El dibujante australiano Mark Night es tachado de racista por una viñeta sobre Serena Williams

El dibujante australiano Mark Night es tachado de racista por una viñeta sobre Serena Williams

Viñeta de Mark Night (1962) publicada el domingo 10 de septiembre de 2018 en el tabloide Herald Sun (Australia), diario para el que trabaja desde hace casi tres décadas.

Un nuevo caso que sigue todos los patrones. Un dibujante hace una viñeta, algunos empiezan a criticarla,  la cosa engorda y se hace bola. De pronto, algunas personas famosas o relevantes se arriman y hacen lo propio, los medios se hacen eco de las opiniones y se reproducen los titulares del tipo “tal cosa indigna a las redes“.

Es más o menos lo que ha pasado con esta viñeta de Night, que ilustra su visión sobre la reacción de Serenna Williams tras perder la final del Abierto de Estados Unidos frente a Naomi Osaka.

En la viñeta, se presenta a Serena Williams con cara de cabreo saltando sobre su raqueta, en el suelo hay un chupete, que se supone ha escupido y que sugiere una rabieta infantil. Al fondo el juez de silla le pregunta a su contrincante:

“¿Puedes dejarla ganar?

Críticas de racismo y sexismo

Muchos medios destacan la opinión de J.K.Rowling en Twitter, que calificó la viñeta de racista y sexista, si bien en cierto que fueron muchas las críticas a la viñeta, de la que se ha dicho que es racista, sexista, misógina, obscena, basura, insultante, grotesta, deplorable y repugnante, entre otras cosas. Tampoco faltaron los que pidieron el despido del dibujante y del editor.

Varias personas comparan esta viñeta con las de principios del siglo 20 y alguno hasta asegura que dentro de 100 años no se verá de manera diferente a las viñetas sobre Jack Johnson o a las antiguas imágenes de Jim Crow.

Entre los que que critican la viñeta se usan argumentos varios, que van desde acusar al dibujante de tirar de estereotipos racistas y de deshumanizar a Serena Williams, por el tipo de dibujo y sus rasgos, al presentarla exageradamente musculosa o gruesa, como una criatura furiosa a representar a su oponente como una mujer rubia y blanca cuando es de padre haitiano y madre japonesa.

Mark Knight trató de defenderse diciendo que así es como dibuja, que es su estilo, supongo que tratando de explicar que la exageración no deja de ser un recurso humorístico más, pero los críticos siguieron señalando que Naomi Osaka no estaba dibujada con esas características ni de forma tan exagerada.

Julie DiCaro, preguntó al dibujante en Twitter:

¿Dónde están esas viñetas sobre todos los hombres que han roto sus raquetas a través de los años?

A lo que Mark contestó:

Bueno, Julie, aquí una viñeta que dibujé unos días antes (2 de septiembre), cuando el tenista australiano  Kyrgios en el US Open se estaba portando mal. No recurras al género cuando se trata de comportamiento. Aceptaré tus disculpas por escrito.

Otros también aprovecharon para recordar las viñetas sobre los frecuentes cabreos de Jhon McEnroe.

Finalmente, el dibujante decidió cerrar su cuenta de Twitter tras recibir algunos insultos y amenazas.

 



Respuesta de Herald Sun y del dibujante

En respuesta a las críticas en medios y redes sociales, el editor del Herald Sun, Damon Johnston, dijo:

“Una campeona de tenis tuvo una mega rabieta en un escenario mundial, es lo que describe la viñeta de Mark. No tiene nada que ver con el género o la raza”.

Por su parte, el dibujante dijo estar “sorprendido” por la reacción a su viñeta.

“Dibujé esta viñeta el domingo por la noche después de la final del Abierto de Estados Unidos, y al ver a la mejor tenista del mundo tener una rabieta pensé que era interesante”.

“Ha sido recogido por las redes sociales en los EE. UU. Y mi teléfono se ha derretido.”

