufrimiento como condena divina.

Desgraciados son tanto los que minimizan las muertes en el trabajo como los que hacen lo mínimo, o nada, por impedirlas.