Autónomos

Autónomos

Autónomos recibiendo las primeras ideas

viñeta del 11/11/2018 en CTXT

Este debate no es nuevo. Tres de cada cuatro autónomos están cotizando por debajo de sus ingresos. No se entiende que un autónomo que no llega al SMI, se estima que más de 300.000 no ganan esa cantidad, pague la misma cotización que otro que gana un saco de miles.

Magdalena Valerio, ministra de trabajo, planteó en julio un arreglo fiscal para que, entre otras cosas, los autónomos paguen por sus ingresos reales y lo defendió así:

“No es razonable que un autónomo que tenga unos ingresos de 150 euros al mes tenga que pagar una cuota de 300 euros”.

 

Me lo creeré cuando lo vea.

 



Y es que los titulares bonitos ya estaban vendidos y publicados, pero a efectos prácticos no había nasti de plasti salvo palabras. Y más subidas.

En agosto la cuota del autónomo  subió 3,86 euros para los que cotizamos por la base mínima, 46, 32 euritos más al año, subida que nos encalomaron con la aprobación de los Presupuestos Generales de Estado.

 

 

Encima había que llorar con un ojo porque aquella subida del 1,4 % era menor a la del año pasado, que fue de un 3%.

En octubre supimos que el Gobierno propuso subir la cuota de los autónomos en 2019 y retrasar la reforma de la cotización a 2020. Y como es normal, crecieron mis ganas de mandarlos a todos a la mierda.

Otra vez a esperar una reforma para la cotización según los ingresos.

Ya en noviembre llegó el regalo final , Trabajo propone ahora subir la cuota mínima de los autónomos alrededor de 20 euros al mes. El sablazo pasaría de 278  a 300 al mes.

Magdalena Valerio propone elevar su base mínima de cotización lo mismo que suba la inflación interanual de noviembre y, al tiempo, aumentar los tipos de cotización 1,6 puntos hasta el 31,4% , “a sabiendas que se solicita un esfuerzo al colectivo“. ¿A qué me suena ese discurso?

La ministra volvió a decir que los autónomos que cobren por debajo del salario mínimo  “no van a seguir pagando 300 euros al mes”, pero se desconoce cuánto pagarán y según qué, ni cualo ni cuándo. Ya saben, que van a estudiar el asunto y van a hacer propuestas y blablabla.

Cómo se tratará a aquellos que cobran menos del SMI y a los que incluso facturan menos de 300 euros al mes sigue siendo una incógnita. Es probable que le parezca un pensamiento excesivamente pesimista, pero me huelo que nos vamos a comer otra vez lo que se comió clavijo a base de retrasos y rodeos. Ojalá me equivoque.

 

A vueltas con la hora

Cambio de hora

Viñeta del 01/09/2018 en CTXT

Tras la propuesta de la Comisión Europea de terminar con el cambio de hora estacional en la Unión Europea, Pedro Sánchez anunció que creará un comité de expertos para estudiar si España debe cambiar la hora. Estas son las típicas propuestas pirotécnicas que provocan ruido y debates acalorados que duran un día, con suerte.

No sé para qué necesitan crear ese comité, con el gasto en tiempo y recursos que supone, cuando hay millones de españoles expertos en el asunto. La cosa es simple. El cambio de hora nos transforma en no muertos desorientados, provoca jaquecas, pérdida de ubicación espacio temporal,  migrañas y estreñimiento. Es decir, menos de lo que nos sucede tras un trasnoche cualquiera de fin de semana o una merecida e intocable siesta olímpica.

Esa sensación que tenían algunos ilusos entrañables de que el PSOE iba a poner patas arriba el sistema, que iba a ajustarles las cuentas a los bancos, a los defraudadores y a los explotadores, que iba a dejar la reforma laboral niquelada, y otras cositas guapas, empieza a desvanecerse.

