Una editorial turca cierra su revista satírica por “ofender los valores religiosos”

Última portada de la revista Girgir del 15 al 21 de febrero de 2017

Poca broma en Turquía con la religión, cualquier chiste, por tonto o blanco que sea,  puede llevar a cualquiera a la cárcel.

Y hasta tal punto la sátira es peligrosa que, como en el caso de la revista Girgir, los propios editores se han aplicado la autocensura, han ejercido de policía del pensamiento y han chapado la publicación, despidiendo a todos los trabajadores.

La revista Girgir, de la editorial Estetik, se distribuía como suplemento semanal gratuito del diario “Sözcü. Los editores dicen que han cerrado la revista satírica, una de las más leídas de Turquía, a causa de una viñeta que fue considerada ofensiva para judios y musulmanes.

Viñeta de Seyfi Sahin que ha motivado el cierre ( traducción pendiente)

En la viñeta el profeta judío Moisés, también considerado una figura sagrada en el islam y en el cristianismo, está contando cómo separó las aguas del mar Rojo, las personas que lo escuchan a su alrededor se quejan, usando alguna palabrota, de que siempre repite las mismas historias.

El diario Hurriyet cuenta que los abogados de la editorial de la revista Girgir dijeron hoy que la empresa no estaba de acuerdo con la viñeta “desagradable” que se burlaba de Moisés y había decidido cerrar la publicación y despedir a todos sus trabajadores.

La revista también se disculpó con los lectores a través en Twitter, cuenta ya  cerrada, por “causar daño”, mientras que la fiscalía investiga si las viñetas han “denigrado valores religiosos”.

Girgir, fundada en 1972, fue la revista satírica más vendida Turquía en los años 1980 y 1990. A pesar de que cerró por un corto espacio de tiempo tras el golpe militar de 1980, seguía siendo revista de culto, sobre todo por sus viñetas políticas que sorteaban la censura.

Aunque Turquía sea un estado laico y no tenga leyes específicas contra la blasfemia, los tribunales llevan años condenando cualquier crítica a la religión, normalmente a la musulmana, aplicando el artículo 216 del Código Penal que castiga con hasta un año de cárcel a “toda persona que abiertamente muestre falta de respeto a la fe de un grupo de personas, si ese acto causa un riesgo potencial para la paz pública”.

Según se lee en una nota de EFE, la editorial justifica así el cierre:

“Se ha tomado la decisión de cerrar la revista ‘Girgir’ y de despedir a todos los que trabajaban en ella por haber publicado en el último número una caricatura desagradable”, declaró el abogado de la editorial en un comunicado publicado en “Sözcü”.

“Esta caricatura ha inquietado tanto a la sociedad como a la editorial. Creemos que uno o varios trabajadores la han publicado con la mala intención de dejar en mal lugar a la empresa; hablamos de algo intencionado”, aseguró en esa nota.

La caricatura, al “ofender los valores religiosos”, podría constituir un delito que será denunciado ante la Fiscalía, termina el comunicado de la editorial.

 

Relacionado:

humor-apuros

La voz encerrada

La voz de la calle.

Mucho juego de palabras daba la cabecera de este diario que, según Lagunero, iba a estar en los kioscos el día 1 de abril pero  no ha dado tiempo. Su promotor va camino de batir casi todas las marcas de despido express y precariedad.

Sus 40 trabajadores, después de trabajar tres semanas sin contrato,  han recibido la noticia de que el diario no se imprimirá por “no poder hacer frente a un aval bancario que le pide la distribuidora”.

Extraña situación, despedidos antes de ser contratados, aunque cobraron su primer sueldo.

¿Qué esperaba el empresario para dar de alta a su plantilla?. Huele mal, hasta parece un intento de venta de collar antes de tener el perro.

Y mal asunto también para los currantes, que son víctimas directas de la desagradable sorpresa de un empresario que se las prometía de solvente. ¿Nadie había previsto ese gasto/inversión?. Otro coletazo de la prensa en papel.

Pasarán la noche de hoy encerrados en la redacción. Espero que tengan suerte y salgan lo mejor…colocados.

Si alguien quiere contactar con ellos, darle algo de aire mediático a su encierro o seguirlo puede hacerlo en la cuenta de Twitter de uno de ellos:  http://twitter.com/alberarce

Página la voz de la calle.

Portada número cero (PDF)

Captura de su página 00:34.

 

Subir a la montaña

De un tiempo a esta parte me he propuesto no volver a escribir “en caliente” sobre determinados asuntos. Además, con todo lo que se ha dicho ya, este texto es por puro ocio  ya que poco o nada puedo aportar salvo una opinión de tantas como culos hay.

Así que lamento que, una vez más, haya resultado un tocho tan largo. Si no se encuentra con ganas de leer puede salir hacia un internet más divertido pinchando aquí.

El País publicaba el jueves un texto , que ha movido muchas teclas,  se cuentan detalles sobre una reunión entre  un grupo de personas relacionadas con el #manifiesto y Leire Pajín,  a la que le hicieron llegar un documento con lo que estas personas consideran cuatro propuestas de mejora  para la disposición final primera del proyecto de Ley de Economía Sostenible, ya conocida como “Ley Sinde”

El periodista podría haber obtenido esta información de varias formas:

Asistiendo a esta  reunión, cosa que pensé había sucedido en un principio, ya que el firmante la califica de “casi clandestina”. Pero no encontré nada en el texto que indicara su presencia o bien que alguien le cuenta lo sucedido en esta reunión, aunque tampoco cita  fuente alguna de esta información.

