Subida de impuestos

Subida de impuestos

Viñeta del 9/05/2019 en CTXT

Las subida de impuestos afectará principalmente a las rentas más altas y a las grandes empresas, es decir, al 0,5 de los contribuyentes y al 1% de las empresas.

La subida de dos puntos del IRPF será para aquellos que ganen más de 130.000 euros, unas 90.000 personas. Este tramo máximo aumentará en cuatro puntos para los que declaren más de 300.000 euros al año. Poca cosa, oiga. ¿Acaso no se levanta usted diez o quince mil euros al mes?

El pataleo estrella de los que ven esta subida como un cataclismo que va a a empobrecer más aún a los más pobres es que el Gobierno ha escondido esta subida de impuestos en campaña. No es cierto, ya lo anunció en abril del año pasado, así que el siguiente motivo para escandalizarse es el impuesto al diesel y la movida de las autovías, algo que tampoco escondió.

Cada vez que leo esos debates con argumentos cerrados y circulares sobre si subir o bajar impuestos es de izquierdas o de derechas tengo la sensación de que existe gente por ahí a la que le han bajado los impuestos y a mí no me ha tocado nunca la oferta porque no me he enterado.

No sé si es de izquierdas o de derechas, pero los impuestos nunca bajan. Lo que tengo claro es que esos sociópatas económicos que se dicen «liberales» están más a la derecha. Todos esos que imaginan un país como un simple negocio sueñan con un mundo que prescinde de lo público para abrazar lo privado. Que se joda el que no pueda pagarse un médico, los estudios o que un bombero apague un fuego en su barrio. Nada de lujos como ayudas a la dependencia o un abogado de oficio, que cada cual se las arregle como pueda, que el Estado no es papá. Lo importante son los las cifras de beneficios, a la mierda la gente, pero sólo los desfavorecidos, claro.

Los anuncios de bajadas de impuestos sólo sirven para hacer campañas engañosas.

A ninguno de esos los veo escandalizados por las cantidades vergonzosas de pasta que se mueve por paraísos fiscales, ni por la progresiva y normalizada basurización del mercado laboral, ni por la obligatoria condena de cientos de miles de personas a la economía sumergida.

 

Que te den por la cuota

Tengo malas noticias, los impuestos no bajarán, no volveremos a ser jóvenes y la corrupción no desaparecerá nunca. Lamento tener que anunciarles esto así, de sopetón.

Magdalena Valerio, ministra de trabajo, planteó en julio de 2018 un arreglo fiscal para que, entre otras cosas, los autónomos pagaran por sus ingresos reales y lo defendió así:

“No es razonable que un autónomo que tenga unos ingresos de 150 euros al mes tenga que pagar una cuota de 300 euros”.

Todo aquel que ganara menos de lo que paga de cuota iba a tener una rebaja significativa para no soltar más de lo que se ingresara.

 



 

ATA, organización en la que nunca me he considerado representado, incluso propuso algo interesante y pidió en su momento que los autónomos con ingresos inferiores al salario mínimo tuvieran desde el 1 de enero de 2019  una «cotización reducida, de 50 euros al mes».

Era una buena noticia, todo sonaba muy bien y les procuró buenos titulares.

Pero la reforma integral y esos ajustes por tramos de cotización no llegaron, lo que sí llegó fue una subida de casi cuatro euros en agosto de 2018 y otra de regalo de algo más de cuatro eurazos en enero de 2019.

La cuota mínima mensual por la base mínima parriba,tra-trá

Un momento, que la subida viene con una mayor protección social, ya decía yo. Me quedo más tranquilo. Era imposible que nos pegaran un clavo así, sin más. Este es un gobierno de un partido socialista y obrero. No se alegren todavía, todo es sarcasmo.

¿Y lo de los tramos?

Según dijo la ministra a finales de 2018 existe un compromiso:

«…que no va a pasar del año que viene», para equiparar la cotización de los autónomos a sus ingresos reales, aunque ha apuntado que «todavía no se puede decir en qué fecha se va a poner en marcha». «Estamos trabajando para que sea una realidad y el compromiso es que esté para el 1 de enero del año que viene«.

