El diario Pittsburgh Post-Gazette rechaza 19 viñetas de Rob Rogers y lo despide

“Inmigrant children”. Rob Rogers, 1 de junio de 2018

Cuando el medio para el que trabaja un dibujante durante 25 años, no publica la viñeta del día, puede considerarse una anécdota o un error. No conozco dibujante al que no le haya pasado alguna vez, pero cuando en muy poco tiempo se rechazan 19 viñetas, el asunto ya puede considerarse un problema serio.

Esto es lo que le ha pasado a Rob Rogers (Tw, FB, Web), que dibuja para el diario Pittsburgh Post-Gazette desde 1993.

Actualización 14 de junio de 2018. Apenas una semana después, Rob Rogers anunció así que había sido despedido:

“Estoy triste de informar sobre las novedades: hoy, después de 25 años como viñetistas editorial para el Pittsburgh Post-Gazette, me despidieron”.

Trump en casi todas las viñetas descartadas

La mayoría de las 19 viñetas censuradas por el diario tenían a Donald Trump como protagonista. Estas son 1o de esas viñetas rechazadas.

Señalando al editor

La simpatía declarada de Jhon Block por Donald Trump es para muchos la causa del tajo a las viñetas de Rogers. John Robinson Block de Block Communications, propietario del Post-Gazette y The Blade, se ha confesado públicamente partidario de Trump. En 2016 se reunió con el ahora presidente en su avión privado, después de un acto de campaña, y escribió que fue una experiencia “más que memorable

The Post-Gazette también fue criticado en noviembre de 2016 por un artículo titulado, ‘Una guía para decidir: Doce pruebas para elegir entre Clinton y Trump’, que muchos entendieron como un apoyo encubierto a Trump.

En enero de 2018 un editorial titulado “Reason as racism: An immigration debate gets derailed“,  recibió críticas de antiguos trabajadores del Post-Gazette y de fundaciones importantes en Pittsburgh, además fue rechazado por 150 empleados del diario y así se lo hicieron saber al editor en una carta donde señalaban que el texto era una defensa de la retórica racista del presidente Donald Trump.

Miembros de la familia de Block también criticaron el editorial. Dieciséis amigos y familiares de John Robinson Block firmaron una carta conjunta, que se publicó en el Post-Gazette, en la que declararon que la pieza violaba el legado del periódico de lucha por los derechos civiles.

John Robinson Block es el sobrino de William Block, que dirigió el periódico durante casi 60 años y que, según su familia, era “un defensor de los derechos civiles y la libertad de prensa”.

 



Censura sin explicaciones

El 6 de junio, Rob Rogers contó en una entrevista a la emisora de radio 90.5 WESA que había mantenido silencio durante varios días, pero consideró que era el momento de decir algo al respecto ya que bastantes personas se declaraban cabreadas por este asunto.

Rogers, que no quiso revelar el contenido de las conversaciones privadas con el periódico, dijo:

En general, no me dieron una razón” de por qué el periódico había “matado” las viñetas. Desde marzo, habían rechazado 10 viñetas completas y otros 9 bocetos de ideas propuestas también fueron rechazados”.

“Solo quiero seguir haciendo mi trabajo”

 

Uno de los 9 bocetos rechazados. (Fuente)

 

El 8 de junio, el autor le contaba a Michael Cavnas, de Comic Riffs en The Washington Post, que durante sus casi 34 años de carrera sólo dos o tres viñetas de media al año habían sido rechazadas por sus editores.

Sin embargo, desde marzo de este año, le han “matado” nueve ideas de viñeta y diez  terminadas, seis de ellas entre el 25 de mayo y el 4 de junio. En este espacio de tiempo, para Keith Burris, su editor supervisor este año, ninguno de sus dibujos fue considerado digno de ser publicado en el Post-Gazette.

“Finalmente publicaron una de mis viñetas – esta semana- por primera vez desde el 24 de mayo.”

“Un asunto interno sin relación con la política, la ideología o Donald Trump”

Lo más cercano a una contestación es esta ambigua declaración por parte del Pittsburgh Post-Gazette, que pudo leerse durante una entrevista a Rob Rogers en CNN.

“Este es un asunto interno de personal en el que estamos trabajando duro para solucionarlo. Tiene poco que ver con la política, la ideología o Donald Trump. Principalmente tiene que ver con el trabajo en equipo y el proceso de edición.”

 

La sala de redacción del Pittsburgh Post-Gazette reunida  escuchando a   hablando en CNN sobre el rechazo de sus viñetas.

La AAEC (Asociación americana de viñetistas editoriales) publicó una declaración de su junta en la que señalaban que no hacía falta ser muy observador para poder relacionar la ausencia de las viñetas de Rob con la llegada de un editor afín a Trump.

