TMEO, 30 años

Nº 0 del TMEO

Este año, además de los 100 años del TBO, hay otras efemérides dignas de mención, como los 30 añazos que cumple el TMEO, que sigue manteniendo esa línea canalla del espíritu del fanzine de humor irreverente.

 

El fanzine de los bares

El número nº 0, con portada firmada por Murillo (Ernesto Murillo Símón “Simónides”) salió el 4 de junio de 1987, San Fermín, con un tamaño de 28 x 20 cm y 32 páginas.

Costaba 100 pesetas y se imprimieron 10.000 ejemplares con varias páginas a color, algo nada habitual en los fanzines que rulaban entonces. Su principal vía de distribución fueron los bares. Durante sus cinco primeros años se editó en Pamplona y el resto desde Vitoria-Gasteiz.

Sobre su nombre y la autoría del logo del TMO no hay muchos datos y los que se conservan forman parte de las especulaciones que pertenecen ya al terreno de la leyenda.

Según Mauro Entrialgo, vinculado a la revista desde el primer número, aunque durante los primeros años era poco más que colaborador y no partició ni en la elección del nombre ni estuvo presente cuando se hizo el logo, TMEO es un evidente guiño paródico a TBO.

El nombre, lógicamente, se eligió haciendo una broma sobre el TBO. No sé quiénes serían los que participaron en su elección, pero tuvieron que ser los que empezaron la publicación en Pamplona. Ernesto Murillo, Martorell, Jokin, el Machas o el Chapas, por ejemplo, son algunos de los que supongo que estarían por ahí. Con la mascota del logo pasa algo parecido, pero ni siquiera Ernesto está completamente seguro de quién la dibujó. Creemos que fue el Chapas, pero como murió hace unos cuantos años, nunca lo hemos podido confirmar.

Mi interpretación del logo es que la revista se mea sobre la autoridad, representada por un personaje que no se sabemos si es un militar, un policía o un capitán de barco. Pero el caso es que es alguien uniformado y con galones.

 

Joaquín Delgado,Kini, también cree que El Chapas es el autor del logo. Sobre el Chapas no hay mucho en internet, su nombre era José Luis Álvarez Ilzarre y  el grueso de su producción está en los diez primeros números del TMEO, ya agotados.

Posible autocaricatura de El Chapas

En esta página del catálogo de las terceras jornadas de cómic de Gernika que organizaba el colectivo Kultur Txou  (1989), aparece la que probablemente sea una autocaricatura junto a una breve reseña en la que se lee que dibujó algunas páginas para el periódico local “Navarra hoy”, que firma como “Chapas” y que alternaba el dibujo con la realización de figuras de cartón.

Autogestión

Navidad 1987/88

Aunque ha tenido varias formas de organización, en esta publicación bimensual editada por la asociación Ezten Kultur Taldea (creada en 1989) las decisiones se toman de forma asamblearia desde hace más de una década. Aunque carece de línea editorial al uso y  conserva su punto de caos, existe un consejo de redacción presencial que elige las páginas entre las que se reciben y que está compuesto por todos aquellos colaboradores que puedan acudir el día que se convoca. Podría decirse que se trata de una revista “coral” que se configura con la suma de los estilos de las firmas que van pasando por sus páginas.

Definir el TMEO no es fácil, para mí siempre ha sido un fanzine porque ha seguido publicando humor salvaje e irreverente, sátira social y  política, sexo, rollos escatológicos y otras canalladas propias del fanzineo, pero también se convirtió en un modelo en el que se miraron muchas otras publicaciones de la época y posteriores.

El TMEO contiene chistes sueltos y en tiras, historietas, montajes y algunos textos con intenciones humorísticas. Los colaboradores no reciben pasta por su trabajo, lo hacen de forma aficionada. Así que puede definirse como un fanzine de humor gráfico.

 

Nº 32 (1995) con portada de Santi Orúe

 

Joaquín Delgado,Kini, por entonces coordinador del TMEO, en una entrevista, le contó a Iker Armentia que cuando publicaron este número, la gente le miraba sorprendida por la calle. Sus colegas pensaban que a esas alturas ya estaría encerrado en la cárcel. Hasta tal punto llegó la paranoia que Kini decidió guardar los ejemplares del TMEO en un almacén alternativo de Vitoria para evitar que se los llevara la Guardia Civil.

