Saltar el umbral

Hoy quiero compartir un orgasmo profesional y personal para anunciar una buena noticia que conocía desde principios de agosto y que desde entonces tenía en la recámara a falta de confirmación.

Es probablemente la mejor desde que  rayajeo aquí, por muchas razones.

Empecé a currar para lainformacion en abril de 2009, desde entonces he estado encargándome de ocupar los jueves con una viñeta junto a estos otros dibujeros de la familia.

A partir del 1 de septiembre salgo oficialmente del umbral de la pobreza, al menos durante un año, porque acabo de firmar la ampliación de aquel contrato, por el que  paso de publicar cada semana a hacerlo a diario, de lunes a viernes.

Tanto las condiciones como el sueldo es incluso algo más de lo que esperaba, a sabiendas de como está el patio.

La copia del contrato cuelga ya de la pared, cerca de la mesa de trabajo, como trofeo.

Sin embargo, superada la euforia inicial,   es curioso que no pueda evitar celebrarlo con cierta austeridad,  porque son muchas las personas de mi entorno más cercano que lo están pasando mal por culpa de la basura de la crisis y con ellos fue  con los primeros que quise compartir mi alegría.

Desde que me decidí por esta profesión he intentado no alejarme demasiado de la realidad,  intentando mantener cierto equilibrio e independencia, para ello me he esforzado siempre en olvidar tan rápido los éxitos como los fracasos.

Pero ¡qué cojones! hoy me siento bien,  ganador y poderoso, como el coloso de Rodas, aunque mañana me tumbe un terremoto.

Ahora hay nuevas cosas que me preocupan, pero ninguna demasiado.

Es probable que, hasta que me adapte a la nueva periodicidad, no atienda el fururku con la misma intensidad con la que hasta ahora he intentado hacerlo, puede que me cueste un poco  pillarle el ritmo al compromiso de la rutina de lo diario, pero mi cabezonería de publicar aquí, llueve o truene, me ha facilitado tener la mitad del trabajo hecho.

Y no cuesta nada cerrar con agradecimientos, porque es necesario y saludable y porque ellos son los que tienen gran parte de culpa de que hoy pueda escribir así de feliz.

Desde las personas que en cualquier red social o en su blog más remoto y humilde  rebotaron una viñeta hasta los habitantes de los agregadores más poderosos ,  pasando por los pequeños anunciantes  que me han ayudado a llegar a fin de mes durante estos años y  por los que encargaron trabajos y otros que en su día tuvieron la valentía de apostar por darme trabajo hasta llegar a la tropa de lainformación, especialmente a Jorge,  incluyendo algunos lectores a los que debo al menos una paella amistosa  por sus donaciones,  visitas, ánimos y también por sus críticas.

Se agradece, de veras, porque hoy me considero afortunado.

2009 ¡Muere!

En la imagen primeros síntomas positivos del año de la recuperación

English by mariposa:
‘-Do you notice anything?
-Nothing…
-Me neither.
-We’re working on it.’

German by mariposa:
‘-Merkt ihr irgendwas?
-Nichts…
-Ich auch nicht.
-Wir arbeiten dran.’

Hoy hay ganas de escribir pero tengo que dedicar la madrugada a trabajar para poder dejar todo enviado, y en sus marcas,  para que sea visto en su día. Pero es de puta madre porque el mío es ya el trabajo que siempre quise.

El 1 de enero se cumplirán cinco años cuando  una noche como esta me prometí dibujar a diario y plantarlo a la vista, sin más. No añadiré nuevas promesas porque soy muy capaz de ni intentar cumplirlas así que hago una prórroga más que de aquella promesa inicial.

Con esta viñeta doy por cerrado el año furukurero,  si bien 2009 bien no ha sido malo del todo, sólo muy duro,  quiero despedirlo con un sonoro ¡muere! y un ¡vete a la mierda! porque ha sido penoso para demasiada gente y el gobierno ya ha garantizado que en 2010 podremos seguir mendigando.

He conseguido muchas pequeñas cosas que valen mucho, trabajo para dos sitios que me tratan mucho mejor de lo que me han tratado nunca en ninguno de los trabajos basura que he tenido y,  con suerte, el próximo año lo haré también para un tercero.

Así se ha ido construyendo mi modo de vida, a golpe de madrugadas y chistes,  intentando reir o sonreir aún cuando hubiera preferido usar los lápices para apuñalar a los del “no se puede”.

Este fururku ha conseguido terminar el año con un anunciante que se ha dejado trolear y otro que quiere entrar cuando haya espacio, además los mini mecenas que encabezan el sitio ya empiezan a  ser mayoría de amigos de apoyo anual que no sólo aliviaron gastos, también consiguieron que pudiera mejorar el chabolo.

El resto lo hicieron todos los que visitaron, comentaron, ayudaron con los terremotos de hosting o se llevaron los garabatos donde fuera que lo hicieran, entre todos  han hecho posible algo que parece tan mínimo pero es tan importante:

Que los cuadrulos sean leídos.

Gracias

Y prometo no soltar ninguna ñoñez más como esta hasta que no vuelva otro fin o principio de algo que haga por merecerla.

Y dentro de un rato en