Investigan al dibujante jordano Emad Hajjaj por insultos a la religión

Emad Hajjaj

Viñeta de Emad Hajjaj motivo de la investigación

El dibujante jordano Emad Hajjaj está siendo investigado por insultos a la religión por una viñeta que se publicó  (captura) el domingo 29 de octubre de 2017 en abumahjoobnews.com  y que ya ha sido retirada.

La imagen muestra un cristo crufificado y la leyenda:

“Soy Cristo, el hijo de María, y reniego del  patriarca Teófilo III (1) y de todos los que participaron con él en la venta de la noble iglesia ortodoxa griega a la ocupación israelí.”

Tras su publicación recibió insultos e incluso amenazas de muerte.

Hajjaj, aunque pidió disculpas, insiste en que la viñeta se refiere a la polémica que señala al patriarca ortodoxo griego de Jerusalén por la venta de grandes parcelas de tierra en la ciudad, así como en Cesarea, Jaffa y Tiberíades a compañías offshore. Se cree que las tierras fueron vendidas a precios muy bajos a grupos de colonos y a empresas de cuyos propietarios se desconoce la identidad porque están registradas en paraísos fiscales. ( + Info)

La viñeta enfadó tanto a cristianos como a musulmanes. Para los cristianos era un insulto a un símbolo sagrado y algunos musulmanes también estaban molestos por la representación de un profeta, algo prohibido por el islam y  porque no creen que Jesús fuese crucificado. Algunos llamaron al dibujante (que es musulmán)  infiel.

Incluso llegaron a sugerir que el dibujante merecía el mismo final que Nahed Hattar (2), escritor jordano que fue asesinado a tiros en septiembre de 2016 frente al tribunal donde se le juzgaba por difundir una viñeta. Leer historia.

El martes 31 de octubre, el fiscal general de Amán citó a Emad Hajjaj para ser interrogado.

Según Mahmoud Quteishat (3), abogado del dibujante, el fiscal escuchó el testimonio del viñetista y de la persona que presentó la denuncia. El fiscal, que no ordenó la detención del dibujante, escuchará ahora a otros testigos y decidirá si lleva el asunto a los tribunales.

Si finalmente es acusado de insultar a la religión, provocar conflictos sectarios y  declarado culpable, puede ser condenado a tres años de prisión.

Siempre me ha provocado una mezcla de curiosidad y media risa escuchar que van a investigar a alguien por una viñeta. No consigo imaginar en qué consiste exactamente una investigación así, menos aún que haya personas encargadas de hacer eso, pero sobre todo que sigan existiendo leyes que permitan entalegar a gente por sus opiniones sobre aquello en lo que otros creen.

Fuentes consultadas (1) (2) (3)

Emad Hajjaj en Twitter, Facebook,  Perfil en Cartoon Movement.

Galería del autor.

Ocho motivos de conflicto y demandas a viñetistas

De 102 casos consultados se desprende que el primer y principal detonante de quejas y denuncias a dibujantes es por su visión sobre temas relacionados con la política, el segundo motivo, a poca distancia, las religiones.

En tercer lugar están aquellas quejas o denuncias por insultos a las tradiciones, el folclore, las banderas y otros símbolos oficiales de las naciones. En cuarta posición encontramos el racismo y la xenofobia.

En quinto lugar se encuentra el machismo, la homofobia y otros temas relacionados con la sexualidad. La sexta plaza la ocupan aquellas reclamaciones por injurias, calumnias y ofensas al honor, muchas de ellas presentadas o promovidas por destacadas figuras de la política.

El puesto número siete es para las reclamaciones de empresas sobre el uso de su marca o imagen y por último las relativas al plagio.

Relacionado

humor-apuros
¿Quieres recibir los nuevos artículos del blog en tu correo cuando se publiquen?

Respeto a hostias

Nunca he sido activista contra ningún acto que monte la iglesia o sus allegados, cuando interrumpen mi paseo con una procesión busco un desvío para poner tierra de por medio, cuando me despiertan los canturreos mañaneros de un Rosario de la Aurora Boreal aguanto el chaparrón como el resto de vecinos.

Cuando cortan siete calles para un vía crucis busco trayecto alternativo lo más alejado del del humillo de los cirios, cuando alguien me invita a una boda me salto el acto en la iglesia.

Y no retomen con el clásico de “No tienes cojones de meterte con Mahoma” porque sus seguidores no dan aquí la barrila con  la intensidad católica  hasta el punto de invadir mi espacio privado.   Sería mucho menos molesto y más divertido que se pusieran a hacer viñetas sobre el ateismo.

Eso sí, lo único que no tolero son las imposiciones o invitaciones, por muy subliminales que sean, a no opinar.

Tolerancia ultracatólica, si no te gusta te callas

Es tradición, cualquier opinión  que no alabe la espectacularización de la  fe en la vía pública es susceptible de ser interpretada por algunos como un insulto. Es curioso que cuando se habla de saraos de  cristianocatolicosapostolicosromanospracticantes aparezca siempre un enfurecido entre  sus seguidores cuando se cruza con opiniones críticas.

Familia, matrimonio, amor, juventud… a lo largo de historia, la iglesia ha prostituido una gran cantidad de palabras, y siguen insistendo en querer hacerlas suyas. La estrategia es tan simple y antigua como torticera.

O callas y asumes esa falsa asociación o eres mala persona, o lo que es peor peor: comunista.

A estas alturas del cuento, tras más de 25 años de viñeteo ya tengo la sangre gorda y estoy inmunizado a cualquier insulto,   pero me sigue resultando sorprendente que solo lleguen  precedidos de peticiones de “respeto” en las viñetas sobre la iglesia.  Ni siquiera en  debates enconados sobre política me he encontrado con tanto despelleje.

Hasta las broncas sobre furgol , del que no entiendo ni papa, me parecen más civilizadas.

El resto de la discusión aquí.

 

Y un extra químico:

Puede leerlo aquí.