Love Strip, las noches y los días de Pepe González

 

Pepe González murió en la indigencia. Y aunque solía decir que su cadáver debía ser arrojado a la basura, finalmente sus restos mortales habían sido depositados en la misma tumba donde yace quien durante tantísimos años fuera su mentor, representante, editor y colega del alma, don Josep Toutain, fundador de la mítica agencia Selecciones Ilustradas.

En sus años dorados, la agencia había llegado a contar con un centenar de artistas que producían infinidad de cómics e ilustraciones de romance, acción y terror para editoriales europeas y americanas. Pepe había sido el dibujante más carismático y mimado de Selecciones Ilustradas. Quizás también su principal víctima.

7 de abril de 2009. La necrológica era muy escueta y no aclaraba las circunstancias de su muerte. Setenta años. Una larga enfermedad. Resistiéndose a aceptar que el destino ha cancelado para siempre su entrevista con Pepe González, Macousqui sigue el rastro de un comentario publicado en internet  y consigue localizar el domicilio del dibujante en el preciso instante en que todos sus objetos personales están siendo arrojados a un contenedor de desperdicios.

Esto que acabas de leer es un extracto de la sinopsis de «Love Strip, las noches y los días de Pepe González«, la mejor serie documental hecha hasta el momento sobre la vida y obra del dibujante Pepe González y su relación con la emblemática agencia Selecciones Ilustradas, que el próximo 24 de junio (posiblemente el 21) estrenará su quinto episodio.

 

 

He empezado a escribir este post varias veces, pero me he rendido. No sirvo para ejercer de crítico de según qué contenidos cuando me enganchan y este es uno de esos casos.

La serie, concebida para seis capítulos y estrenada en 2016, tiene muchos elementos para el aplauso y mucho por desgranar. Para empezar, su autor la ha puesto a disposición de cualquiera que quiera verla por la gorra en Youtube, algo que no es frecuente en este tipo de trabajos, nada fáciles ni baratos de realizar, para los que hay que esperar a proyecciones en festivales o en plataformas de pago. A veces ni eso.

Además, se trata de un valioso saco de testimonios, imágenes y datos que reconstruyen y dan forma a una historia a la que nadie había entrado con tanta profundidad.

Siempre me ha apasionado el género documental porque envidio a los que consiguen hacer un trabajo digno en uno de los formatos más exigentes. En Love Strip encuentro muchas cosas que valoro y creo que es un trabajo al que no se le ha prestado la atención que merece.

Love Strip no es producto, no es un artículo comercial, es una obra de autor y no obedece a tiempos, estilos o modas, tiene capítulos de menos de 40 minutos y de más de dos horas que no cansan ni aburren y pueden resultar interesantes aunque nada te vincule al mundo de los dibujantes de aquella época.

Se presenta un relato en el que su autor se despoja de todo protagonismo y se ocupa de acercarse todo lo posible a la verdad escaqueada tras el tópico, los rumores y las intoxicaciones a través de los recuerdos y testimonios de destacadas figuras del gremio y otros coetáneos. Pero en algunos momentos, Love Strip parece rebelarse y se convierte en un metadocumental, aparecen broncas, canalleo y pasajes negros, confesiones crudas, enemistades, la realidad sin adornos ni suavizantes. Y por eso me gustó aún más.

Cualquier cosa que cuente sobre los momentos oscuros del Love Strip podría considerarse un spoiler, así que lo mejor es que los descubras sin pistas viendo la serie completa.

Enlaces relacionados:

Web oficial

Facebook de Tony Macousqui, recomendable para rastrear sus opiniones sobre el «cómo se hizo» y sus encuentros y desencuentros con otros autores, divulgadores y aficionados al cómic.

 

Santi Orue abandona TMEO

Santi Orue TMEO cerrajeria

Viñeta de Iñaki Cerrajería, 09/11/2018. El Correo.

Hay distintas formas de interpretar y entender la salida de Santi Orue (Vitoria, 1964) del fanzine TMEO según quién y cómo se cuente.

El autor lo anunció así  (1) – (2)

«Me ‘ botan’  del TMEO. Les deseo lo mejor a la revista».

