Spam electoral, empaquetando ciudadanos por ideología

Spam electoral, empaquetando ciudadanos por ideología

Viñeta del 25/11/2018 en CTXT

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó el texto relativo al Proyecto de Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (PDF).

Lo primero que llama la atención es su nombre porque lleva un chistaco escondido, concretamente en el nuevo artículo 58 bis.

Tener los datos de todo hijo de vecino organizados por opiniones políticas y vete a saber qué información personal más es un caramelo para las empresas y el sueño de cualquier sátrapa. Algo con lo que las empresas llevan décadas trapicheando.

Ningún partido lo vio venir

Lo vergonzoso es que sean ahora los partidos los que legislen, pasándose las leyes por los bajos y para adatarlas a su idea de granja de ordeño de datos y hacer listas temáticas con nuestros datos ideológicos.

PP, PSOE, Ciudadanos, Foro, PdeCat, PNV y ERC son los patrtidos que votaron a favor de esta basura.

Podemos también había dado su apoyo a la ley en el Congreso y no había presentado enmiendas sobre este asunto para el debate en el Senado y ahora busca, junto con Ciudadanos, cómo rectificar su apoyo a la ley. Desde Podemos reconocieron que han tomado consciencia de la relevancia de la disposición final tercera de la Ley de Protección de Datos, donde va incluida esta posibilidad. “Estamos viendo como arreglarlo“. dicen ahora.

Finalmente obtuvo el voto negativo de Podemos, Compromís, Nueva Canarias y Bildu, pero en realidad ningún partido la criticó hasta que fue demasiado tarde, lo que demuestra que leen leen poco o mal. O ambas cosas.

 



 

Se supone que estos datos sólo serán usados en campaña electoral e insisten en que se protegerán con celo, pero lo cierto es que para procesar tal cantidad de información deben intervenir muchas personas y empresas y que estas golosas bases de datos estarán disponibles tanto para los partidos habituales como para cualquier organización de colgados que decida presentarse a las elecciones. Imagine el abanico de indeseables que puede entrar en juego.

La AEPD rechaza que la nueva ley de protección de datos permita el “spam” político
y asegura que no admite el tratamiento de datos personales para elaborar perfiles basados en opiniones políticas, pero el texto aprobado sigue diciendo lo que dice.

 

 

Las listas las carga el diablo

Todas estas mierdas suelen hacerse bajo una apariencia de que se está beneficiando y protegiendo a las personas que son procesadas, catalogadas y listadas, aunque a veces se pretende, pero no deja de ser lo que es; personas listadas y marcadas por ideas.

Listas que pueden terminar en las manos equivocadas y en un momento delicado convertidas en una acusación, incluso en una condena directa. Elementos fichados.

Así, la recolección de datos con la excusa de la lucha contra el narcotráfico se han transformado en listas negras de migrantes y refugiados o como en el caso de Cambridge Analitica, que se usaron para dar un vuelco a los resultados de las elecciones con sucias maniobras.

 

O aún más peligroso, como cuando en Holanda se creó un censo que incluía las preferencias religiosas de la población con la benigna intención de gestionar acertadamente el número de iglesias y sinagogas necesarias, así como calcular los recursos disponibles según la demanda de cada una de las comunidades.

Gracias a este censo, cuando llegaron los nazis ya tenían el trabajo hecho, una lista perfecta con los datos de aquellas personas a las que exterminar, sólo el 10% de los judíos holandeses sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial.

España también aportó su granito de arena, aunque de una manera más sucia y mucho menos involuntaria, según una investigación del periodista periodista judío, Jacobo Israel Garzón que El País llevó un poco más allá en 2010.

El régimen franquista ordenó en 1941 a los gobernadores civiles elaborar una lista de los judíos que vivían en España. El censo, que incluía los nombres, datos laborales, ideológicos y personales de 6.000 judíos, fue, presumiblemente, entregado a Himmler. Los nazis lo manejaron en sus planes para la solución final. Cuando la caída de Hitler era ya un hecho, las autoridades franquistas intentaron borrar todos los indicios de su colaboración en el Holocausto.

Ahora piense que muchas de aquellas listas no eran más que libros con anotaciones en fichas y piense en las infinitas posibilidades que ofrece el trapicheo de los datos biométricos, el Gran Hermano se puede quedar a la altura de Bambi comparado con el gran ojo del Big Data.

