Más de dos millones de jóvenes pobres

Más de dos millones de jóvenes pobres

Viñeta del 19/08/2018 en CTXT

Más de dos millones de jóvenes en España se encuentran en situación de pobreza, bueno, casi dos millones en pobreza relativa y otros 600.000 en pobreza severa, son los datos que se desprenden del Informe sobre Pobreza Juvenil en España elaborado por el Consejo de la Juventud de España a partir de datos de 2016 y 2017.

Pero, claro, todo esto es relativo, dicen algunos que se creen a salvo porque eso son cosas de pobres.

Fuente imagen

¿Y cuál es la causa principal a la que los autores atribuyen estas cifras?

Sin sorpresas, al “modelo laboral de precariedad” y cuando no es por esto, es por la desigualdad en genérico o por la mezcla de esto y otras menudencias a las que ya estamos acostumbrados.

Intento ser optimista, o al menos ir insuflándome algunas dosis de positivismo realista de vez en cuando, pero no puedo evitar intuir un futuro cada vez más negro mientras se sigue normalizando la precariedad y la explotación como parte de un daño colateral menor de un sistema que, dicen, se autoregula y que no se puede tocar porque eso es de radicales y buenistas trasnochados.

 

 



 

Buenistas, malistas y otros postureos

Ahora, la moda pánfila de unos cuantos es apelar al incorrectismo político como solución a todos los males.

Un alarmante aumento de gente joven que se describe como “políticamente incorrecto” como subterfugio suave, y espero que involuntario y temporal, de fascista, machista, racista, homófobo y otros etcéteras. Entre los que se autoetiquetan orgullosos como “políticamente incorrecto” hay una cantidad asombrosa de ceporros retrógrados que no parecen preocupados por la sociedad que estamos construyendo y lo que es peor, la que van a heredar. Ellos, los suyos y a saber cuántas generaciones más.

Si el ciclo toma el camino habitual del bucle con auto-reverse, pronto conseguirán que lo políticamente correcto sea considerado una conducta antisistema.

 

 

Eso de los pobres

Viñeta del 17/10/2018 en CTXT

Hay un día Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, se conmemora el 17 de octubre, bueno, hay un día nacional, internacional o mundial para casi cualquier cosa que se pueda imaginar. Ese día se concentran todos los mensajes, actos y cosas y, como mucho, al día siguiente quedan los rescoldos.

La rueda de las chorricias frescas de hoy debe seguir girando a la velocidad que nos gusta, a calzón quitao.

Viñeta de octubre de 2015

 

Eso de los pobres es un tema que aburre, rollos de buenistas, que dirían los neobocachanclas. Los pobres afean el paisaje, incomoda estar viendo, leyendo y escuchando historias de la vida vacía de los mediocres sin dinero. No tienen glamour ninguno.

Algo habrán hecho mal, o todo. Además, desean vivir entre lamentos, fomentando y deseando su fracaso, como alguien estimó oportuno que los niños aprendieran en el colegio.

 

En el mundo, a día de hoy, casi 1.000 millones de personas viven con menos de 1,25 dólares al día. Sólo en Yemen, 13 millones de personas pueden sufrir muy pronto la  “peor hambruna en 100 años”.




En España, el 1% de la población acapara la cuarta parte de la riqueza nacional, lo que sitúa a España como el tercer país más desigual de toda la Unión Europea y donde más ha crecido la desigualdad desde 2007. En nuestro país viven 10,2 millones de personas con una renta por debajo del umbral de la pobreza, lo que se traduce en una tasa de pobreza del 22,3%. (Fuente)

12,3 millones de españoles (26,6% de la población) se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social. Según EAPN España, se percibe una leve mejoría en la tasa general pero la pobreza ha aumentado ya que hay colectivos que no perciben dicha mejoría.

Mientras eso sucede y el trabajo se vuelve cada vez más precario, aquí seguimos discutiendo sobre si la subida del SMI va a arrasar el tejido empresarial y va a convertir el país en el peor descampado de Somalia.

Relacionado. La eficacia de las prestaciones para reducir la pobreza en España a la cola de la UE

 

 

Presunto pobre

Presunto pobre

Viñeta del 03/10/2018 en CTXT

Lo contaba El País el pasado 2 de octubre, la Comunidad de Madrid exige saber cuánto ganan los mendigos para descontarlo de sus ayudas. El Gobierno regional pide a los solicitantes de la RMI (Renta Mínima de Inserción) una declaración jurada de sus ingresos en la calle.

El País asegura que, según un documento consultado, con fecha de 20 de agosto, que la Dirección General de Servicios Sociales le da a un mendigo un plazo de 10 días para que cuantifique sus ingresos mensuales.

La Comunidad de Madrid lo niega y asegura que no se habla de la mendicidad, ya que pedir dinero en la calle no es ninguna actividad económica.

Desde la Consejería de Asuntos Sociales matizan que en el decreto de 2014 que fija las condiciones para conceder la RMI -e incluso en la ley anterior a este decreto- se establece que hay que preguntar a los solicitantes si realizan actividades económicas a las que dediquen varias horas al día y por las que obtengan beneficios, tales como la venta de chatarra o la venta ambulante.

Viñeta de 2011

Ahora me quedo con la duda de saber si es una paradoja absurda más del laberinto burocrático y sólo se trató de un error surrealista en el trámite rutinario que debe seguir cualquier persona, sea mendigo o no, y en el que no se pregunta por la situación económica para iniciar la gestión. Aunque también es probable que sea una forma retorcida más de disuadir a los que no tienen nada para que no soliciten las ayudas o para ahorrarse parte de la pasta de las partidas dedicadas a  la RMI.

Intento no creer en la cabronía de la administración cuando de ayudar al más desafavorecido se trata, pero siempre lo han puesto muy difícil. Los que deberían trabajar para atajar la pobreza se salvan de ser apedreados porque la economía sumergida, tolerada por despiste, mantiene ese equilibrio hipócrita que permite que la sociedad no reviente.

 

Ahorrar

Ahorrar

Estoy hasta el cilindrín genital de tanta porquería posmoderna en los medios.

Esta vaina no es nueva, la arrastramos desde aquello de que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades“.

Ya les importa todo un comino. Ahí anda Villalobos diciendo que debemos ahorrar dos eurillos para la pensioncita privada o Mariano pregonando que hay que ahorrar ahora que se ha inventado una recuperación cimentada en la precariedad y la miseria salarial.

Se han crecido ayudados por una avalancha de artículos que han apoyado toda esta mierda renombrando la pobreza y dándole apariencia de algo “chuli”, de nuestro tiempo.

 

El País ha sido uno de los medios que más ha explotado la temática “prepper” dando consejos para ser “feliz” en la miseria hablando del “salario emocional” y toda esa ristra de gilipolleces para ir tirando sin dinero para lo básico como el “nesting”, el “friganismo” o el “job sharing”, etc, que no dejan de ser una normalización cínica de la pobreza, sin apellidos.