Manual de estilo

manual

Viñeta del domingo 19/03/2017 en CTXT

Los medios siguen despidiendo gente, aunque no siempre sepamos de qué personas se trata o ni nos enteremos por pertenecer a cabeceras pequeñas o medios locales.

Mientras tanto, el gremio sigue debatiendo sobre ese supuesto y eterno “nuevo modelo de negocio” sobre el que todo el mundo divaga, pero nadie conoce. Cuando cae otra ronda de despidos o se prescinde de colaboradores se suele atribuir a la caída de ingresos publicitarios. Así, sin más. Como causa espontánea. Al menos ahora se tiene la excusa de la crisis eterna.

Viñeta de 2015. Relacionado

Mientras tanto, la OJD sigue dando datos de la caída de lectores, sobre todo en la prensa de papel, lectores que se supone deberían estar desviándose a los digitales, aunque no todos terminan de consolidar y asegurar su permanencia.

Y hay algo que sobrevuela casi todos los discursos. Se suele culpar de una forma u otra al lector. Se pelea contra los bloqueadores de publicidad e incluso se asegura que el contenido basura es consecuencia directa de lo que el lector demanda. Es su forma subliminal de admitir que han perdido las riendas.

Y eso lo certifica el clic, siempre el clic.

Listas chorra, galerías de culos, recetas de cocina, virales que son virales porque alguien dice que son virales,  memes machacados y todo tipo de clickbait perruno, es lo que queremos leer, sentencian algunos. Y las estadísticas como excusa. Así, con el dinero que da la porquería se puede pagar el “verdadero periodismo”. Que sí, que es muy caro.

Y ahí se cierra el círculo.

Se extiende la idea de que como el personal se resiste a pagar por el contenido que considera interesante y útil (informativamente hablando o no) se entrega alegre a los papelillos de fumar y a las irrelevancias efímeras del clic rapidito.

Hace unos días leía algo que se titulaba “El problema del periodismo, resumido en la respuesta de un periódico a una lectora“. El título ya era una sentencia con cebo para el clic porque el argumento estrella para publicar eso era que una respuesta en Twitter había conseguido  3.000 retuits en cuatro días.

Todos esos contenidos virales no se escriben para la gente. No es lo que la gente quiere leer. Es lo que ya ha leído. Al menos una gran parte. Y para cuando lo lea la otra ya será viejo y habrá que publicar rápido otra chorrada más fresca. El clic, además de ser un cabrón caprichoso, tiene una vida muy corta.

Así, la cadena se va haciendo cada vez más gorda y pidiendo más velocidad. Y la esclavitud del clic se endurece.

Otras preguntas que nadie sabe contestar son ¿hasta  dónde?, ¿hasta cuándo?

Pocos plantan el pie en la pared para confesar sin rodeos que han dejado de hacer periodismo para salvar los trastos y que se han entregado al ocio y el entretenimiento convirtiendo cualquier estupidez en un engendro presentado con apariencia de información. Que además sale muy barato, no se necesita mucho personal y se escibe fácil y rápido.

Eso podría parecer un indicador de que esos contenidos de “ocio y entretenimiento” están generando trabajo y pasta por un tubo, pero tampoco.

Panorama desalentador

Regular terminó 2016 y mal empezó 2017.

Hace unos días leía que La Vanguardia había prescindido de algunos de sus dibujantes. Entre los afectados aparecían nombres como Miguel Gallardo o Joma que hacía muchos años que colaboraban en el diario. Sus colaboraciones habituales pasarán a ser esporádicas, dependiendo de las necesidades del periódico.

Perdiendo clientes

En julio de 2016 perdí uno de mis tres clientes. La publicidad no estaba chutando y me tuve que ir cantando bajito.

Allí se publicaron 359 viñetas. Han sido casi siete años y medio de colaboración semanal. Empecé a dibujar el 08 agosto 2009.  Esta fue la última.

Para rizar el puto rizo, hoy he sabido que a finales de marzo termina mi colaboración en Gurusblog, otro de esos tres clientes, tras cuatro años justos y más de 200 viñetas con periodicidad semanal. Empecé a enviar cuadrulos el 3 de abril de 2013.

Estos dos sitios han sido muy valientes apostando por pagar y publicar viñetas. Se agradece porque se trata de blogs que no tiene detrás subvenciones, ayudas, favores ni inversores de postín.

Será difícil, espero que no imposible, encontrar remiendo para el preocupante bujero en el bolsillo y en el ánimo que tengo hoy. Habrá que seguir metiéndole caña a la cosa, a ver si levanta.

Si no se tuerce nada, seguiré dibujando para CTXT, miércoles, sábado y domingo. Por cierto, están haciendo un llamamiento a sus lectores para que arrimen lo que puedan y sean cómplices de su supervivencia.

