Cuellos razonables

No es la primera vez que pasa ni  la última, sobretodo cuando se hacen muchas viñetas.  El compañero Malagón en su viñeta de hoy en lainformacion sobre la subida del I.V.A  va directo al cuello:

La mía del jueves disparaba en la misma dirección aunque guiñando un poco a la paradoja de estrenar subida del I.V.A el mismo día del inicio de las rebajas.

Es inevitable, en muchas ocasiones las viñetas están hechas horas/días antes de que se produzca la noticia anunciada e inevitable. No han sido pocas las veces en la que se ha señalado a algún dibujante de “plagio” o de hacer “versiones” demasiado cercanas a una idea ya publicada. El 99% son simples coincidencias a la hora de tratar un mismo asunto tirando de recursos de método.

Por lo general, cuando el rollo pasa de la coincidencia a lo sucio,  siempre sale perdiendo el que no publica en un medio con más visibilidad, aunque haya publicado primero su idea.

En este caso colmillero se coincide en tema y medio. Aunque sin reparos ni dolor, he de admitir que la idea de Malagón es mucho más sintética y más directa a la vena porque muestra la mordida, ya irreversible, que estamos notando desde ayer en nuestra economía doméstica.

De paso se demuestra también que nadie es “genialcomosiempre” a jornada completa, 24/7, toda la vida. Es un privilegio reservado a superhéroes.

Me siento muy cómodo con la periodicidad semanal y la libertad de publicar en mi sitio cuando me salga del furuku, porque sí, publicar  todos los días del año, es un trabajo de machotes valientes, un oficio muy duro.

A algunos puede resultarle más jodido  levantarse a las 5 de la mañana para ir a cargar o descargar camiones, pero nosotros tenemos que inventarnos un camión diferente y original cada vez.

Por cierto, se supone que esto ya está corriendo en el nuevo servidor cortesía de redcoruna.com, a falta de 24 horas de gracia para que finalice la propagación y se asiente el cemento, se puede dar por inaugurado el nuevo hosting.

El proceso de mudanza  ha sido indoloro comparado con migraciones anteriores,  se vuelve a demostrar que el verdadero valor de un servicio de alojamiento es el soporte humano, el resto son sólo trastos mecánicos que cualquiera puede comprar o alquilar.