 

 

Y de despedida, un extra para el recuerdo, PP, PSOE y Ciudadanos han presentado una enmienda conjunta para poder cerrar webs sin ningún tipo de control judicial, ni siquiera el pequeño control que todavía había en la Ley Sinde.

 

Parlamentarismo

Parlamentarismo

Viñeta del 24/11/2018 en CTXT

Dicen que las cucarachas se comunican a través de sus heces, quizá es justo lo que nos está pasando.

Es posible que lo que dieron en llamar nueva política no deje de ser una versión degradada de lo de siempre y yo esté embriagado por esa falsa sensación de que cualquier tiempo pasado fue menos peor. Aunque esta reedición de la crispación viene con un elemento que le da más olor a la peste, el gallinero social y los micromundos de las redes sociales, con Tonter a la cabeza.

 

Viñeta de octubre de 2011

Puede que me equivoque y el resto del mundo vota a sus políticos, o partidos, preferidos para que insulten más duro y más a menudo al de enfrente y poder conseguir su dosis de soma ideológico en un lenguaje a ras del barro.

Lo que no se puede negar es que los medios están encantados con esta nueva era de los gestos, trifulcas y frases para el meme. Generan información chatarra fácil y muy barata para alegría de la concurrencia, que ya se ha acostumbrado a darse al menos un revolcón diario en la charca.

 



 

Sus señorías deberían dirimir sus diferencias en torneos de tirarse para arriba de la ropa interior así por detrás. El que levante más metros al adversario, gana. O trepando por una cucaña bien embadurnada de caspa. Ya que abrazamos el esperpento, que al menos llenen el doloroso hueco que dejó la desaparición de Humor Amarillo.

 

 

En el otro lado de la macarrada está el infantilismo, aunque menos agresivo y perjudicial también ofrece grandes dosis de vergüenza ajena.

Unos hablan de que tienen tres dragones y se fotochopean de personajes troneros y otros contestan que  tienen la fuerza de unos muñecos de plástico de las galaxias. Ellos, a esta chorrada la llaman “captar el voto joven”.

¿Se puede ser más tonto? Sí, se puede ser Juanma Moreno.

Para rematar, el mismo pánfilo que dice que Netflix no viene a España por culpa de un rollo político le pide el voto a una vaca. No hay mejor resumen para la estupidez política.

 

 

Llámenme bobo o Flanders. Me gustaría ver, leer o escuchar a personas debatiendo ideas y explicando propuestas, pero no sólo expuestas como una lista de deseos. Sería lo suyo saber el cómo y el cuándo y el con qué y no esa mierda entre histriónica, absurda, barriobajera o ñoña que hacen últimamente.

 

Publicidad agresiva

Publicidad agresiva

Viñeta del 18/11/2018 en CTXT

No toda la publicidad a la que se llama agresiva es mala. Un ejemplo de publicidad que algunos consideran agresiva, pero que persigue un buen fin, es la de las campañas de tráfico. Lo que no quita que no hayan hecho alguna vez alguno regulero.

Pero, claro, anunciar algo para concienciar sobre un problema social no es lo mismo que intentar vender un producto que produce tanto rechazo como los que intentan vender los chiringuitos de apuestas perfumados de cosa chuli.



Un buen número de famosos se han convertido en la imagen de distintas empresas de apuestas, que se dejan buenas cantidades de pasta en publicidad.

El anuncio al que Carlos Sobera pone cara, no sólo es agresivo en su vertiente mala, también es molesto, estridente, taladrante, viejuno, hortera y manipulador.

Todos esos estados de ánimo por el que el jugador pasa durante el anuncio, y que presentan como algo emocionante que hay que vivir, en muchos casos se convierte en falsa euforia, ansiedad, síndrome de abstinencia y depresión, entre otras cosas.

Sobre la ludopatía y las casas de apuestas ya hay una catarata de artículos que puede consultar.

 

En general tengo poca tolerancia a la publicidad y menos cuando se sirve por bombardeo hasta que no queda medio donde no aparezcan esos anuncios chabacanos e chirriantes doscientas veces veces por hora.

Eso no quiere decir que no me guste la publicidad, incluso me aficioné a ver los maratones de publicidad con lo mejor de los festivales que emitía Canal+, aunque era hacer un poco de trampa ya que entre los que compiten por un premio suele haber muy pocos malos.