“Traté de responder a estas personas, pero ellos simplemente no quieren escucharme, cualquier día eres un héroe y al siguiente eres un paria, hay que vivir con eso”.

“La caricatura de Serena es sobre su mal comportamiento ese día, no sobre la raza. El mundo se ha vuelto loco”.

Más tarde el diario publicaría un editorial titulado “La viñeta de Mark Knight se burla con razón de la rabieta de Serena Williams en el US Open“, que arranca así :

“El mundo se ha vuelto loco oficialmente cuando un célebre dibujante es condenado por las hordas de las redes sociales por representar a una famosa estrella del deporte soltando una rabieta”.

Y añaden que “argumentar que el dibujo de Williams es racista es un intento de derrotar la caricatura, y la sátira, con un bombardeo de lo políticamente correcto“.

El miércoles 12 de septiembre, Herald Sun vuelve a publicar la caricatura de Serena Williams, esta vez en su portada, entre otras caricaturas de Knight y bajo el titular “Bienvenido al mundo PC”. (Political correctness).

En su interior dedica cinco páginas más a defender a su dibujante.

Otras polémicas

No es la primera vez que una viñeta de Mark Night levanta polvareda, esta del pasado 10 de agosto también fue tachada de racista.

La imagen presentaba a la diputada del Partido Laborista de la Asamblea Legislativa Victoriana, Jacinta Allan, de pie en una estación de tren apretando un mando a distancia. Detrás de ella, un grupo de adolescentes africanos se pelean.

La imagen estaba acompañada del texto: ‘La ministra Jacinta Allan toma medidas decisivas para mantener a salvo al público victoriano … y prohíbe a Sky News en las estaciones de la ciudad”.

Jacinta Allan fue criticada por decir que impediría que Sky News que transmitiera desde las estaciones de tren. Lo anunció después de que el presentador de Sky, Adam Giles, entrevistara líder de la extrema derecha, Blair Cottrell.

Críticas en el 99

En junio de 1999, el líder adjunto del Partido Laborista, Jenny Macklin, manifestó  que una viñeta de Mark Night, y otra de Bill Leak, sobre la senadora Meg Lees, eran ofensivas y degradantes para las mujeres políticas, ya que reflejaban una visión limitada y carente de imaginación a la hora de representar a las mujeres que ocupaban cargos de alto nivel en la política.

Para Macklin, las mujeres eran estereotipadas como amas de casa, u objetos para la satisfacción sexual masculina, en lugar de representarlas como políticas.

La senadora Meg Lees y el primer ministro John Howard, viñeta de Mark Knight publicada en Herald Sun el 29 de Mayo de 1999.

La senadora Meg Lees sosteniendo el látigo de mano (la fusta) con el primer ministro John Howard a sus pies, viñeta de Bill Leak publicada en “Weekend Australian”, 22-23 de mayo de de 1999.

Bill Leak se vio envuelto en varias trifulcas en 2016 cuando la comunidad indígena australiana protestó por una de sus viñetas que consideró racista y por otra imagen en la que relacionó el matrimonio homosexual con los nazis. Bill Leak Falleció en 2017 a los 61 años.

Las viñetas de los dibujantes australianos sobre las mujeres políticas

Haydon Manning, en un extenso e interesante  trabajo titulado “Australian Cartoonists’ Caricatures of Women Politicians—From Kirner to Stott-Despoja”, analiza el tratamiento que se ha dado a través de la historia a destacadas mujeres de la política australiana como Meg Lees, Cheryl Kernot, Natasha Stott Despoja, Joan Kirner y Pauline Hanson en las viñetas de distintos autores.