Más tarde, esta misma revista tuvo que ser retirada del stand del TMEO en el Salón del Cómic de Barcelona  porque era precisamente la infanta Elena la encargada de inaugurar el salón. Un día antes de la apertura aparecieron por el stand del TMEO algunos miembros del servicio de protocolo de la Casa Real. Resulta que el recorrido inaugural de la comitiva oficial, con la infanta a la cabeza, pasaba por delante de la portada de la elefanta embarazada. Los tipos de la Casa Real les invitaron a retirar esos ejemplares (o avisaban a la poli, claro) y los gamberros del TMEO decidieron hacerles caso y guardarlos al menos hasta después del paso de las autoridades. (Fuente)

Cualquiera de sus portadas, tanto una de hace 20 años como alguna de las de hoy, bien podrían ser de las de”arde tuiter” y visita forzosa a uno de esos juzgados de los límites del humor, tan de rancia moda, pero parece que el TMEO sigue siendo ese artefacto aceptado que se mueve por las alcantarillas del underground sin los peligros de mostrarse de forma masiva en el quiosco familiar de la esquina.

Aún así, no se libraron de una visita a la Audiencia Nacional por una historia que bien podría ser el guión de una historieta.

“La pareja de la guardia civil que paró aquel día la furgoneta de nuestro repartidor tenía poco sentido del humor. Registraron el vehículo y robaron un par de números del TMEO, pero molestaron poco más.

Pocas semanas después nos llegó una citación de la audiencia nacional causada por una denuncia de uno de aquellos picoletos. La denuncia era por injurias a la corona en una página en la que anunciábamos unas pegatinas con la cara de varias personalidades con la boca abierta destinadas a ser pegadas en el interior del inodoro para poder darse el gustazo de cagar encima. Algunas de esas pegatinas eran miembros de la familia real.

Tuvimos suerte porque la denuncia del guardia civil era por la fabricación de esas pegatinas y las pegatinas no existían: era un anuncio de broma. El juez se enteró de esto en el interrogatorio en la audiencia de Madrid y desestimó la denuncia”. (Esquirre, 2012)

 

30/09/2016

2012

Sept/oct 1999

Febrero/marzo 1996

Nacimiento

*Extracto del libro “Con los codos pegados al torso”, entrevista de Kike Infame a Mauro Entrialgo (Autsaider División Sesuda, 2017) (Pendiente de publicación)

“En Vitoria, hacía ya unos meses que no sacábamos el Octopus, pero estábamos ya con Tebeos Kopón y todo el resto de iniciativas alrededor del grupo de Crash Cómics, como las antologías editadas con apoyo institucional Los Felices 85 y 15alavez. Yo por aquel entonces estaba estudiando BB.AA. en Bilbao.

Entonces vino Ernesto Murillo y nos dijo a los de Vitoria que en Pamplona también habían dejado de sacar el Hamelín (un fanzine en el que publicaba gente como Bernardo Vergara, Osés, Resano o incluso también Ernesto y yo) y que la idea era hacer una revista con más entidad que reuniera a los autores de las cuatro provincias que andaban dispersos por publicaciones aficionadas varias. Su cuñado y algún otro socio más ponían pasta y prestaban un trozo de un local (que en Pamplona llaman “bajera”) que serviría de redacción. Iba a ser en rotativa, con una tirada de 10.000 ejemplares, con páginas a color y pretendían explotar sistemáticamente el método de venta y publicidad de bares que en estos fanzines habíamos tímidamente comenzado. Con una persona encargada del reparto por muchas poblaciones.
Todos empezamos a entregar páginas y, aunque organizativamente la cosa era un puto descontrol, se vendieron de entrada unos 8.000 ejemplares. En su momento nos pareció hasta poco. Con una periodicidad que también era un desmadre, poco a poco, seguimos sacando números y las ventas se estabilizaron en unos 5.000.”