Aquellos viejos anuncios

Hubo un tiempo que hasta grababa y montaba anuncios para una tele local por cable. Muchos de ellos incluso tenía que guionizarlos, terminé haciendo anuncios porque allí casi todo el mundo hacía de casi todo y como era el que dibujaba y esas cosas, pues me atribuyeron aptitudes creativas para la publicidad igual que hubieran llamado director de cine a cualquiera que hubiera tenido un Cinexin en su infancia. Con todo, se intentaba hacer un trabajo lo menos indigno posible y muchas veces se conseguía.

El asunto es que no me gustaba nada grabar aquellos engendros que ya parecían viejos hace 20 años. Ahora, estos anuncios de aspecto viejuno y barato parecen querer volver disfrazados de una extraña mezcla de parodia y nostalgia, al estilo de ese de los que venden tu coche.

Tampoco conseguía convencer a los clientes para hacer algo con otro planteamiento que no fuera el de enseñar sus productos, gritar sus precios al tiempo que aparecían en cartelones enormes con el horario de la tienda, dirección, teléfono, número de fax  y más tarde la dirección de su web con hache tetepé y todo.

A uno de los que pude convencer para hacer algo distinto le propuse grabar una serie de spots más cortos, como capítulos de una miniserie pero autoconclusivos. Serían mucho más breves pero todos diferentes y por cantidad sería más probable que el personal tardara bastante más en cansarse que viendo el mismo repetido una y otra vez durante meses. Algunos llegaban a emitirse durante años.

Me harté de darle vueltas al tarro con ideas varias, algunas más divertidas y locas que otras, hasta dibujé varios storyboard. Para no cansarles con detalles les adelanto el desenlace. Creo que, aunque no lo dijeron, todas las partes convinieron que estaba zumbado, como todos los artistas, y se terminó grabando otro anuncio chusco de los de toda la vida.

 

El trabajo va sobre ruedas

EL trabajo va sobre ruedas, Glovo

Viñeta del 17/11/2018 en CTXT

Si los repartidores tuvieran que ser asalariados “sería una buena faena, pero nos adaptaríamos”, dijo el presidente de Glovo. Y se quedó tan Glovo ancho.

Se adaptarían o le buscarían otra vez la vuelta para seguir haciendo lo que mejor que saben hacer, defraudar a la seguridad social.

Según este emprendedor de la nueva economía del estruje, los repartidores quieren flexibilidad y libertad“Es así como vemos el futuro del trabajador”, dijo.

Si esto se normaliza y se extiende al resto de gremios será lo más parecido a un futuro de mierda. Estas empresas ni contratan ni está entre sus planes jugar con la legislación laboral que jugamos todos. Además, quieren una regulación a medida para seguir normalizando la explotación y la precariedad.

 



 

Los nuevos esclavistas siguen predicando “lo nuevo”, que es tan viejo como nuestra propia existencia, con su diccionario de eufemismos bajo el brazo.

Se agarran a que no obligan a nadie a nada. Y es que el truco es simple, todos pueden trabajar de aquella manera o buscarse las habichuelas en otra cosa. Si no lo hace uno, otro será el que lo haga en las condiciones que sea, incluso pagando las herramientas de trabajo de su bolsillo.

Ponen su vehículo, su móvil, la conexión y se hacen cargo de todo gasto, desgaste e imprevisto que le pueda ocasionar la prisa del pedaleo.

Si no le ponemos remedio, el mercado laboral que vamos a dejar va a dar más asco que pena.

Viñeta de enero de 2014

Mientras tanto, los trabajadores de Amazon se movilizan por sus derechos y convocan ocho jornadas de huelga coincidiendo con el viernes negro ese, el puente de la Constitución y la Navidad. Las huelgas se celebrarán los días 23 y 24 de noviembre, el 7, 9, 15 y 30 de diciembre, y el 3 y 4 de enero. Se trata de la segunda huelga en Amazon.

Además, la plantilla de Amazon España llama al boicot y pide no comprar en el Black Friday”.  No es la primera llamada al boicot que hacen.

Los trabajadores de Correos también se movilizaron el viernes pasado por unas mejores condiciones salariales y laborales manifestándose frente a la Delegación del Gobierno en Barcelona y los sindicatos advierten que si las negociaciones no prosperan, irán a la huelga los días 30 de noviembre y 21 y 26 de diciembre.