Pasada la euforia del periodo del estreno del mandato, el desfile de fichajes y de la salida entre pataletas y sollozos del partido de las corruptelas vuelve la realidad de siempre, unas cosas no se pueden hacer, otras hay que estudiarlas, estas otras ya veremos, pero casi todas ellas necesitan los apoyos suficientes que no en todos los casos van a tener.

¡A por ellos!

En julio, la ministra de trabajo dejó caer que plantearía un arreglo fiscal, eso que llaman “modular”, para que los autónomos paguen por sus ingresos reales. 

Aquí lo espero, comiendo un huevo. Bueno, medio. Me lo creeré cuando lo vea. Vaya a ser que me exceda con el gasto por encima de mis posibilidades.

Ayer, Pablo Iglesias se reunió con Pdro Schez y después anunció, satisfecho, que habían acordado bajar impuestos a los autónomos y aplicar “cuotas progresivas”. Pero habrá que esperar primero a que se haga y después a la letra pequeña.

La cuestión es que ya he visto el último apunte de la cuota del autónomo y recibo con alegría la subida de 3,86 euros que nos encalomaron con la aprobación de los Presupuestos Generales de Estado a los que cotizamos por la base mínima, 46, 32 euritos más al año.

Encima hay que llorar con un ojo porque esta subida del 1,4 % es menor a la del año pasado, que fue de un 3%.

Es que claro, esto será cosa del gobierno de antes, o de que el verano no es tiempo para ajustar estas tonterías. O igual es que hace falta crear otra comisión de expertos, de esos que se chutan un buen sueldo y otros complementos para determinar si hay que exprimir más o un poco menos-más, pero exprimir siempre desde abajo.

Así es la política pirotécnica. Donde se promete oro, las sillas son de plástico.

 

Adiós, no ha sido un placer

Rajoy a la calle

Viñeta del 30/05/2018 en CTXT

Hoy es un gran día. Mañana ya veremos, pero hoy no está de más alegrarse un poco.  Nada más sano que airear cuando lleva demasiado tiempo oliendo a cerrado, aunque esto no sea una reedición del bipartidismo descafeinado, que muchos daban por muerto.

A las 11:33 de la mañana, Mariano Rajoy ha sido eyectado del Gobierno y expulsado al espacio exterior. El PP ha sido desmontado del gobierno como resultado de sus actividades delictivas y esa actitud prepotente que se alimenta de las mayorías, incluso sin ellas.

Y han sido soberbios y malencarados hasta para despedirse.



Ahora esto va rápido. A las siete y pico de la tarde, el camión de la mudanza estará pitando en la puerta de la Moncloa para que saque sus trastos y se pire. Mañana, sobre las 11:00, Pedro Sánchez tomará posesión y jurará o prometerá el cargo ante Felipito número seis.

Desde que se conoció la moción de censura a Rajoy, la maquinaria pepera no ha dejado de vender que provocaría el caos económico y social, los cimientos de la prosperidad y estado de muybienestar que Mariano creía haber construido se perdería por la irresponsabilidad de unos partidos de la oposición que, ¡oh!, sorpresa, querían el poder.

Soraya fue una más de las que se agarraron a ese discurso y el 29 de mayo, apurando el cartucho de la hecatombre, pintaba así el desastre:

Hoy las bolsas han vuelto a caer y la prima de riesgo alcanza cotas que hace tiempo habíamos dejado atrás. Esta moción de censura nos está costando a los españoles en términos de confianza y estabilidad. Es irreflexiva, improvisada e irresponsable y coloca a España en debilidad.

Estos, que no pierden oportunidad para cacarear su constitucionalismo como santa virtud  ahora patalean y lloriquean porque se usan los mecanismos de esa misma constitución. Es lo que tiene la democracia representativa.

Otros simpatizantes “demócratas” van más allá y directamente se toman el cambio de gobierno como un golpe de estado.

Pues, ea, adiós a todos. Va a ser un gustirrinín verles desfilar hacia la salida entre rabietas, reproches y sollozos. Hasta nunca.