O una tercera que es la que parece la buena, según uno de los asistentes, alguien filtra lo sucedido allí. Según se desprende de este texto de Fernando Berlín:

“Pero resulta que ayer, antes de que los propios asistentes pudieran contarlo, alguien filtró información del desarrollo de la misma a Ramón Muñoz, de El País.”

Realmente ya no me importa quién sea la fuente porque pretender que en una sala llena de periodistas y políticos no haya nadie que cante es bastante complicado. Sólo les faltó avisar a Forges para que hiciera una viñeta y la publicara en directo mientras charlaban.

El uso torticero y opinativo de la palabra “clandestinidad” deja en evidencia que es un añadido de su cosecha gracias a  comentarios de algunos de los asistentes a esa reunión que El País describe  como secreta. Al parecer no lo fue tanto, fue anunciada a través de una lista de correo a y llegó al menos a unas 100 personas, según Ignacio Escolar en este comentario.

Por mucha prensa  de fantasía que nos quieran seguir colocando, el lector debería tener el derecho a conocer la fuente,  porque el texto de Ramón Muñoz tiene su punto de  mamporrerismo político, añade opiniones propias e  interpretaciones  como si de informaciones se tratasen y con un tufo a intoxicación que  huele de lejos. Aunque  Miguel Ángel Uriondo no opina lo mismo y lo presenta como cabeza de turco ” de los de internet”.

Es el método viejuno, cutre, chusquero, el de la prensa oficialista, la que se moviliza a la llamada del teléfono rojo y mantiene guardia de pasillo rondando siempre las puertas de la casa grande, siempre dispuesto y complaciente.

Los diarios que se autodedominan “de referencia”,  lo que otros entendemos como prensa de rigor informativo,  se diferencian de los periódicos de opinión porque acostumbran a prohibir que los redactores encasqueten sus opiniones , o de fuentes anónimas, cuando de información se trata. En este caso la fuente ni se intuye por lo que le atribuyo al redactor todas las opiniones que añade y que son coincidentes con la línea editorial.

Y no son pocos los que intentan pensar por su cuenta, leen, comparan, preguntan (y se preguntan) y prefieren que la prensa les sirva información y opinión en distintos platos bien  etiquetados.

Por otro lado El País no se molestó mucho en informar sobre el resto de reuniones que estas personas han mantenido ya con el resto de grupos políticos, más bien esos otros encuentros  importaron poco menos que nada.

Cierra la nota destacando el silencio tuitero y la callada pactada en los blogs de los asistentes a la hora de relatar y/o anunciar la reunión, no sé si para hacer quedar de pícaros en la sombra a los “de internet” y desacreditarlos o para destacar la capacidad de convencer, poderío y artes negociadoras de Pajín. Puede que ambas cosas.

Todo con una pinta de turno de juego con movimiento meditado, muy parecido al de la publicación masiva del manifiesto, pero esta vez asegurándose primero el altavoz de los medios que mejor soban lomo de gobierno.

El silencio de los corderitos

La reunión deja una buena sartenada de contradicciones de los que siguen queriendo ser el cuarto poder hasta para decidir sobre la cultura. Nada menos.

Algunos, que dicen no representar a nadie más que a si mismos siguen hablando de los derechos de los internautas. Otros, como Juan Varela,  añade  en su blog este video, en el que arranca diciendo:

“Yo creo que ahora tenemos, de verdad, la oportunidad (…) de hacer que sea realidad convertir los medios en un espacio público donde la información sea realmente de la gente”

Todo eso sólo será posible cuando no  acepten ruedas de prensa sin preguntas, topes o límites impuestos para el seguimiento de eventos y reuniones que conciernen a la red y otros pactos cagones de periodista de salón.

Pocos son los que han podido leer ese texto original con los cuatro puntos de esas propuesta,  porque el silencio y el ruido en forma de  polémica han contrastado mucho con la alegría de la explosión comunicativa de la primera reunión. Supongo que escarmentados por el apedreo inicial y por el lógico barullo de intentar consenso en un colectivo tan anárquico y plural como “el internauta”

Amén del soprprendente mutis por el foro de esos que tanto gustan airear todas sus comparecencias, actos, entrevistas, jornadas y encuentros digitales, tampoco se pueden leer aún  muchas críticas frontales a la manipulación.

Sólo un tímido “medias verdades” y alguna aclaración al vuelo sobre “el secreto”.

Es esa “seriedad”del  corporativismo mal entendido del gremio periodístico que sólo se rompe un poco cuando el plumilla abandona su medio o su medio lo abandona a él.

Porque  no sé para ustedes, pero para mi es tan importante lo que se cuenta, como lo que se calla y los motivos para callarlo. Por ello sería saludable que se admitieran los errores y a seguir caminando.

Prefiero seguir subiendo a la montaña a sentarme con el cuaderno para tener un gran plano general que no me intoxique la opinión, porque no son sólo los soldados citados los que están en el campo de batalla. Y el resultado de la contienda es lo que en realidad interesa.

Siga la pista a otras opiniones al respecto en Twitter