 

ban-ebooks

Puñaladas

puñaladas

Viñeta del sábado 3 de diciembre en CTXT

Nada más insufrible que la idolatría a periodistas. Y esos periodistas encantados de ser idolatrados, claro. En un tiempo de indignación y albotoro diario con noticias de hoy que caducan hoy mismo, asistimos a un espectáculo de entretenimiendo incrustado en el periodismo en el que se hace cada vez más complicado reivindicar el pensamiento crítico.

Aunque las primeras noticias sobre el asunto de la enfermedad de Nadia aparecen en 2008, hay bastantes referencias en años posteriores sobre distintas campañas y acciones organizadas por sus padres. Muchas de ellas con famosos de por medio.

Para mí, lo interesante es recordar la cronología de esta historia que en apenas una semana ha dado un vuelco dejando no pocas lecciones, toneladas de noticias basadas sólo en emociones y opiniones y alguna que otra puñalada entre periodistas y medios.

punto-rojo 26 de noviembre. El Mundo publica un reportaje de Pedro Simón titulado “Cuando no hay nada para Nadia” en el que se cuenta el caso de la enfermedad de la niña y añade al final un número de cuenta para ayudar a la familia a costear su tratamiento. (Copia en Archive)

 

punto-rojo 26/27 de noviembre. Varios famosos rebotan la historia en internet, entre los que se encuentan artistas y periodistas como Jordi Évole y Ana Pastor. Como es habitual,  muchas otras personas la amplifican en redes sociales. A día de hoy, alguno de esos famosos como Alejandro Sanz, con 15 millones de seguidores, sigue sin enterarse. (Capturas: 1 y 2)

 

punto-rojo 27 de noviembre. El periodista Josu Mezo publica una nota en su blog “Malaprensa” bajo el título “Mal periodismo por una buena causa” en la que cuestiona partes de la historia y también su tratamiento.

 

punto-rojo 27/28 de noviembre. Pese a que las críticas siguen creciendo y algún periodista  duda de algunos datos, La Sexta, Telecinco, Antena 3 y otros medios continúan difundiendo la historia y extendiendo la campaña de recaudación de donaciones.

 

punto-rojo 29 de noviembre. punyalLlega la primera puñalada al viento. Pedro Simón, autor del reportaje en El Mundo se enroca y habla de “revisionismo tuitero” en una airada respuesta que titula “Olor a cadáver” como réplica a las críticas de los que dudan de la veracidad del  relato de los padres de Nadia.

El quehacer del viejo oficio, las cuatro o cinco normas eternas de la profesión, los códigos sagrados del tinglado; todo, digo, está siendo pasado por la parrilla del revisionismo tuitero. Como si fuera una venganza ancestral y ya hubiese llegado la hora de ponernos en nuestro sitio. Que debe de ser la calle.

 

punto-rojo 29 de noviembre. El mismo día El Mundo publica, también firmado por Pedro Simón, un artículo llamado  “Nadia será operada gracias a un alud de ayuda anónima” en el que se lee: “En sólo tres días, se han recaudado 142.381 euros para una operación que permitirá a esta niña, enferma de tricotiodistrofia, sobrevivir“.

 

punto-rojo 30 de noviembre. Ángela Bernardo firma en Hipertextual  “El ‘cuento chino’ de Nadia Nerea, una niña enferma estafada en busca de una cura” desmontando gran parte de la historia de los padres de Nadia.

 

punto-rojo 2 de diciembre. El País publica “La falsa cura de Nadia, la niña que conmovió a media España” de Manuel Ansede y Elena Sevillano donde demuestran más agujeros en la historia.

 

punto-rojo 3 de diciembre. Pedro Simón pide disculpas en “Disculpas y gracias“, aunque tampoco deja pasar la oportunidad para señalar a otros medios en otra ración de puñaladas con reparto de culpas.punyal

Yo decidí contar su historia al igual que -antes o después- lo hicieron todas las televisiones nacionales, la inmensa mayoría de los periódicos -incluidos los que ahora cuestionan la totalidad del relato-, las webs de información general y hasta varios medios de titularidad extranjera, entre ellos la BBC.

Ese mismo día, el padre de Nadia afirma que devolverá las donaciones a aquellas personas que las reclamen.

 

punto-rojo 4 de diciembre El padre de Nadia asegura en Facebook que devolverá todas las donaciones y anuncia una rueda de prensa para dar explicaciones.  (Captura)

Sobre el total de lo recaudado por los padres de Nadia desde 2006 (cuando se le diagnosticó la enfermedad) se ha publicado que han conseguido unos  301.000 euros aunque en otros medios se habla de una cifra cercana al millón y medio de euros.

 

punto-rojo 5 de diciembre. Fernando Blanco confiesa en Espejo Público que ha exagerado la historia:

“He llegado a mentir a mi mujer cuando llevaba a mi hija a curanderos y no a Houston”.

 

punto-rojo 5 de diciembre. El juez inmoviliza las cuentas del padre de Nadia.
El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) explica en un comunicado que el juez también ha solicitado que se aporte “toda la información médica sobre la salud de la pequeña” para que sea examinada por un forense.