Aprovecharon también para recordarle a todos los editores que su responsabilidad es con los lectores y con la búsqueda de la verdad, que las páginas editoriales son un foro público, no un resort privado en Florida sólo para socios. El equivalente a decir algo así como que no es “su cortijo”.

Pat Bagley, presidente  de la AAEC también dijo que los dibujantes andan “peleando” con sus editores todo el tiempo, pero que en sus 40 años de profesión nunca había visto una situación como la de Rogers.

“Rara vez mis viñetas son rechazadas, pero sucede” dijo Bagley, aunque “esto de Rogers es algo diferente porque es una especie de “manta” (supongo que será alguna expresión de argot o frase hecha como sinónimo de tapar)”. 

Dennis Roddy, antiguo redactor y columnista del Post-Gazette, carga contra Keith Burris en un artículo de opinión y añade:

“Los viñetistas editoriales son los disidentes internos del periódico, el equivalente a un niño pequeño con una bola de nieve en la mano, que ve un sombrero de copa que pasa al otro lado de la valla y simplemente no puede resistirse”. 

 

El día 10 de junio, un grupo de seguidores de Rogers se manifestó frente al 34 de Boulevard of the Allies, antiguo edificio del Post-Gazette, con carteles de viñetas no publicadas por el diario. Otros llevaban pancartas por la libertad de prensa o comparando la censura de la prensa con la propaganda.

La concentración fue organizada por Lynn Cullen, una periodista que conduce un programa de radio por internet en la página Pittsburgh City Paper.

Unas vacaciones

Finalmente, el dibujante optó por comunicar desde su cuenta de Facebook que se tomaba unos días de vacaciones hasta conocer cómo quedaba su relación con el diario y aprovechó para agradecer los apoyos recibidos.

“Quiero dar las gracias a todos mis amigos, familiares, colegas, fans y lectores de Pittsburgh y más allá. Su efusivo apoyo y sus buenos deseos han alentado inmensamente mi espíritu. Me encanta lo que hago. Ahora, más que nunca, creo en el poder de la sátira y el diálogo público que puede crear. Gracias por ser parte de ese diálogo.

No puedo entrar en detalles aquí, pero sentí que lo mejor bajo las circunstancias es tomarme unos días de vacaciones hasta que los problemas con el post-Gazette se resuelvan.

No puedo agradecerte lo suficiente vuestro apoyo.”

 

El 14 de junio de 2018, Rob Rogers era despedido del Pittsburgh Post-Gazette. El diario no ha emitido ninguna declaración oficial, salvo esta nota de Stephen Spolar.

“The Pittsburgh Post-Gazette no proporciona detalles sobre asuntos de empleados, pero a la luz de los comentarios públicos del Sr. Rogers de hoy, queremos reconocer su largo servicio al periódico y a nuestra comunidad”. Fuente: CBS Pittsburgh

 

Más tarde, desde el propio diario, se conocen algunos detralles sobre lo que habían intentado negociar donde aprovechan para volver a negar que se censuraran sus viñetas.

Keith Burris dijo que al Sr. Rogers, de 59 años, se le ofreció un trato por el que sería colaborador independiente  (freelance) y dibujaría dos viñetas por semana para la página de opinión del periódico junto con su tira semanal, “Brewed on Grant”.

“Tratamos por todos los medios de encontrar un camino intermedio, un arreglo para mantenerlo en el periódico”, dijo. Burris.

Dijo que no “suprimió” las caricaturas del Sr. Rogers, pero que el Sr. Rogers no estaba dispuesto a “colaborar” con él sobre su trabajo y sus ideas.

“Nunca dijimos que no debería hacer más viñetas sobre Trump o hacerlas a favor de Trump”, dijo el Sr. Burris. “Para un dibujante de plantilla, la edición es parte del trabajo. La visión de Rob era: “Tómalo o déjalo”.

La lectura que puede hacerse de esto es que Rogers se negó a que le marcaran los temas o que pretendieran influir en las ideas de las viñetas.

 

Relacionado: “Me despideron por burlarme de Trump” por Rob Rogers.

18/06/2018Entrevista a Rob Rogers en CRNI

Rob Rogers recibió el Premio Thomas Nast del Overseas Press Club en el año 2000 y el Premio National Headliner en 1995. En 1999 fue finalista del Premio Pulitzer. Ha ganado doce Golden Quill Awards. (Ficha en AAEC)

Un par de apuntes

Me sorprende, para bien, el debate público generado, incluso entre los trabajadores del medio y las distintas voces defendiendo que los viñetistas ajerzan de contrapeso, incluso de disidentes, de la línea editorial del medio donde trabajan para ofrecer otros puntos de vista.