 Australian Cartoonists’ Caricatures of Women Politicians—From Kirner to Stott-Despoja (PDF – 11,4 Mb)

 

Relacionado, 115 casos de distintos países:

humor-apuros

Un diario se disculpa por una viñeta que retrata a los “dreamers” como delincuentes

dreamers

Viñeta de Sean Delonas, sindicado en CagleCartoons, publicada en el Alburquerque Journal el 7/02/17

El diario Alburquerque Journal de New Mexico se ha disculpado por una viñeta de Sean Delonas (New Jersey, 1962) que fue publicada el miércoles 7 de febrero y que mosqueó tanto a demócratas como a algunos republicanos que la tacharon de racista, entre otras cosas. Incluso algunos convocaron una protesta.

La noticia en la KRQE de Alburquerque.

 

En la viñeta hay un poco de todo el repertorio del discurso”alt-right “.

Una pareja blanca y elegante es asaltada en un callejón oscuro por tres delincuentes. Uno con los pantalones caídos apunta a la pareja con una pistola y roba el bolso a la mujer. Otro, también con pistola, lleva una chaqueta en la que se lee “MS-13” (Mara Salvatrucha). Un tercero, con pasamontañas y machete ensangrentado en mano lleva un chaleco bomba típico de los terroristas suicidas y una mochila cargada con más explosivos encendidos con lo que parece un bebé terrorista.

El hombre le dice a su mujer:

“Ahora, cariño … creo que prefieren llamarse ‘Dreamers*’… o futuros demócratas”.

*Relacionado:Dreamers

Para muchos, la viñeta de Delonas sugiere que entre los inmigrantes no hay más que pandilleros, ladrones y terroristas y como guinda aprovecha para meter en el saco a los demócratas.

Cuando el 4 de febrero la publicó en Twitter ya se veía venir por los comentarios.

En su cuenta de Facebook, el dibujante escribió que las reacciones de los políticos demócratas le hacía sentir como volver a sus tiempos en el New York Post.

“Today, U.S. Senators and state lawmakers (all Democrats) from New Mexico took time out of their busy pay-to-play schedules to condemn me. Always enjoyed upsetting politicians, makes me feel like I’m back at the NY Post”.

 

En el diario no eludieron la polémica y analizaron la publicación de la viñeta y las reacciones hasta en tres ocasiones (1)-(2)-(3). En una de ellas la editora, Karen Moses, escribiría una especie de disculpa de aquella manera:

Las viñetas políticas a menudo son sátiras y meten más de un punto de vista. No pretendo saber lo que el dibujante Sean Delonas estaba tratando de transmitir en su viñeta que fue publicada en el Albuquerque Journal del miércoles. Pero en un punto nos pareció que estaba hurgando en la retórica del presidente Trump al retratar a una temblorosa pareja republicana que pintaba a los Dreamers con una brocha gorda y totalmente falsa.

Obviamente, ese no fue el mensaje recibido por muchos lectores. En cambio, muchos vieron una caricatura muy cuestionable y pensaron que esa era la posición del Journal. No lo es.

En retrospectiva, en lugar de generar debate, esta caricatura solo inflamó las emociones. Esa no era la intención, y por eso, el Journal se disculpa.

Repito que el Albuquerque Journal no aprueba el racismo ni el fanatismo en ninguna de sus formas.

También quiero reiterar que no estamos de acuerdo con muchas de las opiniones expresadas en las páginas editoriales, que están destinadas a fomentar el debate. Además, el consejo editorial decide qué publicar en estas páginas, y eso está separado de la sala de redacción y sus reporteros.

En el diario creían que la viñeta criticaba la retórica de Trump, sin embargo el autor lo niega abiertamente. Así que una de dos, o se han equivocado o estaban encantados con el tono, o al menos no en desacuerdo.

Según el NYT, Sean Delonas, que no piensa bajarse del burro, defendió su viñeta expresando sus discrepancias con Karen Moses. El dibujante declaró que, aunque simpatizaba con Moses, no estaba de acuerdo con su evaluación de la viñeta.