 

punto-rojo 7 de diciembre. Han pasado 11 días y El Mundo en un editorial titulado: “Un grave error periodístico que no se debería repetir” admite que no se contrastó la versión de Fernando Blanco.

Y aunque arranca bien, asumiendo la responsabilidad del error y aceptando las críticas, también deja alguna puñalada para “otros”, pero sin querer.punyal

Estamos orgullosos del periodismo que representamos y nadie nos puede reprochar mala voluntad o una conducta deshonesta porque nunca hemos publicado una noticia a sabiendas de que es falsa. Otros sí lo han hecho, pero no queremos dar lecciones de moral a nadie.

 

punto-rojo7 de diciembre. Los padres de Nadia son detenidos.

La madre de Nadia, Marga Grau, queda en libertad con cargos de madrugada tras prestar declaración ante los Mossos d’Esquadra que, esa noche, practicaron un registro en el domicilio familiar por orden judicial. El juez del caso ordena retirar el pasaporte a la niña

El padre, Fernando Blanco, sigue detenido acusado de un delito de estafa en las donaciones recaudadas.

 

punto-rojo9 de diciembre. El juez envía a prisión sin fianza al padre de Nadia y suspende la patria potestad sobre la niña. Los padres se podrían haberse gastado dos terceras partes del dinero recaudado (unos 600.000 euros) para su uso y disfrute particular.

 

eBooks

ban-ebooks

Periodismo sumiso

periodismo

Viñeta del 19/11/16 en CTXT

Adolfo Suárez afirmó en una entrevista a Victoria Prego en 1995 que no hubo referéndum monarquía o república porque: “hacíamos encuestas y perdíamos“.

Y la periodista inició enseguida su campaña particular para quitarle hierro al asunto. Enlaces (1) (2) (3) (4) . Campaña a la que pronto se sumarían algunos otros.

prego

Ahora se entiende mejor, para Victoria Prego, todo se trata de una obviedad hipotética. Según Prego, el referéndum sólo existió en la mente de Suárez, que es lo mismo que decir que Adolfo Suárez mintió.

Poco después diría a lainformacion “Antena 3 despreció mi entrevista con Adolfo Suárez hace 21 años; me alegro que ahora la emita”

Pedro García Cuartango, director de El Mundo, corrió a escribir un artículo de opinión que tituló “El revisionismo en las redes” (las redes en abstracto siempre son culpables de cosas) negando la confesión de Suárez en el que hace su particular revisionismo:

Pues bien, y dicho con todo respeto, las palabras de Suárez fueron pronunciadas cuando la enfermedad ya había hecho estragos en su cabeza. Lo que dice ni se ajusta a la verdad ni al sentido común. Pero es enteramente disculpable porque, como se aprecia en las imágenes, el ex presidente ya estaba muy afectado por el deterioro mental que le produjo el mal neurodegenerativo que padeció hasta su muerte.

Sin embargo, en 2005, su hijo, Adolfo Suárez Illana dijo en una entrevista en el programa “Las cerezas” de TVE que los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer se presentaron en 2003,  al final de la campaña. (Minuto 6:29)

Otros contertulios gritones, habituales en esos debates semanales de entretenimiento,  terminarían repitiendo como loros el argumento de que Adolfo Suárez ya estaba enfermo.

También era de esperar que Victoria Prego se agarrara al off the record , así terminó  cerrando el asunto en El Independiente:

Y un apunte final: si Antena 3 hubiera querido en su día emitir la entrevista con Adolfo Suárez, yo habría eliminado el corte en el que me hace esa confesión. Y no por su contenido, que habla de una obviedad, sino porque se tapa el micrófono con la mano, lo cual evidencia que esa declaración no deseaba compartirla con los espectadores. Off the record, se llamaba esa figura cuando era respetada. Y yo era, y sigo siendo, de la antigua escuela.

Era una obviedad, pero era recomendable negarla durante más de dos décadas. Para poder seguir negándola otras dos.

Para los periodistas complacientes es normal seguir religiosamente las reglas no escritas del “off the record” aunque esto suponga blanquear, moldear o directamente esconder supuestas verdades confesadas en ese acto de complicidad mal entendido.

Pregos, Urbanos, Peñafieles, Ansones y otros informadores sumisos de pasillo son los  últimos vestigios (aunque tienen buenos relevos) de esos voceros siempre al servicio del poder. Se agarran a algo tan añejo como ambiguo de “la vieja escuela” para seguir practicando de amplificadores de propaganda y guardianes de cualquier versión oficial.

Y están encantados de conocerse, muy cómodos en su papel de alcahuetos reprimidos por mandato, porque gracias a ese compadreo de curillas de confesionario terminan siendo protagonistas por encima de los protagonistas. Elevan sus egos por encima de la información para hacer giras de entrevistas y escribir libros soltando píldoras de sus secretos inconfesables con los que van haciendo caja.

A lo que hacen se le puede llamar de muchas formas, salvo periodismo.