Calendario saludable

Esta viñeta viaja ya en un sobre hacia Santa Cruz de Tenerife para unirse a las de otros dibujantes y formar parte de un calendario que editará en 2012  la Fundación María García Estrada.

El resto de monigoteros que ilustran sus páginas con la temática común de la salud, en toda su amplitud, son:

Puebla (ABC/Lainformacion.com), Forges (El País),  Ferrán Martín (Lainformacion.com),  Malagón (El Jueves/Lainformacion.com),  y Ricardo Martínez (El Mundo),  junto a las de los viñetistas canarios:  Carlos Domínguez (La Provincia), Morgan (Canarias 7), Montecruz (La Provincia), Eduardo Gónzalez (Elblogferoz) y Víctor Bidart (El Día).

Para completar las 12 páginas del calendario, la Fundación prepara un certamen a través de la Escuela de Arte Fernando Estévez.

El ganador del concurso “Humor gráfico Fundación María García-Estrada” se incorporará a la plantilla de viñetistas del Calendario Solidario. El nombre ganador será desvelado en  octubre.  Cuando el calendario esté a la venta, por si a alguien le interesa hacerse con uno para colgarlo en su pared, dejaré el aviso aquí mismo.

Para completar la colaboración participaré de la selección del ganador de ese 12º dibujante.

Los originales, además de ser usados para el calendario, se subastarán y  los fondos recaudados se dedicarán a la investigación del Sarcoma.

La Fundación María García Estrada nació en 2006 con la intención de financiar y crear programas de investigación que permitan saber más de esta enfermedad y de cómo curarla.

Debate a tumba abierta: el sueldo del dibujante

Concurso/trabajo

Hace unos días el digital Lainformacion, anunciaba un concurso en el que ofrecía de premio incorporarse durante un mes a la plantilla de dibujantes.

La mecánica es simple, jugársela a una sola viñeta de actualidad. Entre todas las viñetas enviadas a la galería hasta el próximo 23 de abril, y tras una primera selección en la que quedarán 10 finalistas, los dibujantes del diario tendrán la última palabra como jurado para escoger al ganador.

En principio ofrecían de premio un sueldo negociable con el ganador, esto desencadenó críticas más o menos argumentadas y no niego que aquellas bases se me antojaron cuando menos extrañas, pero di por hecho que era un simple error en la propuesta sin segundas y oscuras intenciones.

Son muchos los dibujantes que son autónomos, cada cual por sus motivos, y fijan el precio de su trabajo según sus propios criterios, el momento, sus necesidades, etc. Lo que no se podía negar es que las bases eran ambiguas.

La respuesta llegó enseguida y el diario matizaba las bases fijando el premio total en 1000 euros por un mes  publicando viñetas de lunes a viernes.

Esto hizo que enseguida algunos dieran por hecho que si el premio eran 1000 euros ese era impepinablemente el sueldo de los dibujantes de lainformacion.com y no se hable más, están convencidos de que 50 euros por pieza es una basura, sólo porque sí, sin más información ni análisis.

Para estas personas los dibujantes están “tirando” los precios lo que les obliga a publicar en un montón de sitios  perjudicando a sus compañeros y que por este motivo, no encontrarán trabajo. Opinión discutible.

Pero cierto es que pocas empresas pagan lo que otros sugieren que cuestan los trabajos y que los precios para el humor gráfico en prensa no se mueven desde hace más de diez años y que en la mayoría de los casos los imponen las cabeceras.

Página de tarifas orientativas de “Libro blanco de la ilustración” , según esta página que rula por la red es de 2006

Y como todo es opinable,  no fueron pocas las opiniones que crucé con algunos compañeros que veían la la iniciativa extraña, otros incluso indigna.

Como suele suceder, hacen más ruido dos comentarios negativos entre cien positivos vacíos que una crítica argumentada.

Durante varios días tuve charlas con varios compañeros al respecto, unos consideraban que no debía llamarse concurso y renombrarse a “prueba de selección” como la de cualquier otro trabajo, otros veían una oportunidad de hacerse ver, otros aplaudían la idea alegando que ningún otro medio, digital o no, se atrevía con una propuesta así, opiniones de todos los colores.

Lo que tengo muy claro desde siempre, y hoy aún más, es que el sueldo de un dibujante está muy claro y en la mayoría de los casos es: “depende”.

