Mentiras sin fecha de caducidad

Hoy se han vuelto a producir ese efecto tan curioso como ridículo y que salpica a un gremio entero por las malas prácticas de algunos.

Esta vez ha sido la supuesta intención de Marruecos de reclamar la mitad de los ingresos que genera la Alhambra de Granada.

Noticia falsa.

Clic para ampliar

Alguien se inventa un titular (05 de agosto) ya no importa quién, se empieza a perder la  pista del que lo volvió a soltar para retomarlo (10 de agosto) ,  en unos minutos salta de medio en medio, algunos titularon entre interrogaciones, pero muchos otros, como El Mundo, se lo tragó entero y rectifica eliminando todo rastro de su error pero cierra sin claudicar defendiendo argumentos por “sospechas”:

Hay personajes con páginas a las que sólo ellos llaman “diario digital”, acostumbrados a cocinar titulares ficticios de esos de azuzar, expertos en  la propagación del odio que se arriman enseguida a la fiesta.

Este jalear a homófobos y/o xenófobos funciona muy bien, porque cuela por partida doble, por un lado los lectores ultras de tecla fácil que lo amplifican en la red sin cuestionarse nada, por otro el eco de otros medios que lo encajan sin hacer comprobación alguna. A ambos colectivos les importa un rábano si es cierto o no, en la mayoría de ocasiones se comportan como si quisieran creerlo.

 

La historia siempre tiene el mismo final, alguien demuestra que era un bulo,  pero incluso cuando se desmiente siguen  manteniendo que “podría haber sido”.

Algunos ni rectifican y  quedará toda una legión de bobos  que rescatarán eternamente   esta mentira  en sus discusiones de foro y bar dándola por cierta.

Ejercicio de diplomacia

Unos  tanto y otros tan poco.

La “tranquilidad” con la que está llevando el gobierno el embolado en el Aaiún me hace recordar a ese que dicen que es tan buen embajador, diplomático y mediador.

Juanca, que para más suerte se lleva muy bien con el sexto Mohamed, podría llevarse su campechanía de viaje por el Sáhara y mediar para que al menos llegara la información más clara, esa misma que secuestra Marruecos y que le falta a Trini para poder salir de sus dudas existenciales. Sería una buena ocasión para amortizar un poco el gasto real que nos supone este relaciones públicas de uniforme.

El borbonazo,  de paso, podría justificar el modesto sueldo que recibe y también se acabaría ese rumor convertido en chiste popular de que sólo trabajó una vez, y apenas unos minutillos, durante el golpe del 23F.

Mientras millones de expertos de andar por casa en asuntos exteriores y conflictos internacionales  discuten y politizan sus fobias , otros organizan acciones para pedir al parlamento europeo que se muevan para el cese de la violencia contra el pueblo saharahui:

http://sahararights.net/