Los autores configuraron el TMEO

Mauro Entrialgo recuerda que el TMEO no nació con la pretensión ser una revista exclusivamente de humor gráfico, pero no duda de que tanto el nombre como el logo tuvieron gran importancia en definir su personalidad e ir decantando hacia esa tendencia el tipo de trabajo que enviaban los colaboradores.

La intención era hacer una revista de historietas y que cada uno entregase lo que quisiera. Coincidió cierta unanimidad hacia el humor salvaje y los autores comenzaron a influirse unos a otros hasta que adquirió tal personalidad que las historietas que no eran de humor no pegaban nada en ella y tuvieron que decir a dos o tres autores que lo sentían, pero que, aunque gustase lo suyo, ya no pegaban en el TMEO.

Más de 250 dibujantes

Aunque la última lista (.txt) de colaboradores que existe es de 2007, se calcula que durante los treinta años de vida del fanzine han colaborado en su producción unas 300 personas, el  85% de ellas historietistas, pero también un montón de gente escribiendo artículos, maquetando, distribuyendo o llevando las cuentas.

 

 TMEO Extra nº 69,  julio 2002.Chiste de Santi Orúe y dibujo Álvarez Rabo, se regalaba revista porno

 

En 1988, ganaron el premio al mejor fanzine europeo en Grenoble, en 1989 se hicieron con el premio al mejor fanzine español en el Salón del Cómic de Barcelona.

 

Intento comercial y vuelta a los orígenes

A principios de los 90, probaron el salto como revista comercial. En 1991 decidieron subir la tirada a 15.000 ejemplares, llegar a toda España y pagar a los autores por sus trabajos.

La “profesionalización” no duró mucho, un año despúes se replegaron de nuevo como fanzine volviendo a la autogestión, modelo con el que siguen saliendo a día de hoy.

Al parecer se acumularon los problemas, en parte provocados por el desconocimiendo del circuito comercial. Y la publicidad falló. Cuando sacaron el tercer número de esta etapa empezaron a llegar las devoluciones del primero y el segundo, y comprobaron que estaban totalmente arruinados. Lo que no impediría que tras algunas carambolas y algunos duros encontrados en un calcetín, se reoganizaran para seguir sacando la revista.

Nº 12 (1990) primer ejemplar de la época de distribución en kioscos de todo el estado. El nº 11 no existe, dejen de buscarlo. El que llevó el número a la imprenta se equivocó, puso el 12 y jamás se imprimió un 11.

El TMEO sigue saliendo cada dos meses. Además han editado ya  una buena colección de álbumes monográficos de distintos autores.

El TMEO nº 140 de enero de 2017 es su último ejemplar.

Nota escrita gracias a la información, recortes y pistas de Mauro, Kini y Larri.

Web TMEOEn Twitter – FacebookTienda

Nueva condena a El Agitador, 15.000 euros de multa y eliminación definitiva de artículo

fallo

Para encontrar el origen de esta historia hay que retroceder al  18 de enero de 2008, cuando la web satírica “El Agitador”, publicó este fotomontaje humorístico junto a este texto.

El 25 de noviembre de 2010, el Juzgado nº 1 de Arrecife dictó  un auto que ordenaba retirar dicha viñeta de la web. En octubre de 2011, el recurso de El  Agitador consiguió revocar la orden de  retirada de la imagen.

El 9 de abril de 2013 se celebró el juicio y el  30 del mismo mes, los tres administradores/autores de El Agitador, conocieron la sentencia, curiosamente a través de los medios, que los condenaba a pagar casi 20.000 euros.

Se les absolvía  del delito de injurias al fiscal Pallarés pero se les condenaba por calumnias porque el contenido de la viñeta excedía los límites del derecho a la información y de la libertad de expresión y consideraba las expresiones y la composición de la viñeta como injuriosas.

narices-verde El último episodio llega con una nueva sentencia fechada el 26 de junio de 2014 que los condena al pago de otros 15.000 euros al fiscal Pallarés por vulnerar su derecho al honor, la intimidad personal y familiar.