Lo que más se suele escuchar por aquí cuando sucede algo así es el tradicional : “es su medio y se lo follan como quieren” o “si ya sabía que el medio respiraba así, que no se hubiera metido en el charco”, etc.

También es reseñable que los lectores, así sean dos o dos centenas, se hayan manifestado a las puertas del diario para defender el trabajo del viñetista, que recuerde, aquí no he visto nunca una movilización similar frente a un diario. Si me equivoco, háganmelo saber.

Relacionado, más de cien casos por todo el mundo.

humor-apuros

Matt Furie demanda a Infowars por vender carteles con la imagen de Pepe the Frog

Cartel objeto de la demanda

 

Un nuevo capítulo del culebrón de la Rana Pepe tras su incorporación al plantel de los memes clásicos.

Matt Furie, creador de “Pepe the Frog”, demandó a Infowars, la web del conspiranoico Alex Jones por vender un póster en el que aparece su personaje.

La demanda por violación de derechos de autor fue presentada el lunes 5 de marzo de 2018 en Los Ángeles y es la segunda que el dibujante presenta como parte de una campaña legal para reclamar usos no permitidos de su personaje.

La demanda se basa en que Furie no autorizó a Infowars a vender un póster que presenta a la rana junto a las imágenes de Alex Jones, el presidente Donald Trump, el agitador de extrema derecha Milo Yiannopoulos y otras figuras derechistas.

El póster, que lleva por título MAGA (Make America Great Again), se vende por 29,95 dólares en la tienda de la web de Infowars y se anuncia como una edición limitada del “reconocido artista y patriota Jhon Allen“. En la página aprovechan el tirón de la demanda para animar las ventas, llamando a que se compre antes de que sea retirado.

 

Página de la tienda de Infowars donde se vende el cartel

 

En la imagen aparecen, entre otros, Donald Trump, Paul Joseph Watson, Roger Stone, Matt Drudge, Milo Yiannopolous, Kellyanne Conway, Pepe the Frog y en un acto de egocentrismo, el propio Alex Jones.

En la descripción tambien se lee algo así como “la pintura enmarca verdaderamente el poder del pueblo estadounidense en las elecciones sobre el establishment” y Jones dice que ve el cartel ‘MAGA’ como un símbolo de la campaña de 2016.

Alex Jones califica la demanda como un “truco publicitario” e insiste en que Infowars no produjo el póster, pobre argumento ya que está vendiendo el cartel. Jones mantiene que entiende la obra como una expresión de discurso político protegida por la Primera Enmienda.

“Mis oyentes entienden que todo esto es frívolo” y que “La rana tiene una apariencia ridícula y que se trata de un meme tonto”, dijo Jones a AP. “No tenemos otra opción que luchar, y la ley está de nuestro lado”. Además, desde su página ha contestado a su manera.

Si bien la intención de Furie es que Pepe no sea usada como símbolo de la “alt-right” y de otros colectivos como los nacionalistas blancos, neonazis y otros extremistas de derecha, se enfrenta a una difícil empresa, frenar el uso de un meme de uso masivo que ha pasado al imaginario popular de internet.

Las batallas de Furie se seguirán librando en el terreno de la propiedad intelectual, los derechos de autor y el copyright.

Un repaso rápido por la convulsa  bio de “Pepe”

 

  27 de septiembre de 2016.  Pepe es oficialmente considerado un símbolo de odio por la Liga Anti-Difamación.

 Octubre de 2017.  Su creador inicia una campaña llamada #savepepe  denunciando que supremacistas blancos, movimientos racistas y otras personas vinculadas a la “altright” se han apropiado de Pepe.

 6 de mayo de 2017Matt Furie escenifica la “muerte” de la rana Pepe aprovechando el Free Comic Book Day  

 Julio de 2017.  Matt Furie la resucita“. Furie ya lo anunció entonces, perseguiría  los usos no autorizados de la rana, que ha terminado estampada en todo tipo de productos.

  Agosto de 2017– Matt Furie detiene la venta de un libro infantil por violación de propiedad intelectual y por difundir mensajes de odio.

 Octubre de 2017 – Furie demanda a Jessica Logsdon una mujer en Kansas City, Missouri, por vender pinturas al óleo con la  imagen de la rana, incluyendo una enmascarada que sostiene un rifle frente a lo que parece ser la Casa Blanca.

El 9 de marzo de 2018  Furie y la demandada llegaron a un acuerdo. Logsdon admitió que, sin pretenderlo, infringió los derechos de autor de Furie. La demandada negó cualquier relacióm con la ‘alt-right’, movimiento supremacista blanco o antisemita.

Cada parte se hizo cargo de sus gastos legales del proceso. (Fuente)

Relacionado:

humor-apuros