La revista Barcelona condenada a indemnizar a Cecilia Pando

La Justicia argentina condenó  a la revista satírica “Barcelona” a indemnizar a Cecilia Pando con 40000 pesos por la publicación de un  fotomontaje satírico en el que se mostraba a Pando atada con cuerdas, usando su rostro al que se añadió el cuerpo desnudo de otra mujer.

 

contraportada-barcelona

Contraportada de la revista "Barcelona", 13/08/2010

La sentencia, que se conoció el 9  de mayo de 2016, concluye que se produjo un “daño moral” y la indemnización debe ser pagada en el plazo de diez días.

La imagen satirizaba una acción reivindicativa de apoyo a los militares represores realizada por Cecilia Pando el 3 agosto de 2010, cuando se encadenó junto a quince mujeres de militares en el Edificio Libertador, sede de la cartera de Defensa.

Pando protestaba por la detención de militares procesados o juzgados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.

Según la sentencia de la juez Susana Nóvile:

 “En la edición del 13 de agosto de 2010, la revista Barcelona publicó en su contratapa (edición 193) una foto trucada en la que aparece completamente desnuda y maniatada con una red. Dicha fotografía que ocupaba la totalidad de la imagen de la contratapa y, por tanto, pudo verse exhibida en miles de quioscos fue acompañada de leyendas de carácter pornográfico, igual que la imagen”.

A pesar de admitir que Barcelona es “una revista de carácter satírico“, para la jueza el fotomontaje de Pando y las frases que la acompañaban:

“exceden un tono sarcástico y burlón y hacen una exposición exagerada de la accionante”. “El ejercicio del derecho de expresión de ideas u opiniones no puede extenderse en detrimento de la necesaria armonía con los restantes derechos constitucionales, entre los que se encuentran el de la integridad moral, el honor y la intimidad de las personas”

Desde la revista Barcelona alegaron:

 “Que la actora es una figura pública y por demás provocadora que toma la defensa de los militares argentinos genocidas durante la última dictadura militar (1976-1983) y realiza actos públicos a fin de exponer su punto de vista y consecuentemente no sólo expone sus ideas sino también su figura física”.

pdf-miniVer sentencia – PDF, 472Kb

barcelona-portada

Portada de Barcelona tras el fallo.

 

Pando, en su día pidió, como medida cautelar, la retirada de la revista de los quioscos. Cosa que no consiguió.  Aunque su petición fue rechazada en primera instancia por la jueza Susana Novile, el su fallo fue revocado por la Sala D de la Cámara de Apelaciones en lo Civil. Aún así, siguió adelante con la demanda, pedía 70000 pesos de indemnización.

 

 

Pando, activista argentina de derecha ultraconservadora, esposa del mayor retirado Pedro Rafael Mercado  y presidenta del grupo político AFyAPPA (Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de la Argentina)  su día increpó y amenazó al tribunal que juzgaba a militares por los delitos cometidos en el regimiento 9.

Cecilia Pando ha llegado a negar, tanto la cifra de desaparecidos, como la existencia de un genocidio. Incluso en alguna ocasión ha justificado el robo de bebés durante la dictadura, aunque tiempo más tarde rectificaría diciendo que fueron unas declaraciones malinterpretadas.

Desde la revista Barcelona, que ya atraviesa dificultades económicas desde hace años, su directora, Ingrid Beckmanifestó que buscan alguna fórmula para apelar y que es un mal precedente para la libertad de expresión.

Lo más preocupante de este fallo no es la plata (que no tenemos) sino el precedente.

Con esta jurisprudencia, los que hacemos sátira vamos a terminar editando en la clandestinidad.

Está claro que acá hay un tema superior al dinero: no nos pueden privar de la doble instancia en un tema de libertad de expresión. Leer completo.

 

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), que agrupa a más de 300 periodistas en Argentina, se posicionó en un comunicado sobre la sentencia:

 “FOPEA alerta sobre el riesgo que implica para la libertad de expresión el antecedente de semejante fallo para el pleno ejercicio del derecho a la libertad de expresión que comprende, entre otros, al derecho a la sátira, que es lo que habitualmente hace la Revista Barcelona.”

naricesUna explicación del proceso más masticada.

Relacionado, 76 casos en otros países:

humor-apuros