No se alegren tampoco ahora, que no será hasta 2020, pero claro, con las elecciones anticipadas en puertas igual tampoco se acuerdan si vuelven a rascar gobierno.

Pero lo más guapo de todo esto es que esta última subida no incluye ninguna mejora de las apretadas condiciones de acceso al paro. Las coberturas por contingencias profesionales y cese de actividad eran un pago opcional y ahora pasa a ser obligatorio.

Gracias por nada por tercera o cuarta vez, que ya he perdido la cuenta.

 

Nuevo Tribunal Supremo

Viñeta del 28/10/2018 en CTXT

El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, se disculpó por los bandazos que han pegado en el asunto de la sentencia por el pago del impuesto hipotecario y los denomina «problemas de gestión» y dijo que él no había recibido ninguna llamada de ninguna entidad bancaria.

«Esto no lo hemos gestionado bien, sin duda, lamentablemente no lo hemos gestionado bien. Se ha producido una desconfianza indebida en el alto tribunal y no puedo más que sentirlo, sin ninguna duda lo sentimos todos y yo lo que les puedo decir en este momento es que pedimos disculpas a aquellos ciudadanos que se hayan sentido perjudicados en esta deficiente gestión».

A partir de ahí siguió con el «pero» de rigor para echar flores sobre la institución.

Se ha puesto muy de moda disculparse así, al viento, con el socorrido «a todos aquellos», que parece referirse a alguien pero a nadie en concreto, una especie de plantilla del perdón que sirve para cualquier asunto.

El lunes 5 de noviembre el Supremo se reunirá en pleno para decidir quien debe pagar el impuesto de las hipotecas.

En mi ignorancia, supongo que hay tres posibilidades. Que lo paguen los bancos, que se lo sigan comiendo los clientes o una tercera opción, de la que ya se habló, y es que se reparta en un % por definir entre bancos y clientes.

Les invito a apostar.

Todos los que acierten ganarán una hipoteca a ciento cincuenta años con un interés del 5.600%

 

¿Quién pagará los impuestos de las hipotecas?

  • Los clientes (67%, 20 Votos)
  • Los bancos (20%, 6 Votos)
  • Entre bancos y clientes (10%, 3 Votos)
  • El Tribunal Supremo (3%, 1 Votos)

Total Votos: 31

Cargando ... Cargando ...

 

 

 

Presunto pobre

Presunto pobre

Viñeta del 03/10/2018 en CTXT

Lo contaba El País el pasado 2 de octubre, la Comunidad de Madrid exige saber cuánto ganan los mendigos para descontarlo de sus ayudas. El Gobierno regional pide a los solicitantes de la RMI (Renta Mínima de Inserción) una declaración jurada de sus ingresos en la calle.

El País asegura que, según un documento consultado, con fecha de 20 de agosto, que la Dirección General de Servicios Sociales le da a un mendigo un plazo de 10 días para que cuantifique sus ingresos mensuales.

La Comunidad de Madrid lo niega y asegura que no se habla de la mendicidad, ya que pedir dinero en la calle no es ninguna actividad económica.

Desde la Consejería de Asuntos Sociales matizan que en el decreto de 2014 que fija las condiciones para conceder la RMI -e incluso en la ley anterior a este decreto- se establece que hay que preguntar a los solicitantes si realizan actividades económicas a las que dediquen varias horas al día y por las que obtengan beneficios, tales como la venta de chatarra o la venta ambulante.

Viñeta de 2011

Ahora me quedo con la duda de saber si es una paradoja absurda más del laberinto burocrático y sólo se trató de un error surrealista en el trámite rutinario que debe seguir cualquier persona, sea mendigo o no, y en el que no se pregunta por la situación económica para iniciar la gestión. Aunque también es probable que sea una forma retorcida más de disuadir a los que no tienen nada para que no soliciten las ayudas o para ahorrarse parte de la pasta de las partidas dedicadas a  la RMI.

Intento no creer en la cabronía de la administración cuando de ayudar al más desafavorecido se trata, pero siempre lo han puesto muy difícil. Los que deberían trabajar para atajar la pobreza se salvan de ser apedreados porque la economía sumergida, tolerada por despiste, mantiene ese equilibrio hipócrita que permite que la sociedad no reviente.