Esta vez por otra viñeta/fotomontaje y texto asociado,  publicado el 18 febrero de 2011 y que puede leerse aquí.  Además se ordena la eliminación definitiva del artículo.

La lectura de la sentencia resulta muy interesante en tanto se descubre que en el planteamiento se citan otros casos en los que se usaron fotomontajes y caricaturas y  termina centrándose, entre otros argumentos,  en  el derecho al honor y la propia imagen rodeando hábilmente el animus iocandi para centrarse en el supuesto uso con intención vejatoria de la fotografía del rostro del denunciante  sin caricaturizar.  Resumiendo mucho, interpretan que el  propósito burlesco es una excusa para el escarnio.

También resulta curioso que, solicitando datos al hospedador de la web sobre el número de visitas de ese post en concreto y al no recibir cifras sobre esa entrada en particular, tienen en cuenta las cantidad total de visitas  de los últimos tres años a toda la web, en un intento de cifrar la cantidad de la multa según el supuesto daño en función del alcance de la difusión de la imagen y texto (publicidad)

Estoy casi seguro que de haber sido una caricatura dibujada, o incluso un fotomontaje con referencias más subliminales al denunciante, lo hubieran tenido mucho más difícil y muy posiblemente no hubiera prosperado.

De tener que pagar esta última multa, el total del dinero a desembolsar, incluyendo costas, superaría los 38.000 euros. Desde El Agitador ya han manifestado su intención de presentar recurso de apelación.

pdf-2 Leer sentencia de 26 de junio de 2014 (PDF)

Antecedentes.

narices(2010)  Juzgado de Arrecife ordena la retirada de una viñeta de una web
narices(2013) La sátira puede salir muy cara, caso “El Agitador”
narices(2014) La Audiencia de Las Palmas confirma la condena a El Agitador por una viñeta sobre el fiscal Pallarés

narices(2015) El Tribunal Supremo admite a trámite el recurso de casación presentado por El Agitador por la viñeta “Demolition man”

La Audiencia Provincial de Las Palmas confirma la condena a El Agitador por una viñeta sobre el fiscal Pallarés

cabecera-agitador

Condenados a pagar más de 20.000€ por una viñeta.

Si los condenados fueran de la revista El Jueves, Mongolia o de El Internedio, todo bicho viviente conocería el caso y se verterían toneladas de opiniones y críticas. Pero no es así.

Resumiendo un poco, todo empezó el 18 de enero de 2008, la web satírica “El Agitador”, publica este fotomontaje humorístico junto a este texto.

El 25 de noviembre de 2010, el Juzgado nº 1 de Arrecife dicta  un auto que ordena retirar la viñeta de la web.

En octubre de 2011, el recurso de El  Agitador consigue revocar la orden de  retirada de la imagen.

El 9 de abril de 2013 se celebra el juicio y el  30 de del mismo mes, los tres administradores/autores de El Agitador, conocen la sentencia, curiosamente a través de los medios, que los condenaba a pagar casi 20.000 euros.

Se les absolvía  del delito de injurias pero se les condenaba por calumnias porque el contenido de la viñeta excedía los límites del derecho a la información y de la libertad de expresión y consideraba las expresiones y la composición de la viñeta como injuriosas.

pdf-2 Ver sentencia de 24 de abril 2013 

Desde entonces, los autores de El Agitador intentan reunir apoyos y ayuda para hacer frente a la multa. Han conseguido recaudar algo más de 4000 euros.

peticion
 

Ahora, la Audiencia provincial de Las Palmas ha confirmado la sentencia del Juzgado de lo penal número 3 de Arrecife que condena a los tres responsables de la web al pago una multa de casi 20.000 euros por un delito calumnias.

La sentencia aún se puede recurrir ante el Tribunal Supremo.

Relacionado:

narices2010 – Juzgado ordena retirar una viñeta de una web (Entrevista)

narices2013La sátira puede salir muy cara, caso “El Agitador”

narices La historia contada por El Agitador

narices31 de julio de 2015 El Tribunal Supremo admite a trámite el recurso de casación presentado por El Agitador por la viñeta “Demolition man