La patria tonta

Hoy he recordado esta anécdota.

El 1 de junio de 2008, Contador ganaba el Giro de Italia y, casi al tiempo, El Roto publicaba esta  viñeta en El País.

El defensor del lector de El País recibió algunas cartas, como esta:

“Quisiera enviarles mi más sincero pésame por la degradante imagen que dan de un deporte como el ciclismo en esa insinuante viñeta”, afirmaba Saúl. “Creo que su publicación, justo el día después de la victoria de un español en el Giro de Italia, le hace un flaco favor al deporte en general, al ciclismo y a la dignidad de un compatriota en particular”, decía Francisco Javier Navoz. Por su parte, Emilio Gómez, cicloturista, defensor de un deporte que ama y practica, no podía ocultar su indignación por el dibujo. Daniel Corcuera consideraba la viñeta una “ofensa al mundo al que pertenezco y que con gran honra defiendo”.

Andrés Rábago, El Roto, a petición del Defensor contestó:

“Lamento que pueda haber herido la susceptibilidad de algunos ciclistas aficionados. Obviamente, el dibujo no iba con ellos. El dibujo se refería a la imposibilidad de relacionar salud y deporte profesional.  Pero para que no parezca una manía a un deporte en concreto, la próxima vez prometo dibujar un futbolista o un jugador de pimpón (profesional, naturalmente)”.

La viñeta, sin alusiones directas a personajes concretos fue más que suficiente para que, hasta simples propietarios de bicicletas se sintieran aludidos, también aparecieron los que veían una ofensa al deporte del ciclismo y, como no,  los que hacían el habitual alegato del patrioterismo deportivo. Detalles sobre aquel “incidente”

Por aquel entonces la cosa no trascendió más allá, bien es cierto que en 2008 aún no “Ardían las redes sociales” tanto, como gustan titular hoy los medios.

Pero esta historia es  una muy curiosa casualidad que parecía adelantarse caprichosamente en el tiempo, ya que hasta 2010 no se hizo pública la presencia de Clembuterol en la orina de Contador

Las quejas de entonces también guardan ciertas similitudes con el asunto de los guiñoles de Canal+ Francia.

Algunos llegaron a pedir el cierre de Canal+ Francia, así, en seco.

Los guiñoles franceses han conseguido, con esta chufla sobre Nadal y el doping,  que la indignación se vaya convirtiendo en cabreo y  aparezcan discursos con airadas defensas patrioteras,  cualquiera podría pensar que Francia ha bombardeado el Museo del Prado.

Sentirse herido por la mezcla de humor y deporte es el combo de la tontería perfecta, pero relacionar a cualquier deportista con la esencia, imagen, identidad y personificación de la patria es la tontería suprema por excelencia.

Una de las mejores drogas es el humor, nadie ha muerto de sobredosis (aún)

Viñeta de 2008