Nueva economía

Viñeta del 27/06/2018 en CTXT

La Inspección de Trabajo ha dado de alta en la Seguridad Social como asalariados a los repartidores de Deliveroo en Barcelona. Según eldiario.es, fuentes de Deliveroo aseguran no tener conocimiento del acta de Inspección de Trabajo, por lo que por el momento no hicieron declaraciones sobre el asunto.

Es una buena señal, ya que indica que se sigue rechazando el modelo laboral de estas empresas multinacionales como demuestran recientes inspecciones y sentencias:

 Marzo de 2018:  la inspección de trabajo francesa determina que  los repartidores de Deliveroo son empleados.

 Junio de 2018:  primera sentencia en España  que condena a Deliveroo y considera que los “riders” son falsos autónomos.

 

En 2017 se hizo la primera huelga de trabajadores de Deliveroo y en 2018 también la primera en Amazon. Además creció el número de denuncias sindicales y críticas contra las mal llamadas empresas de la “economía colaborativa” como Stuart, UberEats o Glovo.

En realidad, no son más que vericuetos para rebautizar la explotación y poder mostrarla como una evolución del empleo dentro de eso que llaman la “”gig economy“. Ese neopalabro cuqui define la contratación puntual para trabajos eventuales para los que el currante tendrá que poner de su bolsillo todos los recursos para poder desarrollarlo convirtiendo a los empleados en falsos autónomos por obligación. Del “nuevo” ecosistema ha nacido hasta un mercado negro de la explotación.

Viñeta de enero de 2015

El disfraz de la “revolución digital”

La única revolución digital” a la que acceden los trabajadores de estas empresas del postureo neoliberal es que terminan con un teléfono móvil implantado en el brazo para que una App gobierne su jornada 24/7. Mucho rollo digital, pero el trabajo sigue estando donde siempre, en la calle jugándose el tipo.

Los cancamuseros de la explotación disfrazada de progreso piden “un marco normativo específico para esta actividad concebida antes de la revolución digital” y siguen inventándose palabras chulis para que un obrero puteado sea presentado como un empresario autosuficiente.

El rizo es llamarlos emprendedores“, pero para que no cante mucho se han inventado una subcategoría de emprendedores pelones que ahora llaman “microemprendedores”, para los que tretenden que se cree un régimen especial.

 

Explotación

Viñeta del 20 de enero de 2018

Objetivo: eliminar los derechos laborales

Empresas como Deliveroo, Glovo o Uber siguen pidiendo “adecuar” la legislación laboral a su modelo hablando de “flexibilidad” y partidos como Ciudadanos sigue apoyando ese discurso envenenado que no es más que pasarse por el forro la ley y eliminar obligaciones para reescribir los derechos laborales. Su objetivo es tener empleados gratis y además sin tener que garantizarles derecho alguno.

En 2017, Deliveroo lo dejaba claro y retorcía su cinismo diciendo que dar derechos a los trabajadores aumentaría el precio de las entregas más de un euro, después, su nuevo argumento se volvió aún más macarra y advirtieron a  la Comisión Europea que se perderían 54.000  supuestos nuevos puestos de “trabajo” en dos años si se les obligaba a dar derechos a los repartidores.

Toda una declaración de intenciones sin doble interpretación, si no se les permite seguir atropellando al trabajador con sus inventos neoliberales con barra libre para cepillarse derechos se van a cabrear y van buscar nuevas ubicaciones que favorezcan la implantación de sus granjas de esclavos. Pues lo tengo claro, desmonten su  basura de empresa y tiren millas.