Huelga en Telepizza

Huelga Telepizza Zaragoza se suman Glovo Uber Eats

Viñeta del 29/06/2019 en CTXT

Los repartidores de Glovo y Uber Eats se sumaron a la huelga de Telepizza en Zaragoza, después de que la reunión entre los representantes del comité de huelga y la empresa, celebrada en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje terminara sin acuerdo.

Telepizza se sigue negando a aplicar el total de la subida del salario mínimo a sus empleados, así que el sábado 29 de junio fueron a la huelga. Desde Madrid y Barcelona se convocaron actos de apoyo.

Conviene recordar: Telepizza triplicó su beneficio en 2017, hasta alcanzar los 31,8 millones de euros frente a los 10,7 millones de euros de 2016, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Fuente

Participación del 75%

El día 30, el comité de huelga publica un comunicado en el que califica la jornada de paro de éxito rotundo y estima una participación de entre el 70 y 75% de la plantilla.

La otra lucha de los repartidores por el reconocimiento de  la condición de empleados

La primera sentencia colectiva relativa a los repartidores de Delivero determinó que once de sus trabajadores en Barcelona son falsos autónomos.

En el caso de Glovo, otra sentencia dio la razón a la empresa fallando a favor de su «modelo« de autónomos con lo que en ese momento ya eran seis las sentencias favorables, frente a cinco contrarias.

El rollo aquí es que, de resolverse las demandas a favor de las empresas explotadoras, el «modelo» podría terminar normalizándose y exportándose a cualquier gremio. Piénselo, no importa cual sea su trabajo, mañana podría despertarse perdiendo derechos y vínculos con su empresa hasta verse obligado a convertirse en autónomo y a hacerse cargo de todos los gastos asociados a su actividad como única opción para poder seguir trabajando.

El 27 de junio llegó la mayor sentencia colectiva contra Deliveroo considerando que 97 repartidores son empleados y no autónomos y deberán ser contratados.

 

Política

Viñeta del 10/03/2019 en CTXT

La política se ha degradado tanto que decir que algo está «politizado» es una forma de despreciarlo y criminalizarlo, pero es aún más penoso cuando son los propios políticos los que tiran de este argumento para deslegitimar cualquier movimiento social.

El PP anunció dos días antes de la manifestación del 8M que no harían acto de presencia por su manifiesto «politizado y partidista». Ninguna novedad, el año pasado una de las excusas fue «la élite feminista«. El PP hablando de élites, unas risas.

 

Relacionado: Lo han politizado

 

Ciudadanos seguía con su invento del «feminismo liberal», que seguro que en sus cabezas sonaba fenomenal, y sobre VOX no hace falta ni preguntar, igual estaban recaudando fondos para financiar la gasofa del autobús ese con el careto de Hitler.

 



 

El recurso bobo de lo nazi  es un clásico desde que calificar de etarra a cualquiera por cualquier cosa caducó con la desparición de la banda. Aunque hay bastantes referencias de acusaciones absurdas de nazismo en el pasado, fue María Dolores de Cospedal la que lo bordó cuando en 2013 calificó los escraches de las víctimas de los desahucios  de «nazismo puro«.

 

El martes 3 de octubre de 2017 hubo una huelga general en Catalunya como protesta por la violencia policial del 1-O y a Rafael Hernando no se le ocurrió otra cosa que soltar otra de sus habituales soplagaiteces.

“La huelga general de hoy en Cataluña no es laboral sino política, de corte nazi”.

Nazis, nazismo, todo es nazi. Aquí el audio del desenfreno de este impresentable.

Así es el fondo de armario de esta piara de políticos reaccionarios, miserables e incendiarios de lenguas descontroladas.