“Esa no es la lectura que yo hago” .”He sabido que la MS-13 está enviando a menores a propósito aquí para cometer crímenes. Estoy bastante seguro de que los cárteles están utilizando menores de edad para muchas de sus redes de tráfico de drogas “.

 

Delonas recalcó que piensa que los inmigrantes deben entrar legalmente en los Estados Unidos y que la viñeta fue publicada después de que Trump sostuvo en su discurso del estado de la Unión que los inmigrantes indocumentados “han causado la pérdida de vidas inocentes” y se centró específicamente en MS-13, una pandilla formada en Los Ángeles en la década de 1980 por refugiados huyendo de la guerra civil de El Salvador.

*Entiendo que el terrorista con el chaleco bomba lo añadió de atrezzo dramático de relleno 😛

Por su parte, Daryl Cagle, editor de Cagle Cartoons, agencia que distribuye el trabajo de Delonas, dijo que más de la mitad de los diarios de pago de los Estados Unidos están suscritos al servicio de su empresa, pero que no sabía cuántos periódicos habían publicado la viñeta y a título personal se alineó con los críticos.

“No me sorprende que esta caricatura provoque indignación, depende del editor de cada periódico decidir qué es apropiado publicar en su medio. Mi opinión personal es que estoy de acuerdo con los críticos de las viñetas de Sean Delonas“.

Además, Daryl ha publicado una nota en su blog con su opinión y la de Sean.

Otros jaleos

Muchos descubrieron a Delonas en 2009, cuando una de sus viñetas fue objeto de más de una crítica con repercusión en otros países. El motivo fue esta pieza publicada en la sección de cotilleos “Page Six”del New York Post, tabloide de Murdoch donde Delonas trabajó desde 1990 hasta 2013.

 

Aquella viñeta del miércoles 18 de febrero de 2009  provocó hasta una manifestación de unas 200 personas cerca de la redacción y recibió muchas críticas desde distintos medios, colectivos y activistas por los derechos civiles, como Al Sharton que afirmaba en la viñeta apuntaba a Barack Obama tirando de un clásico de los ataques racistas contra los afroamericanos, referirse a ellos como monos.

Desde el New York Post defendieron que la viñeta sólo hacía referencia al truculento suceso que terminó con la muerte de Travis, el chimpancé que fue asesinado a tiros dos días antes por la policía de Stamford, Connecticut, después de atacar, mutilar y desfigurar a Carla Nash.

Carla Nash era amiga de Sandra Herold, la dueña de Travis y había acudido a ayudarla a recuperar el animal, que había escapado de la casa. El tabloide había estado cubriendo esta historia sin descanso durante dos días, allá donde hay mucha sangre nunca falta un tabloide.

Aunque desde el diario ofrecieron una disculpa, siguieron manteniendo que “se había interpretado mal” y que algunas figuras públicas y detractores del medio habían usado el asunto para atacarles y “A ellos no les debemos ninguna disculpa“.

Insistieron en que el dibujo “se burla de manera general de los esfuerzos de Washington por revivir la economía. Una vez más, Al Sharpton no resulta ser más que un oportunista de la notoriedad”.

Delonas usó la historia de Travis como recurso de actualidad para ligarla con una viñeta supuestamente  política y el texto no dejaba margen a la duda, la referencia a Obama era clara y directa, así como su intención.

“Tendrán que buscar a otra persona para escribir el próximo proyecto de ley de estímulo”

 

Un día antes, Barack Obama había firmado el “plan de estímulo” (The Stimulus)

Esto provocó numerosas acusaciones de que el New YorkPost estaba recurriendo a un viejo insulto racista para cargar contra el presidente Barack Obama y por extensión contra los afroamericanos.

“Disparar hacia abajo”

 

La GLAAD (Gay and Lesbian Alliance Against Defamation) estuvo siguiendo las viñetas de Sean Delonas y consideró que muchas de ellas eran difamatorias y anti LGBT.

22 de esas viñetas se recopilan en esta galería.