No hay dos profesionales iguales, y no por que tengan más o menos derechos que otros, unos buscan encargos, otros un puesto de trabajo con su horario , su nómina y su canesú y otros ninguna de estas cosas…

¿Y cuánto cobras tú?

Desconozco lo que cobra cada cual y confieso que nunca me ha preocupado, pero nadie relacionado con esta polémica me ha preguntado, aunque tampoco hacía falta, hubiera bastado con buscar un poco para descubrir que desde que este blog existe expongo abiertamente  el precio de las piezas.

Me resultó llamativa la insistencia de algunos en que los dibujantes declararan públicamente su sueldo, incluso algunos  le exigían al diario que lo hiciera. ¿Qué empresa hace eso?, ¿quisieras que la empresa para la que trabajas hiciera público tu sueldo a petición de cualquiera? supongo que otra vez la respuesta es….depende.

El trabajo del dibujante de prensa tiene sus particularidades, que no creo que haga falta a estas alturas explicar, ni hay tantas plazas/medios ni los que hay amplían o tienen vacantes como para que existan ofertas de empleo cada mes.

En un país como este, que es un chiste continuo, resulta cachondo que sólo exista una revista satírica, que sale los miércoles, para la que casi todos quieren trabajar, y no nos engañemos, más de uno lo haría incluso gratis.

Un par de enlaces algo relacionados:

Por amor al arte, manifiesto del dibujante

Reglas del buen dibujante

A tumba abierta

Los dibujantes de viñetas nos pasamos media vida haciendo sátiras y la otra media críticas sobre casi todo, en ocasiones hasta sobre asuntos sobre los que no tenemos suficiente información o la que tenemos está empapada de opinión personal. Al fin y al cabo una viñeta no deja de ser la visión personal del que la hace.

Ahora no se trata de ejercer de marujones sinó de mojarse. Doy por hecho que todos los profesionales saben cuanto se cobra aquí o allá, pero no es una información que se comparta con normalidad.

Algunos elevan a determinados autores  a la categoría de estrella,  casi a líderes por impacto, cuando en realidad todos suelen ir forzados por el tío vivo de la actualidad, que se para solo un momento y rápido suena la sirena para el siguiente viaje.

Admito que esperaba que algún que otro autor opinara sobre este asunto, pero han sido muy pocos los que he encontrado que lo han hecho públicamente. Así que me he tomado un rato para enviar una pregunta común a alguno de ellos.

Aquí están las primeras respuestas recibidas, publicadas por orden de llegada. En cuanto lleguen las pendientes las añadiré y seguiré pidiendo otras opiniones.

Apelo a la valentía, el espíritu crítico y el arrojo del que hacen gala de mis compañeros de gremio para enriquecer este debate a tumba abierta sobre algo que parece ser un tema del que debatimos siempre en la trastienda. Ánimo valientes.

¿Qué sueldo consideras  justo por trabajar publicando una viñeta de actualidad de lunes a viernes?

Jose María Bielza Maestre, Madrid 1971

“La verdad es que no dispongo de datos de referencia. Acabo de cobrar 100 euritos por una viñeta sobre Mingote que ha organizado un CC al lado de mi casa, pero son para gastarlos en tiendas de ese centro (mi hijo ya se ha pedido un Lego).

El salario mínimo interprofesional de éste año se sitúa en los 641,40 euritos, lo que significa que como mínimo 32 euritos por viñeta. Por debajo de eso, sería ilegal. Sin embargo, creo que los humoristas son en su mayoría autónomos, con lo que se les podría exprimir por debajo de esa cifra. Pero vamos, que 32 euritos es casi un choteo. Y sin el casi. Acabas como Coll, colgando los bártulos y yendo a currar de paleta a una obra.

Tomo como referencia la encuesta salarial estadounidense de dibujantes y tienen una horquilla bruta entre 35.096 y 63.287 euritos. Redondeemos el tramo del IRPF y supongamos una retención del 37%. Ponle un 7% más de Seguridad Social completita. Un 44% de reducción nos deja una horquilla líquida de 19.654 y 35.441. En 12 pagas eso son entre 1.638 y 2.954 euritos. A dividir entre 5 viñetas semanales a razón de 4 semanas al mes: entre 82 y 148 euritos por viñeta.

Eso es lo que considero que deberíamos cobrar por una viñeta de lunes a viernes.”

Enlaces del autor: blog de JoBi –  Recursos para el humor gráfico

 

Joseba Morales, Tenerife 1983

“En este caso habría que definir si estamos hablando de sueldo o tarifa.

