SITCOM, un corto documental que no tiene ninguna gracia

Algo como esto es lo que nos hubiera gustado poder hacer a algunos de los currantes de la delegación de LOCALIA en Antequera (Málaga) cuando nos dejaron en la calle en enero de 2006.

Cortometraje Documental
Formato: HDV
Duración: 9’45”
Realización: Daniel Martín Novel
Localización: Antigua sede de LOCALIA TV en Málaga
Protagonistas: Plantilla de LOCALIA TV Málaga.
Sinopsis:
El 13 de Noviembre de 2008, el consejo de administración de PRETESA, sociedad propiedad del grupo PRISA, comunicó, mediante una breve nota de prensa a la CNMV, el cese de la actividad de LOCALIA TV. Cerca de 300 trabajadores de casi 100 sedes, repartidas por toda España,
fueron despedidos. Dicha nota de prensa se filtró a los medios; los trabajadores de LOCALIA recibieron la noticia a través de un comunicado de la agencia EFE.
Un día después, el director del grupo PRISA en Málaga, comunicaba la noticia a sus trabajadores.

Otras opiniones aquí:

Localia, la empresa opaca que se apaga

Los fantasmas de la tele

Localia, la tele de la empresa opaca se apaga

Por mucho que busque no encontrará humor en esta entrada.

Pretesa, empresa propiedad del grupo Prisa ha decidido cerrar Localia y lo ha hecho a su estilo, sin transparencia, descargando pulgas y recurriendo a argumentos previsibles y otros añadidos de relleno y despiste.

Esta empresa tiene unas patrones de comportamiento para mí muy conocidos:

-No se caracteriza por haber cerrado ninguna de sus empresas admitiendo error alguno,  los responsables siempre fueron otros.

-Otra tradición de la potente es cerrar delegaciones de Localia y despedir a sus empleados sin contemplar reubicaciones.

-Curiosamente Pretesa ha comunicado, cerrado y/o despedido trabajadores de sus Localias siempre en navidad, llegando a hacerlo durante años consecutivos.

Hasta llegaron navidades en las que si nadie te convocaba/invitaba a la cena de empresa de navidad  no había nada que preguntar, ya estabas matemáticamente despedido.

Pero a PRISA no hay que inyectarle fondos, los miles de millones que gastaron desde finales de aquellos 90 de locura expansiva en equipos, alquiler de locales y compra de derechos varios (las nóminas de los trabajadores no estaban precisamente en el capítulo de “gastos” escandalosos) fueron una inversión segura para balancear y construir pérdidas muy presupuestadas que resultan muy rentables en acumulación de  valiosos activos a vender.

En un tiempo por determinar, le colocarán su red de teles locales, que “mancha” la tarta del espectro radioeléctrico  español de pirulos, a cualquiera con billetes e ínfulas de emisión nacional y volverán a pegar el pelotazo.

En Localia pierden los de siempre, los currantes, muchos de ellos se han enterado de la noticia del cierre por otros medios, antes que por la boca de los gestores del “suyo”. Paradoja del informador.

Esto no quita que otros muchos ya estuvieran con el pie puesto en la parrilla de salida más que convencidos y resignados de que era inminente que Madrid dejaría de enviar escaletas.

Aunque algunos rumores apuntaron a que iban a mantener sus delegaciones de Sevilla o Granada para emitir para Andalucía lo creo poco probable. De Madrid sale el grueso de la programación y emisiones

No hay nada de lo que alegrarse, los prepotentes de los números,  los balances triunfales y los lustrosos zapatos de plataforma digital no han perdido nada y los trabajadores se  tendrán que enfrentar a un mercado laboral que tiene al gremio cada día más tiroteado.

No hay sonrisa posible.

Se muy bien lo que sienten hoy los compañeros de Localia y lo que tardarán en olvidar ese día que tuvieron que colgar la chaqueta.

Los fantasmas de la tele

tele-fantasma.jpg

Los amigos y compañeros conocen esta historia pero como he hecho referencia a ella en varias ocasiones he pensado que esta noche es buen momento para contarla.

Este post no es de humor aunque como se puede comprobar tiene guasa la cosa.

Trabajé durante una porción de mi vida en una tele, era una tele local por cable que entre los canales que ofrecía por 2.500 pelas al mes incluía el canal “local” o “canalillo” como muchos aún le siguen llamando.

Era un negocio casi familiar, programas hechos en casa sobre decorados hechos a mano, la peli porno de los viernes y la misa de los domingos, un informativo de lunes a viernes, además de semanas santas y ferias en directo, todo en cintas VHS y SVHS.

Los ordenadores eran por aquellos días como mucho para escribir salvo puntuales incursiones al animator para alguna “virguería”.

Todo un canal con historia, pero una historia que iba llevando poco a poco a la empresa a la ruina.

Así apareció en nuestras vidas el coloso de los medios, la tele fue comprada con todo lo que había dentro (creo que pensaron que las personas contenidas en ela también eran bienes inmuebles) por Pretesa, empresa del grupo PRISA que entre otras posee la marca comercial Localia.

