Juzgado ordena retirar una viñeta de una web

Imagen origen de la demanda.

El Juzgado nº 1 de Arrecife dictó el pasado 25 de noviembre un auto que ordena retirar este fotomontaje de la web elagitador.com

Se trata de una medida cautelar tras la querella interpuesta contra esta página  satírica por el ex fiscal coordinador de Lanzarote, Miguel Pallarés, que denuncia injurias y calumnias.

Los autores de la página han recurrido y allí sigue publicada la viñeta que fue colgada el 18 de enero de 2008.

(Actualización 30 de abril 2013). La viñeta fue retirada en julio 2012   —-Texto que acompañaba a la viñeta. Grabado en octubre de 2011 por Archive  —-  Captura

Como no conozco la actualidad política y social de Lanzarote ni los detalles sobre “la Bufona” que originaron esta parodia  en concreto  no puedo valorar la intención del chiste, aunque se intuye.

Un fotomontaje, bastante tosco,  del cartel de  una peli de los hermanos Marx presenta al demandante, con el apellido transformado de Pallarés a  “Callaré” que parece ser el origen del cabreo y posterior querella.

Todo el lío con más detalles, aquí. Y también aquí.

Lo que sí tengo muy claro es que el humor cuanto más cercano, más local y personalista sea, más peligrosas y molestas suelen resultar las reacciones. Recuerdo los años, muchos, que estuve viñeteando en lo local y admito que finalmente no veía el momento de dejarlo.

No era extraño cruzarse de vez en cuando con algún aludido descontendo que te dejaba caer alguna amenaza velada, aunque por suerte nunca llegaron las palabras al juzgado.

Me he puesto en contacto con los editores de elagitador.com por email para trasladarles algunas preguntas y tratar de conocer cómo está el asunto y sus impresiones sobre la demanda, y aquí están sus respuestas:

Nota: Las respuestas se reproducen tal cual se recibieron:

¿Cuántas personas hacen ElAgitador?, ¿quiénes sois?, ¿cómo es la revista? ¿cómo de distribuye?

El Agitador lo componen un grupo indeterminado de personas, animales y cosas en un número comprendido entre 5 y 25, según la época del año y la inspiración de los colaboradores.

En primavera se nota mucho que la gente está contenta y trabajan mejor. Entre las personas que dirigimos la web se encuentra un ebanista, un policía municipal, un amo de casa, un científico de renombre (Paco Paco) y una mujer de dudosa reputación.

La revista, como es fácil comprobar, es ante todo cutre. Pero está hecho a posta, porque que se metan contigo y encima con tan poca calidad artística jode mucho más que si está bien hecho. Es como decir “me meto contigo pero sin currármelo”, es lo peor. Y se distribuye exclusivamente a través de la página web, ya que sacarla en papel como hicimos al principio costaba una pasta y los escasos patrocinadores que teníamos hasta cambiaron de número de teléfono para esquivarnos.

¿Cuál fue vuestra reacción inicial al recibir la noticia de la petición de retirada de la imagen?

Incredulidad, extrañeza, agradecimiento (no veíamos la hora de quitarla). La verdad es que nos pareció raro que, casi tres años después de colgar la viñeta y cuando ya nadie se acordaba de ella, nos hicieran el favor de volver a recordarla, pero así es la Justicia.

Se lee que habeis recurrido el auto y no habéis retirado la viñeta ¿ en qué se basa vuestro  recurso?

No hemos retirado la viñeta porque aún no nos han comunicado nada directamente a nosotros, y el recurso se basa en que una medida cautelar de este tipo se adopta al comienzo de una causa procesal (¿de ahí lo de cautelar?) para proteger al demandante, pero a estas alturas poco hay que proteger ya.

He leído por ahí comentarios que os descalifican por la forma y tono en que mostrais las sátiras…

¿Habéis recibido alguna otra denuncia anteriormente?

Ninguna. Algunas personas nos descalifican, pero en un 99,9% de los casos se trata de personajes aludidos en alguna viñeta, o bien algún familiar. Como bien dices, trabajar la sátira en lo local es complicado, porque a pocos se les ocurriria pensar en la sensibilidad de los hijos de Aznar o Zapatero si salen en pelotas en El Jueves, pero cuando el exhibicionista es un concejal de un pueblo o un empresario local, la cosa cambia.