El dibujante no es un trabajador en nómina del periódico en cuestión sino un profesional por cuenta propia que cuenta con unas tarifas por el servicio prestado, en este caso la viñeta diaria. Luego la pregunta sería ¿qué tarifa por viñeta sería la justa para una periodicidad de lunes a viernes?

Pues aquí se tiene para debatir largo y tendido y cada dibujante que marque a boleo usando el sentido común. Por aquello de no quedarse muy abajo ni pasarse tres pueblos.

En otros sectores, pongamos por ejemplo un carpintero, pues este sabe lo que cobran por silla, por poner un ejemplo, el resto de carpinteros de su zona y puede fijar su precio jugando con esto. Con la calidad de su silla y con el precio un poco por debajo del resto si conviene para poder crear así su cuota de mercado.

En el caso del viñetista, e ilustrador que viene pasando lo mismo en este campo, existe cierta opacidad sobre los precios de los profesionales por lo que fijar un precio justo se convierte en una tarea arriesgada puesto que no se sabe bien si se está dentro de mercado con el precio fijado o no.

Por lo que respondiendo a la pregunta consideraría justo un precio de 60€ por viñeta lo que harían 1200€ brutos al mes.

¿Me quedo corto?,¿me paso?. No lo sé.  A mi me parece justo.”

Blog de Joseba

José Luis Padilla “Padylla”. Las Palmas de Gran Canaria  1976

“Creo que hay que hacer una diferencia entre lo que uno cree que merece y lo que realmente están dispuesto a pagar por viñeta.

Para calcular lo que uno merece, debe tenerse en cuenta: número de horas dedicadas (en pensamiento y en producción) + reconocimiento del autor. También hay que tener en cuenta la frecuencia, es decir, no es lo mismo un
contrato por unas pocas que por algo continuado, el precio por viñeta en el primer caso es superior que en el segundo caso. Otro factor atener en cuenta es la audiencia: no es lo mismo un medio local que uno nacional, no es lo mismo electrónico que papel (tristemente),…

Concretando, un viñetista con algo de experiencia merece por una viñeta de esa regularidad unos 50 euros netos, es decir (22 días *50=1100 netos). Si fuera una viñeta esporádica el precio podría subir más… 100 o 150 . De todas formas, 1000 euros mensuales brutos para un diario digital con audiencia media no me parece del todo mal, para como están las cosas.

Yo tardo una media entre 2 y3 horas.

También hay que tener en cuenta, que un viñetista no es exclusivo con un medio, por lo que puede conseguir un sueldo mayor trabajando para más medios.”

Blog de Padylla.

Ferran Martín, Barcelona 1970

A esa pregunta, sólo puedo decir que depende de varios factores, obviamente.
No es lo mismo colaborar en un medio como El Mundo o El País, que hacerlo en El Jueves, o en e-notícies, por ponerte unos ejemplos.

También depende de la trayectoria profesional de cada uno.
Entiendo que no cobre lo mismo un compañero que empieza, que Manel Fontdevila, por citar un nombre al azar.
Otro factor, desde luego, es la periodicidad de publicación.

El precio de la viñeta variará si esta es semanal, diaria (de lunes a domingo, o de lunes a viernes), mensual o quincenal. Otro factor que interviene es el tipo de medio: la tarifa variará si publicamos para una revista, periódico u otro medio digital.

Como ves, no puedo concretarte un precio único. Todos esos factores son relevantes, al menos para mí, a la hora de fijar un precio. ¿No he sido muy concreto? Creo que los precios para una viñeta pueden variar entre 50 y 120 euros, en función de todo lo descrito anteriormente.”

Web de Ferran Mundo Visual

Mauro Entrialgo, Vitoria 1965

“Como en cualquier otro encargo profesional de ilustración o historieta, conviene tener en cuenta varios factores a la hora de considerar justa una remuneración.:

1-El provecho que aquella empresa que adquiere tus derechos va a obtener: no es lo mismo una tira para el periódico del barrio que para una agencia que vaya a reproducirla en mil periódicos de todo el mundo. Y tampoco es lo mismo un medio meramente digital que uno que dispone de papel y web. Cuando un cliente afirma que un trabajo lo van a ver muchas personas con el ánimo de pagar menos por él es que no ha entendido nada.

2-También hay que tener en cuenta el volumen del encargo: no es lo mismo realizar una tira mensual o una colaboración esporádica que una todos los días. Es lógico que aquel cliente que te asegura una adquisición casi diaria durante un largo periodo de tiempo le apliques un buen descuento.