Aunque no dejan de ser viñetas facilonas de humor grueso exprimiendo el tópico, es más que evidente que recurre a los mantras clásicos del ideario ultracatólico con su punto de homofobia, chistes ausentes de sutilidad apelando a la reivindicación de los mandatos divinos sobre la familia y las relaciones.

-“Licencias de matrimonio, New Jersey”

– “Totalmente ilógico, capitán”

Comité del desfile del orgullo gay

-“Si permitimos que estas personas marchen, seremos el hazmerreír de la comunidad”

En el cartel que tiene en la mano se muestra una familia “tradicional” y la leyenda “Consejo de defensa familiar”

-¿Alguna sugerencia?

Despedida del New York Post

El 5 de julio de 2013, Sean Delonas anunció que se retiraba del viñeteo por unos meses, al día siguiente  Gawker le dedicó una emotiva despedida en la que calificaban sus trabajos de mediocres, inexplicables, una mezcla de lo convencional, crueles, cruentos, atroces y predecibles, entre otras cosas.

También aprovecharon para recordarle que había dedicado gran parte de los 23 años que estuvo dibujando para el New York Post en “golpear o disparar hacia abajo“, expresión usada en el gremio cuando un autor se ceba con el desprotegido, el perseguido, el débil y pasa de puntillas ante el poderoso y/o el opresor.

Por todo eso, le dedicaron también esta explícita viñeta de Jim Cooke. Y aunque me repita, ojalá todas estas “guerras” se libraran con un intercambio de viñetas, sin más.

-“Debería haberme retirado hace siglos”

 

Opinión (ENG): “Albuquerque Journal contrata a dibujante conservador abiertamente racista porque pensaban que estaba siendo irónico” de Jameson Parker.

 

¿Quieres recibir los nuevos artículos del blog en tu correo cuando se publiquen?

La comunidad indígena australiana protesta por una viñeta que considera racista

Bill Leak

Policía: debes sentarte y hablar con tu hijo sobre la responsabilidad personal
Padre: sí, muy bien ¿Cómo se llama entonces?

El jueves 4 de agosto se publicó esta viñeta de Bill Leak (1956) – (Bio) en el diario australiano The Australian (también conocido popularmente como The OZ), propiedad de News Corporation (Rupert Murdoch)

La escena presenta a un padre, con una lata de cerveza en la mano, que es incapaz de recordar el nombre de su hijo, que le es entregado por un policía.

Y se montó el follón en Australia. Y es que si hay algo cierto, como afirma hoy el dibujante inglés, Michael Heath (1936) es que:

  “Ahora es peligroso ser divertido, porque la gente se ofende muy rápido”.

Aunque quizá el problema sea definir lo que es divertido, cuando y para quien. Al final todo se reduce a lo de siempre, el eterno enfrentamiento entre la supuesta intencionalidad de los mensajes, el tono y sus interpretaciones.

Entre muchas otras críticas a la viñeta de personas de distintos gremios , apareció la de Nigel Scullion, Ministro de Asuntos Indígenas, que la tachó como “particularmente de mal gusto” al publicarse el mismo día de la celebración del día Nacional del Aborigen y de los niños isleños de Torres (Día del niño)

En un comunicado también la describió como racista.

“A pesar de que los dibujantes australianos tienen una rica tradición de sátira irreverente, no hay absolutamente ningún motivo para representar los estereotipos racistas”.

El senador liberal de South Australia, Cory Bernardi respondió a los comentarios de Scullion en unas declaraciones a ABC, diciendo que

“hay demasiados Je suis Charlie hipócritas”.

En referencia a los millones de tweets publicados después del ataque a la revista Charlie Hebdo en enero de 2015.

El mismo día, Malcolm Roberts dijo que la sección 18C en la Ley de discriminación racial estaba bloqueando la libertad de expresión.

Tampoco se andó por las ramas el NSWALC en su comunicado, que calificó la viñeta de repugnante (fea), insultante y racista y que denigra a los aborígenes.