 

En El Correo lo llaman «veto» por sus viñetas sobre Podemos, el independentismo catalán y la inmigración.

Santi Orue TMEO

Página compartida por el autor en sus redes sociales

 

En el texto del artículo lo que se lee, entre otras cosas, no es exactamente que lo echan, sino que lo deja porque van a empezar a someter sus viñetas a la valoración del consejo de redacción, algo que Orue entiende como una «criba ideológica«. En el artículo también se señala que el carácter de sus chistes «ha causado rechazo explícito» a colaboradores de la revista.

Santi Orue TMEO

Iñaki Cerrajería (Vitoria-Gasteiz, 1957)  también comparte esta teoría y así lo expresa en su viñeta de hoy en El Correo donde es el TMEO  el que se mea sobre Orue como invitación explícita a marcharse,  en su blog del diario también se añade este texto, el mismo con el que se abre el artículo:

«¿Dónde están los límites del humor? Pues depende de cada caso. Para Santi Orue, ya han quedado atrás. Y es que el veterano autor del TMEO ha roto el vínculo con la que ha sido la casa de sus chistes desde 1987. La razón es que ha visto su labor –que durante tres décadas ha ido directamente a la maquetación del número correspondiente de la revista– sometida al veto del comité de redacción».

 



El consejo de redacción

Definir el TMEO no es fácil, para mí siempre ha sido un fanzine, y así lo considera la mayoría de sus autores porque ha seguido publicando humor salvaje e irreverente, sátira social y política, sexo, rollos escatológicos y otras canalladas propias del fanzineo, pero también se convirtió en un modelo en el que se miraron muchas otras publicaciones de la época y posteriores.

El  TMEO, que en 2017 cumplió 30 años, ha tenido varias formas de organización, en esta publicación bimestral editada por la asociación cultural Ezten Kultur Taldea (creada en 1989) las decisiones se toman de forma asamblearia desde hace más de una década. Los colaboradores no están a sueldo, no se cobra.

Aunque carece de línea editorial al uso y  conserva su punto de caos, existe un consejo de redacción presencial que elige las páginas entre las que se reciben y que está compuesto por todos aquellos colaboradores que puedan acudir el día que se convoca. Podría decirse que se trata de una revista “coral” que se configura con la suma de los estilos de las firmas que van pasando por sus páginas.

Todo el que haya editado un fanzine, colaborado en uno o haya sido lector habitual sabe de sobra que ningún fanzine es una empresa. Y el TMEO tampoco lo es. Para empezar, lo extraordinario, muy extraordinario, es que los fanzines den algún beneficio económico. Lo que cuesta imprimirlos y moverlos sale del bolsillo de los que los hacen y suerte si recuperas un cacho de lo invertido. El TMEO intentó el salto a lo profesional (entiéndase como el circuito comercial tradicional) en 1991. No pudieron aguantar más de un año y palmaron pasta, así que se replegaron de nuevo al modo fanzine.

Además, los fanzines son publicaciones donde lo normal es arrimarse en plan aficionado para ir calentando o simplemente para divertirte dibujando/escribiendo tus historias.

 

 

 Relacionado, 118 casos por todo el mundo.

 

 

Ocho dibujantes a las puertas de la cárcel

Andalán, del 13 al 19 de marzo de 1981

Si las quejas, denuncias  y juicios por «ofensas a los sentimientos religiosos» nos parecen hoy algo casi cotidiano, durante los últimos coletazos del franquismo, seguían siendo también habituales. Aquí el relato del último intento, durante el mandato de la última corporación franquista en el Ayuntamiento de Zaragoza, por llevar a ocho dibujantes a la cárcel.

Corría el año 1978. Según las crónicas de la época, un denunciante anónimo consideró que en el nº 3 del fanzine Zeta  había dos chistes que podían constituir un delito contra la libertad religiosa.

Lo cierto es que nunca se conoció la identidad de ese supuesto denunciante. Sin embargo,  Manuel Estradera Vázquez, «Strader» tiene alguna sospecha. (1)

«Nadie sabe cómo llegó a manos de un juez nuestra humilde publicación (…) Aunque, curiosamente uno de los apellidos del juez coincidía con el de un joven fan del grupo y aficionado a los cómics que pululaba, junto a otra media docena de simpatizantes, por el local que utilizábamos como redacción y taller editorial de la revista. Pero bueno, no son sino suposiciones sin fundamento que no van a ninguna parte».

