Rompiendo los límites del humor

Viñeta del 03/03/2018 en CTXT

El Supremo ha absuelto (esta feo decirlo, pero lo dije) a Cassandra Vera por sus chistes sobre Carrero Blanco en Twitter después de un largo proceso que nos ha vuelto a meter, otra vez, en el más que agotado debate de los límites del humor.

La sentencia destaca que eran mensajes en clave de humor de “mal gusto” que se limitaban a repetir el recurso humorístico  “muy trillado y agotado”  del coche alcanzando gran atura.

Añade, entre otras cosas, que “no contienen ningún comentario ácido contra la víctima del atentado ni expresan frases o comentarios hirientes, lacerantes o ultrajantes contra su persona o cualquier aspecto concreto de su vida pública o privada”.

Sobre los delitos de enaltecimiento o justificación de actos terroristas para el Supremo, “en el caso enjuiciado no se da ninguna de las circunstancias referidas en los criterios señalados en la jurisprudencia del TC”, dado que Cassandra “ni dio muestras con su conducta de que estaba pretendiendo incitar a la violencia abusando de un ejercicio ilícito de la libertad de expresión, ni provocaba al odio hacia grupos determinados, ni tampoco se valía de mofarse del atentado contra un expresidente del Gobierno ocurrido hace más de cuarenta años con intención de justificarlo o de incitar a nuevos atentados”.

Y es que ya es hora de poner un poco de cordura.

Sentencia completa.

 

Pero todas estas minucias de la libertad de expresión y las sentencias que la protejen no van con la familia de Carrero Blanco, en una carta al director en el diario ABC piden una disculpa.

Quieren que Cassandra pida perdón porque a su criterio este crimen humorístico ha quedado sin castigo. Como tantos otros, soterrados por toda la geografía española.

 

La matraca de los límites del humor

Portada a lápiz y su correspondiente entintontado

Así se titula el próximo eBook de la colección en el que ando liado y que aún no tiene fecha de salida.

Este libro digital lo recibirán en exclusiva los suscriptores de Patreon.

Contendrá una historieta relacionada con el tema, unas reflexiones ligeritas y masticables sobre el debate eterno y cansino de los límites de humor, algunas referencias a los casos de las viñetas que aparecen en la portada y alguna cosita extra.

Unas notas breves con letras y números

El humor es ya un tema recurrente de charlas, debates, coloquios, estudios y ensayos. Y no precisamente por la salud de la normalización de su práctica.

Tener que dar tantas explicaciones sobre el humor a estas alturas, como si todo esto de la fabulación, la ficción y los recursos humorísticos se hubiera inventado ayer, se ha convertido en un ejercicio humorístico en sí mismo por lo absurdo de su finalidad.

Así que, muchos tratados sobre los límites del humor son un homenaje al oxímoron. Este no será muy diferente, pero al menos intentaré no dar brasas teóricas. Tampoco se pedirá perdón por los presuntos chistes que pueda contener.

Puedes asegurarte tu ejemplar suscribiéndote desde 1 dolarsito al mes e ir recibiendo adelantos de su contenido. O esperar impaciente a que salga y que la comezón se apodere de ti.