Ocho dibujantes a las puertas de la cárcel

Andalán, del 13 al 19 de marzo de 1981

Si las quejas, denuncias  y juicios por “ofensas a los sentimientos religiosos” nos parecen hoy algo casi cotidiano, durante los últimos coletazos del franquismo, seguían siendo también habituales. Aquí el relato del último intento, durante el mandato de la última corporación franquista en el Ayuntamiento de Zaragoza, por llevar a ocho dibujantes a la cárcel.

Corría el año 1978. Según las crónicas de la época, un denunciante anónimo consideró que en el nº 3 del fanzine Zeta  había dos chistes que podían constituir un delito contra la libertad religiosa.

Lo cierto es que nunca se conoció la identidad de ese supuesto denunciante. Sin embargo,  Manuel Estradera Vázquez, “Strader” tiene alguna sospecha. (1)

“Nadie sabe cómo llegó a manos de un juez nuestra humilde publicación (…) Aunque, curiosamente uno de los apellidos del juez coincidía con el de un joven fan del grupo y aficionado a los cómics que pululaba, junto a otra media docena de simpatizantes, por el local que utilizábamos como redacción y taller editorial de la revista. Pero bueno, no son sino suposiciones sin fundamento que no van a ninguna parte”.

Los chistes a los que se refería el denunciante desconocido eran un dibujo de la Virgen del Pilar y una foto en la que ocho integrantes de la revista aparecían cenando a modo de anuncio del próximo número de la revista con la frase: «esta no es la última ZETA».

De izq a dcha:El Rizos, Azagra, Luis Royo, Strader, Ricardo Joven, Mastral, Lahuerta y Gregorio.

Es cachondo porque esa sí fue la última, ya que la publicación fue secuestrada y los ocho dibujantes terminaron en el juzgado.

A criterio del denunciante, tanto la ilustración (que no he podido encontrar en mejor calidad) de la Virgen del Pilar como la fotografía eran injurias contra la institución religiosa, al tratarse de una parodia del pasaje evangélico de la última cena.

Actualización 04 de septiembre de 2017, Carlos Azagra ha encontrado y enviado la página en calidad y tamañ0 poderoso para poder verla en detalle.

 

Ilustración de la Virgen del Pilar dibujada por Antonio Soteras, El Rizos.

En octubre de 1979 se celebró el juicio.

La sentencia se ajustó bastante a las peticiones del fiscal,  cuatro meses y un día de arresto mayor y siete años de inhabilitación para las funciones docentes, ocupación de cargo público y derecho a voto.

Semanario Andalán, nº 245, del 23 al 29 de noviembre de 1979

 

Dossier del Colectivo Zeta, varios autores, 32 págs.con contraportada de Carlos Giménez

 Página del Dossier del Colectivo Zeta

Se daba por hecho que serían puestos en libertad condicional, pero contra todo pronóstico se llegó a decretar su ingreso en prisión, muchos medios así lo difundieron con una nota de agencias.

A las puertas de la cárcel

El día de su ingreso en prisión se presentaron siete de los ocho dibujantes condenados, el ausente, Manuel Estradera Vázquez, “Strader”, relata así sus recuerdos de aquellos días:

 

 “No estaba dispuesto a pasar ni ochenta ni ocho días encerrado en una jaula. (…) Esa misma noche partía hacia París”.

“A la mañana siguiente, todos menos uno se presentaron puntualmente en la Audiencia para ser trasladados a la prisión de Torrero”.

“Les acompañaba un numeroso grupo de los asamblearios del día anterior, que se manifestaron pacíficamente en el Coso, frente a la Audiencia. Como yo no estaba presente recurro al relato que aparece en un blog:

«En la puerta de Torrero, prisión de Zaragoza, esperaban para entrar. Fernández Ordóñez, ministro de justicia y diputado por Zaragoza hizo un comunicado exigiendo que los dejaran en libertad inmediatamente.

Eran ocho los dibujantes y solo estaban siete. El octavo había huido a Francia. Tenían que firmar el “enterado” o libertad condicional. Se pusieron en fila y el primero que firmó volvió a ponerse en fila para firmar por el octavo».

Esta última y divertida anécdota me consta que es apócrifa. Sé que alguien justificó mi ausencia alegando que estaba enfermo, y les dijeron que me transmitieran que debía ir a firmar a la mayor brevedad. En cuestión de minutos se ponían en contacto telefónico conmigo, pues algunos sabían que mi primera escala era Angulema y que me pensaba entrevistar con el director del Salon International de la Bande Dessinée, que tenía su oficina en el ayuntamiento de dicha ciudad. Me pusieron al tanto de lo sucedido y me rogaron que volviera para firmar, no fuera a ser que… Bueno. Volví y firmé. Todo sea por contentar a los amigos.

 

La repercusión mediática de este asunto tras las acciones de protesta de algunos ciudadanos y de un coletivo de artistas e intelectuales de la época más las actuaciones de algunos políticos como Fernández Ordóñez, ministro de justicia y diputado por Zaragoza y las gestiones del entonces alcalde de Zaragoza, Ramón Sáinz de Varanda, fueron determinantes para el desenlace de esta historia.

El 16 de marzo de 1981, en una nota de la agencia EFE se leía que, poco antes de su ingreso en prisión, el  juez dejaba en suspenso la sentencia por escarnio durante dos años, para “según el comportamiento que observe en los encausados durante este período, obrar en consecuencia“.

Queda pendiente encontrar y añadir el texto de la sentencia, se dice que era muy divertido.

Andalán, nº 313, del 20 al 26 de marzo de 1981

 

Los tres números de "Colectivo Zeta" (1978), el tercero no llegó a distribuirse.