3-Otra consideración muy importante es el régimen laboral en el que se trabaje: no es lo mismo estar contratado y tener pagada la seguridad social, vacaciones, pagas extras, enfermedades, finiquitos y posibilidad de paro cuando te echen que facturar como autónomos.

4-Por último es lógico que el precio oscile según la popularidad del autor porque es directamente proporcional al número de lectores que conseguirá.

El tiempo que a una persona le cueste realizar una labor creativa es irrelevante. Cuando Leonardo acabó el fresco de “La última cena” el cliente le recriminó que cobrara esa cantidad por algo que le había llevado tan solo tres días terminar. Leonardo le explicó algo muy importante: sí, le había costado tres días hacerlo, pero toda una vida aprender cómo hacerlo.
Teniendo en cuenta esos factores -y algunos otros sobre los que no me extenderé- considero justo un pago entre 125 y 250 euros por una tira o por una viñeta de humor gráfico.”

Santy Gutiérrez, Vigo 1971

“Llevo 16 años viviendo de hacer viñetas para prensa, nunca he tenido otro trabajo, y durante este tiempo he aprendido (creo) un par de cosas.

La pregunta tiene su intríngulis, no se pregunta “cuánto se paga por hacer viñetas”, sino “cuánto creemos que debería pagarse”. La respuesta es obvia, “debería pagarse” mucho más de lo que en realidad “se paga” por ellas.

He leído algunas respuestas bastante bien argumentadas, todos los profesionales conocemos los criterios por los que presupuestar nuestro trabajo (tirada, difusión, periodicidad, tipo de soporte, etc…) pero ninguno ha mencionado hasta ahora algo que yo considero clave: los viñetistas gráficos somos colaboradores de prestigio del diario, al mismo nivel al menos (cuando no superior) al de los respetadísimos columnistas. Somos una firma de opinión y nuestra tarifa nunca debería ser inferior a la de éstos. Hay incluso una diferencia fundamental, y es que si bien por norma general un diario suele tener colaboraciones de al menos una decena de articulistas, los viñetistas suelen ser (salvo excepciones) como mucho uno o dos.

Y los humoristas gráficos son los colaboradores “estrellas” (entiéndaseme), pues está demostrado que los lectores no leen el periódico completo, muchos columnistas son ignorados y algunas secciones informativas pasadas por alto, pero la viñeta se lee SIEMPRE.

Muchos lectores leen la primera página (o la última, según por dónde empiecen) y acto seguido ojean la viñeta. Las viñetas se comentan, se difunden por internet, se recortan, se clavan en los tablones de anuncios… El humorista gráfico es una de las principales y más eficaces herramientas de fidelización de lectores, por norma general, el público suele adorar al humorista local del periódico y se habla de su chiste en los bares.

Está calculado que un buen humorista gráfico contribuye significativamente a las ventas del periódico, y el impacto social de una viñeta y duración en la memoria del lector es superior al de los titulares. Todo ello no es baladí, son las razones por las que todos los periódicos cuentan aún con viñetas en sus páginas tras más de un siglo de información impresa. Seguimos en los periódicos porque generamos ingresos para ellos.

Y por ello mi respuesta es que los humoristas gráficos deberíamos cobrar al menos lo mismo que el mejor pagado de los columnistas de texto. ¿cuánto es eso? pues depende del diario, claro: aquellos que pueden pagar cifras estupendas a reputados opinadores deberían presupuestar una cifra similar para su viñetista estrella.

Mi opinión personal es que los viñetistas deberíamos cobrar al menos 120 a 150 euros por viñeta. ¿Parece mucho? Mayor es el beneficio que generamos para el periódico. “Mucho” o “poco” son conceptos subjetivos, en todo caso a mi me parecen cifras “adecuadas”.

Lo que sucede es que la realidad nos dice que la mayoría de la prensa española es local o regional, y sus cifras se mueven MUY por debajo de los diarios generalistas, por ello hay que ser racional y tener en cuenta los números del periódico que nos contrata. Cobrar del orden de los 50/60 euros por viñeta me parecería también adecuado.

Como dato que puede ayudar, yo tengo la máxima de no cobrar en ningún caso menos de lo que le cuesta al periódico un redactor de plantilla. Para un periódico serio un humorista bien vale contabilizar un sueldo más.”

Web de Santy Gutiérrez