Telemarketing

Los teleoperadores parecen querer salir del armario del acoso, pero no terminan de decidirse.

Se cabrean de que nos cabreemos. Se sienten indignados cuando reciben insultos y piden respeto, pero siguen arruinando siestas, bien de interés cultural de este país, con sus contínuas llamadas de spam. Porque se basan en el más puro spam, para camelar a 40 putean a 40 millones.

Lejos de admitir abiertamente sus abusos y persecuciones, por muy obligados que digan estar,  han empezado a expresarse anónimamente en internet como si de sicarios se tratara,  mostrándose casi como víctimas de la sociedad consumista. El miedo al despido y “es lo que nos ordenan” son los argumentos más repetidos, lo de siempre.

Si quieren parecer mejores profesionales personas y de paso hacer algo por dignificar su profesión podrían crear un  Wikileaks con la lista de prácticas mierdosas de esas empresas para las que trabajaron o trabajan y ya puestos que se publicaran las pruebas de sus chanchullos y negocios con nuestros datos personales.

Y luego ponerle remedio.

Escribir con el culo

No me entra en la cabeza, ni en ningún otro sitio.

¿Seré el único tonto del culo al que le llegan correos como este?

Que alguien me diga que no. Por Buda.

Clic para engordar

Doña Cristina de los ojetes, (o quién sea el que escriba desde su empresa de venta de sanaciones y medicamentos varios) , prefiero invertir una hora en escribir una entrada y dibujar una viñeta alusiva que perder un minuto en contestar tu correo.

Créeme, te aseguro que sales ganando.

Y si puedes, deja de escribir correos con el culo.

#19-O, Hable con ellos

181009-troll

Seguro que a estas alturas y con lo rápido que se propagan este tipo de llamamientos ya se habrá enterado todo el mundo que entre las muchas campañas, iniciativas  coletivas y convocatorias solidarias se encuentra la del lunes 19-O.

Este día ha sido elegido por La Fururkusfera  para celebrar “El día del Troll”

Todos los fururkus dedicarán ese día, a jornada completa, a atender a sus trolacos, enscuchándolos, publicando sus comentarios y contestándolos, en definitiva, dándoles todo el cariño posible.

Se merecen este día porque  son los grandes ninguneados durante el restro del año.

Hable con su Troll, quiéralo, aliméntelo y engórdelo hasta que reviente como los peces, ya que tienen el mismo cerebro.

troll1

troll-2