Tras su secuestro judicial,  la segunda etapa de la revista zaragozana “Zeta” (1979) pasó a llamarse “Bustrófedon y contó con una nutrida plantilla de dibujantes y escritores profesionales como Carlos Giménez, Azagra, Luis Royo y Antonio Altarriba junto a otros autores nóveles.

No sería la última vez que Carlos Azagra y algunos de los integrantes del colectivo tuvieran que enfrentarse a un juicio por “escarnio a la religión”.

Poco después, también durante 1978/79, un número de la revista Butifarra! dedicado a la Iglesia que llevaba por título Iglesia S.A  les costó otro juicio.

 

 

Carlos Azagra, que había dibujado tres páginas, dos explicando los negocios de la enseñanza religiosa y otra dedicado a las sectas, recuerda así aquel proceso:

“En ese juicio no pude ir como autor, pues estaba en libertad condicional por otro juicio por lo mismo, escarnio a la religión católica en Zaragoza… si descubrian que esas páginas las habia hecho yo, iba directamente al trullo, así como Rafael Vaquer -creador de Jhonny Roqueta- que en esos dias aún estaba haciendo la mili y podia ir al calabozo por lo mismo. Así que entre todos nos encubrieron, ventajas de que los jueces no entiendan de estilos…”

 

“En el juicio, Miguel Gallardo-creador de Makoki- tuvo que decir ante el juez, que él había dibujado mis paginas, pues si reincidía yo en lo mismo, iba directamente a la cárcel (aún estaba en libertad condicional, por el anterior juicio de Zaragoza)”.  (3 )

 

De cuando se secuestraban tebeos. Carlos Azagra

Fuentes consultadas:

-Zaragoza Rebelde

-Biblioteca virtual de Aragón. Archivo periódico Andalán

-Hemeroteca ABC 17/03/1981

-Blog de Carlos Azagra

-Blog de Encarna Revuelta

-Antonio Altarriba (2009): “Cuando los tebeos fueron progres”, Tebeosfera 3, segunda época . 09/03/2009 

Descargar Coletivo Zeta nº 1  (CBR) 69Mb – (PDF) 83Mb

Descargar Coletivo Zeta nº 2  (CBR) 80Mb – (PDF) 36Mb

 

Relacionado:

humor-apuros
¿Quieres recibir los nuevos artículos del blog en tu correo cada día?

Cazando niños

iglesia-567-1

Clic para ampliar

No es la primera vez ni será la última que encuentre un panfleto así.  Pero la redacción de fantasía de este me llamó la atención.

Leyendo varias veces la historia de este supuesto “viaje sorpresa” sigo sin verle ni pies de cabeza, supongo que los que las escriben son expertos en eso.

Y el objetivo parece claro, captar colectivos débiles o en  situaciones desesperadas. Y  niños, un paquete muy interesante.

El cáncer abre el texto entre admiraciones y  se extiende rápido, también entre admiraciones. El drama es el mejor escenario para el reclutamiento.

No hace falta comentar el resto de la historia, no dicen ni afirman, sugieren, dejan caer.

La pauta es estar siempre al filo de la mentira velada vestida de confusión. No es extraño que alguien que lea este cuento relacione que creer en no se sabe qué vaina pueda tener alguna relación directa con la curación del cáncer o en la posibilidad de superarlo gracias a las enrevesadas pócimas argumentales de esta iglesia.

El cierre es un maravilloso cebo envenenado para personas sin esperanzas. La salvación.

 

iglesia-567-2

Clic para ampliar

Respeto a hostias

Nunca he sido activista contra ningún acto que monte la iglesia o sus allegados, cuando interrumpen mi paseo con una procesión busco un desvío para poner tierra de por medio, cuando me despiertan los canturreos mañaneros de un Rosario de la Aurora Boreal aguanto el chaparrón como el resto de vecinos.

Cuando cortan siete calles para un vía crucis busco trayecto alternativo lo más alejado del del humillo de los cirios, cuando alguien me invita a una boda me salto el acto en la iglesia.

Y no retomen con el clásico de “No tienes cojones de meterte con Mahoma” porque sus seguidores no dan aquí la barrila con  la intensidad católica  hasta el punto de invadir mi espacio privado.   Sería mucho menos molesto y más divertido que se pusieran a hacer viñetas sobre el ateismo.

Eso sí, lo único que no tolero son las imposiciones o invitaciones, por muy subliminales que sean, a no opinar.

Tolerancia ultracatólica, si no te gusta te callas

Es tradición, cualquier opinión  que no alabe la espectacularización de la  fe en la vía pública es susceptible de ser interpretada por algunos como un insulto. Es curioso que cuando se habla de saraos de  cristianocatolicosapostolicosromanospracticantes aparezca siempre un enfurecido entre  sus seguidores cuando se cruza con opiniones críticas.

Familia, matrimonio, amor, juventud… a lo largo de historia, la iglesia ha prostituido una gran cantidad de palabras, y siguen insistendo en querer hacerlas suyas. La estrategia es tan simple y antigua como torticera.

O callas y asumes esa falsa asociación o eres mala persona, o lo que es peor peor: comunista.

A estas alturas del cuento, tras más de 25 años de viñeteo ya tengo la sangre gorda y estoy inmunizado a cualquier insulto,   pero me sigue resultando sorprendente que solo lleguen  precedidos de peticiones de “respeto” en las viñetas sobre la iglesia.  Ni siquiera en  debates enconados sobre política me he encontrado con tanto despelleje.

Hasta las broncas sobre furgol , del que no entiendo ni papa, me parecen más civilizadas.

El resto de la discusión aquí.

 

Y un extra químico:

Puede leerlo aquí.