Y termina sentenciando que “es el momento de que los gestores de The Australian acepten la responsabilidad personal por el daño que han causado hoy a la población aborigen”.

Racist cartoon causes hurt and humiliation

The NSW Aboriginal Land Council (NSWALC) will lodge a complaint to the Australian Press Council urging action against a racist cartoon in today’s edition of The Australian.

NSW Aboriginal Land Council Chair Roy Ah-See said Bill Leak’s cartoon – based on the Royal Commission into the shocking mistreatment of children in the Northern Territory juvenile justice system – insulted and denigrated Aboriginal people.

“Sadly, racism and discrimination is a fact of life for Aboriginal people who have lived on and cared for this country for more than 60,000 years.

“The hurt and humiliation that victims of racism experience is real and has a terrible toll on the health and well-being of Aboriginal people.

“The Land Rights network in New South Wales works hard to ensure Aboriginal people are proud of their identity and culture.

“Bill Leak’s cartoon is ugly, insulting and it is embarrassing for Australia’s national newspaper to publish it.

“It is time the decision-makers at The Australian accept personal responsibility for the hurt they have caused Aboriginal people today.”

 

La ONG australiana  SNAICC  (National Voice for our Children) también se posicionó en un comunicado en el que asegura que:

“La viñeta publicada hoy en The Australian, uno de los periódicos más grande del país, es asquerosa, irrespetuosa e hiriente.

Los que han participado en la publicación de esta viñeta claramente racista  deberían estar avergonzados y deberían emitir una disculpa pública a todos los australianos”.

 

Las críticas arreciaron hasta el punto de que padres empezaron a publicar fotos con sus hijos en Twitter como respuesta a la viñeta de Bill Leaks bajo el hashtag #IndigenousDads.

La tarde del jueves 4 de agosto, el diario defendió el trabajo del dibujante en una declaración de su editor-jefe, Paul Whittaker, en la que dicen sentirse orgullosos de su importante contribución al debate nacional sobre las cuestiones cruciales en materia indígena y considera que la viñeta obliga a examinar esas cuestiones fundamentales.

El viernes 5  de agosto, el autor envió al diario una versión de la polémica viñeta donde era el dibujante el que sustituía al niño y era entregado para ser castigado a alguien armado con un bate y una cuerda vistiendo una camiseta con el logo de Twitter.Bill Leak

Policía: este tío ha estado diciendo la verdad y piensa que es divertido

Hombre con palo: déjenmelo a mi...

Por esta imagen, The Australian y el dibujante fueron advertidos de una posible  investigación por la Comisión de Derechos Humanos por incumplimiento de la sección 18C de la Ley de discriminación racial. El caso fue cerrado en noviembre de 2016 sin investigación.

El dibujante se defendió de las acusaciones de racismo describiendo a sus críticos como “propagadores de rabietas” a los que llamó “santurrones de Twitter“. (Pendiente traducción más exacta)

Dijo que la “epidemia” de “rabia sin control” a través de las redes sociales en Australia, estaba haciendo que sea imposible tener cualquier “debate inteligente” sobre cuestiones sociales graves, tales como la “creciente violencia, el abuso y abandono de niños en comunidades indígenas remotas” .

Sin embargo, algunos dibujantes se han posicionado sin reservas contra Bill Leak y han entrado en el juego respondiendo con sus viñetas.

ilya-milstein

Viñeta de Ilya Milstein 

El 19 de septiembre de 2016,  Survival International, organización que defiende los derechos de los pueblos indígenas y tribales, incluyó a Bill Leak entre los cuatro nominados a su premio “Racista del año”. Finalmente el premio Racista del año 2016 se lo llevó el presidente de Botsuana.

Bill Leak murió el 10 de marzo de 2017 de un ataque al corazón.

Relacionado: 76 casos en otros países

humor-apuros