Los chistes a los que se refería el denunciante desconocido eran un dibujo de la Virgen del Pilar y una foto en la que ocho integrantes de la revista aparecían cenando a modo de anuncio del próximo número de la revista con la frase: «esta no es la última ZETA».

De izq a dcha:El Rizos, Azagra, Luis Royo, Strader, Ricardo Joven, Mastral, Lahuerta y Gregorio.

Es cachondo porque esa sí fue la última, ya que la publicación fue secuestrada y los ocho dibujantes terminaron en el juzgado.

A criterio del denunciante, tanto la ilustración (que no he podido encontrar en mejor calidad) de la Virgen del Pilar como la fotografía eran injurias contra la institución religiosa, al tratarse de una parodia del pasaje evangélico de la última cena.

Actualización 04 de septiembre de 2017, Carlos Azagra ha encontrado y enviado la página en calidad y tamañ0 poderoso para poder verla en detalle.

 

Ilustración de la Virgen del Pilar dibujada por Antonio Soteras, El Rizos.

En octubre de 1979 se celebró el juicio.

La sentencia se ajustó bastante a las peticiones del fiscal,  cuatro meses y un día de arresto mayor y siete años de inhabilitación para las funciones docentes, ocupación de cargo público y derecho a voto.

Semanario Andalán, nº 245, del 23 al 29 de noviembre de 1979

 

Dossier del Colectivo Zeta, varios autores, 32 págs.con contraportada de Carlos Giménez

 Página del Dossier del Colectivo Zeta

Se daba por hecho que serían puestos en libertad condicional, pero contra todo pronóstico se llegó a decretar su ingreso en prisión, muchos medios así lo difundieron con una nota de agencias.

A las puertas de la cárcel

El día de su ingreso en prisión se presentaron siete de los ocho dibujantes condenados, el ausente, Manuel Estradera Vázquez, «Strader», relata así sus recuerdos de aquellos días:

 

 «No estaba dispuesto a pasar ni ochenta ni ocho días encerrado en una jaula. (…) Esa misma noche partía hacia París».

«A la mañana siguiente, todos menos uno se presentaron puntualmente en la Audiencia para ser trasladados a la prisión de Torrero».

«Les acompañaba un numeroso grupo de los asamblearios del día anterior, que se manifestaron pacíficamente en el Coso, frente a la Audiencia. Como yo no estaba presente recurro al relato que aparece en un blog:

«En la puerta de Torrero, prisión de Zaragoza, esperaban para entrar. Fernández Ordóñez, ministro de justicia y diputado por Zaragoza hizo un comunicado exigiendo que los dejaran en libertad inmediatamente.

Eran ocho los dibujantes y solo estaban siete. El octavo había huido a Francia. Tenían que firmar el “enterado” o libertad condicional. Se pusieron en fila y el primero que firmó volvió a ponerse en fila para firmar por el octavo».

Esta última y divertida anécdota me consta que es apócrifa. Sé que alguien justificó mi ausencia alegando que estaba enfermo, y les dijeron que me transmitieran que debía ir a firmar a la mayor brevedad. En cuestión de minutos se ponían en contacto telefónico conmigo, pues algunos sabían que mi primera escala era Angulema y que me pensaba entrevistar con el director del Salon International de la Bande Dessinée, que tenía su oficina en el ayuntamiento de dicha ciudad. Me pusieron al tanto de lo sucedido y me rogaron que volviera para firmar, no fuera a ser que… Bueno. Volví y firmé. Todo sea por contentar a los amigos.

 

La repercusión mediática de este asunto tras las acciones de protesta de algunos ciudadanos y de un coletivo de artistas e intelectuales de la época más las actuaciones de algunos políticos como Fernández Ordóñez, ministro de justicia y diputado por Zaragoza y las gestiones del entonces alcalde de Zaragoza, Ramón Sáinz de Varanda, fueron determinantes para el desenlace de esta historia.