Pretesa hizo obras en el local y una inversión gorda en medios técnicos, todo muy ilusionante, por fin “el canalillo” empezaba a salir por ondas con un nuevo y profesional formato.

Hay mil anécdotas y batallitas para recordar pero no puedo olvidar una frase pronunciada por alguien de esta nueva empresa que nos entrevistó uno por uno:

“Para Localia, lo importante son las personas”

El resultado de esta declaración de intenciones fueron dos andanadas de despidos que acabaron literalmente con toda la plantilla. Los primeros fueron un supuesto recorte, aunque nunca definieron el motivo, pero admitieron de entrada que eran improcedentes.

La segunda oleada de despidos fue “por causas objetivas“, el objetivo era cepillarse a los que quedaban, el motivo era lo de menos, curiosamente los despidos se producían siempre en navidad, el amigo Polanco, que necesitaba dinero para los turrones, jamás supo la cara que se le quedó aquellas dos navidades a los despedidos ni a sus familias y amigos.

En ambos casos se negaron a reubicar a nadie en el mogollón de empresas que tiene el grupo y de eso se encargó el Sr. Pinguino que vino a ventilarse al personal con la arrogancia que da el poderío del grupo. Al cabo no era más que un simple emisario con un guión aprendido de memoria y extraído del libro de estilo de robocop.

Entre las empresas que tenían acciones en esta empresa se encuentra el Ayuntamiento de mi ciudad que por aquellos días tenía el 7% de participación de la misma, creo que el mismo porcentaje que mantiene a día de hoy.

La mayoría de medios locales ni llamaron al representante de los trabajadores ni al de la empresa para conocer su opinión o posición, cuando se cerró simplemente publicaron un breve de que se chapaba.

El pleno del ayuntamiento a una pregunta de la oposición sobre el cierre del canal obtuvo una curiosa respuesta del alcalde:

Millán informó que para que nuestras noticias no se perdieran, hay un compromiso de promover un informativo provincial todos los días de 19,30 a 20 horas, donde se ofrecerán noticias de nuestra localidad. El Alcalde argumentó que, ante la pérdida de la emisora, lo bueno es que nuestra ciudad será foco de informativos que se verán en toda la provincia.

Texto completo de la fuente aquí

No hubo en ese pleno ni una declaración pública de disconformidad con las prácticas empresariales basurientas de Pretesa ni siquiera un gesto de apoyo a los trabajadores despedidos, muchos de ellos fijos indefinidos.

No hubiera estado mal una reprimenda institucional a la destrucción del empleo en la ciudad, todos los grupos de la oposición lo hicieron de una manera u otra, algunos incluso ante las cámaras de la propia cadena.

Lo importante para el portavoz municipal eran una serie de entrevistas a su persona y ese informativo provincial prometido que jamás se hizo como ya vaticiné en su día al alcalde en la “última cena” navideña en la que pude reunirme con los colegas de los medios a compartir mesa con él.

Lo único que recibí por respuesta fue un gesto en su rostro que ya conozcía.

Al poco tiempo la empresa propietaria de Localia que había cerrado sus delegaciones de Antequera, Marbella y Vélez Málaga y despedido a toda su plantilla declarando unas perdidas acumuladas de 360.000 euros (ya había inaugurado CUATRO) vociferaba en sus propios medios esta “noticia”:

Los beneficios de Prisa aumentan un 24,8%
El grupo Prisa cerró 2005 con un beneficio neto de 152,81 millones de euros, un 24,8% más que en el ejercicio anterior. La facturación alcanzó los 1.483 millones de euros, un 9,4% más. El grupo destaca el crecimiento que tuvieron sus ingresos publicitarios, un 12,9%, hasta 521,8 millones, y los productos promocionales, que aumentaron un 30,8%.

Leído en cincodías

Nuestros sueldos no llegaban a los 800€ además todo aquel que haya sido técnico o redactor “pelón” de alguna de estas empresas sabe que no es ningún secreto que las jornadas de trabajo eran horarios dignos de ingresar en las novelas del Sr Guiness y que los únicos con convenio propio eran los trabajadores de Madrid y que no “podía” aplicarse a ninguna otra delegación.

Todo esto sumado a la falta de recursos humanos para elaborar unos contenidos dignos.

El activo más valioso de las empresas deberían ser las personas que trabajan en ellas como afirmó paradojicamente la empresa que justo unos meses después nos trataba como cabezas de ganado.

Pocas movilizaciones se ven en este gremio, nunca he creído que trabajar para una gran empresa con la filosofía de esta sea garantía de estabilidad, el empleo que se está creando es cada vez más débil hay mucha basura que nadie recoge y encima las empresas y los ayuntamientos la perfuman con datos triunfalistas para que no huela.

Se que es una frase cruda y que no recuerdo como he llegado a acuñar pero aquí la dejo:

Maravillosa profesión, mierda de trabajo

Hoy, un año y medio después del cierre de Localia en la ciudad aparece un canal por ondas llamado igual que aquel primitivo canal local por cable gestionado por la misma persona que lo inició.

Bienvenidos al retorno de los “videos comunitarios”