En Lanzarote se conoce todo el mundo, y durante muchos años, como en todos los sitios pequeños, era complicado abrir la boca.

En la viñeta censurada tenemos tres buenos ejemplos. El abogado-Groucho, hasta hace unos años, era un prestigioso abogado administrativista. Hoy, gracias a algunos que se atrevieron a señalarlo, es un choricillo imputado en tres causas diferentes por corrupción.

La mujer es la ex alcaldesa de Arrecife, de la que se podría decir poco más o menos lo mismo que del abogado, pero en lo político, pues también está imputada en distintas causas. Y el tercer elemento, el ex Fiscal coordinador de Lanzarote, era otro de esos personajes de los que nadie se atrevía a decir nada.

Desde aquí animamos a todos los pueblos de España con una población superior a 1.000 habitantes (menos ya es arriesgarse mucho) a que tengan una página de humor satírico cutre.

Actualización 27/10/2011 : La juez estima el recurso de la web El Agitador 

 Actualización 30/04/2013:  Condenan a ‘El Agitador’ por calumnias al fiscal Pallarés

 Actualización 03/05/2013: :La sátira puede salir muy cara, caso “El Agitador”

naricesActualización 31 /07/2015 El Tribunal Supremo admite a trámite el recurso de casación presentado por El Agitador por la viñeta “Demolition man”

naricesActualización 09/10/2016El Supremo ratifica la sentencia que condena a El Agitador a pagar 3.000 euros por un fotomontaje

Relacionado: 76 casos en otros países

humor-apuros

Salirdeinternet, que quiera reputación digital, que la gane

Me encontraba desparramado en el sillón leyendo la revista QUO de noviembre cuando en sus últimas páginas encontré un artículo sobre internet titulado “El buen ladrón” firmado por Irene Sánchez.

En su texto comenta el  servicio de Suicide Machine, que en su día causó sensación, y que  permite darle matarile de una tacada a todas tus cuentas en redes sociales como Facebook, Twitter, Linkedin o MySpace.

Pero lo que  más me llamó la atención fue una reseña añadida bajo el título “Con “derecho al olvido” promocionando un servicio web que promete borrar enlaces con malas opiniones sobre empresarios, empresas o particulares.

El sitio en cuestión es salirdeinternet.com,  hecho con WordPress aunque no le devuelve ni un triste crédito,  asegura que eliminan enlaces en el BOE, o malas opiniones que puedan encontrarse en Google, foros, blogs así como borrar fotos molestas.

Si bien nunca me han parecido muy “amigables” las prácticas de este tipo de empresas que prometen “limpiar” tu reputación digital, entiendo que es un negocio como cualquier otro. Lo que no sé es si las reseñas y apariciones en prensa (captura) son publireportajes, tienen toda la pinta,  o que los medios siguen picando con esto de la reputación digital y les interesa mostrar internet como una gran jaula de cabrones anónimos contra los que hay que estar alerta permanentemente.

Ya saben, las primeras noticias sobre internet que se vieron en la tele contaban que podían encontrarse los planos para fabricar una bomba atómica con sólo tres clics.

Opiniones personales  y problemas sobre privacidad aparte no pude evitar detenerme en la definición de injuria que  salirdeinternet.com muestra en su página:

La imagen de una empresa en Internet es muy importante, y debe saber que no está obligado a soportar los comentarios que la lesionen.

SalirdeInternet se ha especializado en proteger la imagen de empresas, sociedades, productos y servicios en Internet, eliminando cualquier comentario que pudiera englobarse en las siguientes categorías:

  • – Injurias: comentarios que, sean ciertos o no, lesionan la dignidad de su empresa o negocio, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Comentarios, sean ciertos o no

Recurriendo a la definición de injuria según la RAE empiezo a pensar en la intencionalidad comercial de la empresa de limpieza a la hora de explicar qué es la injuria.