El 16 de marzo de 1981, en una nota de la agencia EFE se leía que, poco antes de su ingreso en prisión, el  juez dejaba en suspenso la sentencia por escarnio durante dos años, para «según el comportamiento que observe en los encausados durante este período, obrar en consecuencia«.

Queda pendiente encontrar y añadir el texto de la sentencia, se dice que era muy divertido.

Andalán, nº 313, del 20 al 26 de marzo de 1981

 

Los tres números de "Colectivo Zeta" (1978), el tercero no llegó a distribuirse.

Tras su secuestro judicial,  la segunda etapa de la revista zaragozana «Zeta» (1979) pasó a llamarse «Bustrófedon« y contó con una nutrida plantilla de dibujantes y escritores profesionales como Carlos Giménez, Azagra, Luis Royo y Antonio Altarriba junto a otros autores nóveles.

No sería la última vez que Carlos Azagra y algunos de los integrantes del colectivo tuvieran que enfrentarse a un juicio por «escarnio a la religión».

Poco después, también durante 1978/79, un número de la revista Butifarra! dedicado a la Iglesia que llevaba por título Iglesia S.A  les costó otro juicio.

 

 

Carlos Azagra, que había dibujado tres páginas, dos explicando los negocios de la enseñanza religiosa y otra dedicado a las sectas, recuerda así aquel proceso:

«En ese juicio no pude ir como autor, pues estaba en libertad condicional por otro juicio por lo mismo, escarnio a la religión católica en Zaragoza… si descubrian que esas páginas las habia hecho yo, iba directamente al trullo, así como Rafael Vaquer -creador de Jhonny Roqueta- que en esos dias aún estaba haciendo la mili y podia ir al calabozo por lo mismo. Así que entre todos nos encubrieron, ventajas de que los jueces no entiendan de estilos…»

 

«En el juicio, Miguel Gallardo-creador de Makoki- tuvo que decir ante el juez, que él había dibujado mis páginas, pues si reincidía yo en lo mismo, iba directamente a la cárcel (aún estaba en libertad condicional, por el anterior juicio de Zaragoza)».  (3 )

 

De cuando se secuestraban tebeos. Carlos Azagra

Fuentes consultadas:

-Zaragoza Rebelde

-Biblioteca virtual de Aragón. Archivo periódico Andalán

-Hemeroteca ABC 17/03/1981

-Blog de Carlos Azagra

-Blog de Encarna Revuelta

-Antonio Altarriba (2009): «Cuando los tebeos fueron progres», Tebeosfera 3, segunda época . 09/03/2009 

Descargar Coletivo Zeta nº 1  (CBR) 69Mb – (PDF) 83Mb

Descargar Coletivo Zeta nº 2  (CBR) 80Mb – (PDF) 36Mb

 

Relacionado:

humor-apuros
¿Quieres recibir los nuevos artículos del blog en tu correo cada día?

Brevas #66

acyt
informe-comic-tebeosfera-2013

La Asociación Cultural Tebeosfera (ACyT) ha publicado su informe anual sobre la industria española del cómic, a partir de los datos de su  Gran catálogo de la historieta, sobre los tebeos distribuidos en España en 2013.

Del informe se desprenden datos interesantes, como que el editor más arriesgado a la hora de publicar primera obra (de autor español o no) han sido El Jueves, con 52 lanzamientos. Convirtiéndose en la empresa que más obra de españoles publicó durante 2013.

Se destaca también  la abundancia de editores minoritarios que publican obras de autores españoles en  un régimen de edición para un público objetivo concreto y reducido, con tiradas pequeñas pero gran libertad creativa.

cc  Reproducción bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.

pdf-2 Descargar (2,20 Mb PDF)

comicbookplus

Comic Book Plus es de esos sitios donde cualquier aficionado a los cómics puede entrar y quedarse a vivir.

En la web  se pueden leer y descargar cómics y otro tipo de publicaciones de dominio público americanas y de otros países . A fecha de hoy recopila 22,683 ejemplares.

Entre las revistas en español ya se encuentran algunas perlas.

pulgarcito

Para la descarga es necesario registro, que debe ser  aprobado.