Lo que parece dar a entender es que si una empresa considera que la opinión vertida sobre sus servicios o productos, aún teniendo razón, le resulta molesta, tiene un nuevo privilegio de pago para eliminarla.

Intentar hacer desaparecer una opinión personal, aunque esté fundamentada, argumentada y razonada, provocará un choque frontal e inevitable  contra el artículo 20 de nuestra Constitución. Todo lo demás son acrobacias legales  para colocar un servicio.

Desde el intento de retirada de “las planchas” de la revista El Jueves  por parte del juez Del Olmo pasando por la marea de críticas abiertas y desencajadas a la SGAE o los cientos de cese y desista enviados por la legión de abogados de Ramoncín ya deberían  saber, que en la red nunca se puede secuestrar del todo una opinión y que Bárbara siempre se encargará  de hacer el resto del trabajo.

Y sobretodo, que para los verdaderos delitos  tenemos organismos oficiales dedicados a combatirlos y que ya pagamos con nuestros impuestos.

El observatorio en casa

080309-observatorio-internet1

Los medios que andan tan de capa caída y que tanto insisten en querer refundarse, siguen tragando con todo lo que las agencias les van colocando.

Como durante el fin de semana parece que cualquier bobada  es publicable vuelven a difundir una nota enviada por el observador de internet .

Ese que observa la carpeta de spam de su correo y hace un estudio , el del observatorio en casa.

El diario ABC digital publica esta cosa bajo la sección de “Noticias de Ciencia y Sociedad” :

abc

¿Aumenta?

¿Aumenta con respecto al dato de qué año, trimestre o mes?

¿Analizado, estudiado, auditado o confirmado por quién?

El observador que se inventó un nombre rimbombante para colocar sus opiniones personales y darles apariencia de dato oficial y oficioso alerta del aumento de  injurias.

La alarma es lo primero y más importante para tener un titular atractivo y que de miedo.

El observador, sabedor de que algunos medios tradicionales gustan  de criminalizar  internet propaga estudios sin apoyo de dato alguno y noticias inventadas basadas en su opinión  que con un objetivo más que evidente, llamar la atención de nuevos clientes a su atracción de feria.

Resulta cachondo que en la nota se puede leer que el observador doméstico dice que:

-Algunos famosos están contratando servicios de “lavado de reputación en internet” y que este fenómeno crece en épocas de crisis económica.

¿Qué tiene que ver la crisis con todo esto?

¡Ah! que está de moda, qué habil…

Y es cachondo porque bastan dos clics en el enlace que ofrece la nota (cuando por lo general no ponen ni un sólo enlace)  para darse cuenta que no es más que un anuncio en toda regla del “nuevo servicio” del Sr. Canals

servicio

Pero no se vayan todavía que aún hay más, la nota enviada por el experto en casa advierte que estas injurias parten de blogs y “foros personales”

También habla de las redes sociales porque en los tiempos que corren colocar la palabra Facebook vende mucho, porque también está muy de moda y para ponerle la guinda a la paradoja,  los comentarios en la “noticia” que se traga (o no) el diario  ABC contiene comentarios  de trolacos insultones de todas las tendencias, que al menos no los borran como otros medios

Pero Canals no añade a los medios de comunicación como culpables de ese supuesto aumento de las injurias.

Pero es que Canals,  sabe dónde está el negocio.

Así  las cosas, en su web anuncia que en la actualidad trabaja como director (me da que es director de un equipo formado por él sólo) de algo que ha bautizado con el espectacular nombre de  “La Ciudad del Crimen“, una nueva agencia de noticias especializada en el periodismo de investigación (dice), la criminología y sucesos y no repara en gastos para venderse como contertulio  de los mejores circos televisivos del delito y la sangre.

Todo un ejemplo de publicidad descarada maquillada de noticia, uno más.

Eso sí, si Canals hace la limpieza de la reputación digital de manera gratuita le felicitaré públicamente.

Y si algún día al observador en casa se le ocurre hacer algún estudio reparando en  que por cada insulto y acoso  se añaden a la red cada día millones de contenidos  de divulgación de la ciencia,  música,  literatura, pintura, escultura, cómic, etc..  también le dedicaré al menos una línea amable.

Más no merece.