Malasia, la policía interroga al dibujante Zunar por su libro de viñetas

zunar-sedition

Viñeta de Zunar sobre el asunto

Zulkiflee  SM Anwar Ulhaque es el nombre del dibujante malayo que firma como “Zunar“.

Hoy, a las 15:00, ha sido interrogado por la policía en la comisaría de Dang Wangi en Kuala Lumpur. Así lo anunció el dibujante unas horas antes.

Durante 45 minutos le han hecho preguntas sobre su libro de viñetas “Komplot Penjarakan Anwar” por el que está siendo investigado bajo la acusación de un delito de  sedición. En las viñetas de Zunar la corrupción es un tema recurrente.

Este autor lleva más de dos décadas dedicado a la viñeta política, gran parte de este tiempo ha tenido que sufrir persecución y censura por parte  del Gobierno.

El Gobierno de Malasia incautó libros y revistas de Zunar que también contenían trabajos de otros dibujantes. Las imprentas que tiraban sus títulos fueron registradas para retirar ejemplares y los distribuidores advertidos de que no vendieran sus publicaciones. Zunar fue detenido y acusado de sedición. El dibujante inició demandas  por su detención y la incautación de sus libros y revistas.

 

portada-zunar

Portada de “Komplot Penjarakan Anwar” (Sobre Anwar Ibrahim) por el que investigan a Zunar

La investigación se basa en  delitos previstos en  la ley de Imprentas y Editoriales de  1984 (sic), la Ley de Sedición de 1948 (ya va siendo de revisarla) y la sección 500 del Código Penal.

Dos comisarías distintas redactaron dos informes diferentes acerca del contenido de su libro y Zunar se negó a responder a  las 27 preguntas que le hizo la policía.

Según su abogada,  la policía asegura que el libro no ha sido prohibido, así que se pregunta: “si el libro no está prohibido, ¿qué están investigando? , ¿cuál es el delito? “

zunar-policia

Zunar (Izq.) con su abogada Latheefa Koya atendiendo a la prensa a la salida de la comisaría. Foto Zunar

También investigan a los compradores del libro

Pero la persecución no termina aquí, la policía ha pedido a la pasarela de pago en internet que gestiona las los pshos de los libros que revele la lista con la identidad de las personas que los compraron a través de su web.

Zunar afirma que la empresa que gestiona los pagos, MOLPay Sdn Bhd, le envió un correo advirtiéndole que la policía le había solicitado mediante comunicación oficial que revelara la lista con los nombres de los clientes.

MOLPay está obligado a presentar los datos que se le solicitan, desconozco con qué intención extienden la investigación a los que compraron su libro y si también podrían ser acusados de algún delito, de ser así también me pregunto ¿de qué delito?. Esto es más grave aún, si cabe. Que la policía exija la lista con los datos de personas que compraron un libro  huele muy feo y supondría una grave invasión y violación “oficial” de la privacidad.

Zunar piensa que esto no tiene nada que ver con el caso y  cree que es un movimiento para asustar a los compradores.

La semana pasada, tres colaboradores de Zunar fueron detenidos durante cinco horas por la venta de los libros. Varios días después, el responsable de la página de Zunar también fue citado por la policía para prestar declaración.

Y es que  Zunar lleva varios años acosado por la policía y el Ministerio del Interior por sus viñetas, el Gobierno Malayo estima que  con ellas está alterando el orden público. Más de 400 ejemplares de sus libros fueron confiscados y tres fueron prohibidos.

Entre 2009 y 2010, la determinación del ministro del Interior hizo que el Gobierno llegara a perseguir  a los impresores,  distribuidores y  libreros en todo el país,  sus locales recibieron la visita de la policía para advertirles que no imprimieran los libros de Zunar y que tampoco lo hicieran en el futuro.

En 2011 Zunar recibió el premio anual  al Valor en la Caricatura Editorial, de la Cartoonists Rights Network International (CRNI)

“Todos los medios de comunicación de Malasia están controlados por el gobierno”

Envié unas dudas  al autor y éstas han sido sus respuestas.

jr-respuesta¿Cuál crees  que es el contenido concreto en tu libro que puede motivar  su persecución?

zunar: En primer lugar, permíteme explicar el contexto político local. El título del libro es “Complot para encarcelar a Anwar“.

¿Quién es Anwar?

Anwar Ibrahim es un popular líder de la oposición  en Malasia que cada día recibe más apoyo. El gobierno teme que si esta tendencia continúa, el partido gobernante, perdería en las próximas elecciones generales.

Por ello empezaron a fabricar pruebas falsas para acusarlo de sodomía (algo que nunca hizo) con el fin de asegurarse que termine en la cárcel. A través de este libro (después de reunir todos los hechos y la información) expongo en viñetas la conspiración que implica al primer ministro, los jueces y varios líderes políticos.

Aquí este caso es considera muy sensible. Todos los medios de comunicación de Malasia  están controlados por el gobierno y no permite informar sobre esta  conspiración. Por eso el gobierno carga con tanta dureza contra mí.

jr-respuesta: ¿Cuáles fueron las preguntas  de la policía en el interrogatorio de ayer?

zunar : Querían conocer mis intenciones dibujando estas viñetas, quieren demostrar que con ellas pretendo influir en la opinión pública y provocar la pérdida de confianza en el poder judicial y el gobierno.

jr-respuesta¿Cuál es tu situación legal en este punto?

zunar: De momento se trata solo una investigación después decidirán la acusación y se conocerá más adelante.

jr-respuesta:¿Te han llegado a acusar formalmente de sedición?

zunar: Antes de esto ya fui detenido y encerrado bajo la Ley de Sedición, pero nunca fui acusado.

 

naricesWeb de Zunar / en Twitter

Relacionado, casos de dibujantes en problemas.

humor-apuros

Erdogan vs cartoonists

erdogancaricature

Así de apretadas están ciertas libertades en Turquía. Erdogan se cabreó por una viñeta. Fiscales turcos presentaron  acusación por insultos e injurias al presidente turco contra el dibujante Musa Kart  (Twitter – Facebook)  por  esta viñeta que fue publicada el 1 de febrero de 2014 en el  diario Cumhuriyet.

Pedían nueve años y diez meses de cárcel para el dibujante, el caso fue llevado a los tribunales el jueves 23 de octubre de 2014.

musa-kart

Viñeta de Musa Kart publicada en el diario Cumhuriyet

En la viñeta aparece el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan representado como un holograma mientras dos ladrones roban el dinero de una caja fuerte,  uno de ellos dice algo como:  “No tengas prisa, nuestro vigilante es un holograma” 

La viñeta  de Musa alude  a la aparición de Erdogan en un acto del partido como un holograma de 3 metros de altura a finales de enero de 2014  y se relaciona con la investigación de un caso de corrupción en el que estaban involucrados familiares de  antiguos cargos políticos  y varios destacados empresarios. 

Reza Zarrab fue relacionado con una presunta red de lavado de dinero como parte de una estrategia para eludir las sanciones de Estados Unidos contra Irán.  Baris Güler y Salih Kaan Çaglayan,  hijos de  ex ministros del gabinete, también se encontraban entre los sospechosos, los cargos fueron retirados. Erdogan insistió en que las pesquisas anticorrupción eran un “complot contra el gobierno”.

La investigación forzó la dimisión de cuatro ministros.

Las resultados se hicieron públicos en diciembre y  desde ese momento, el entonces ministro cuando se produjeron los hechos  y actual presidente Erdogan, ha tratado de desacreditar a los fiscales y policías que llevan a cabo  las investigaciones, acusándolos de trabajar para derrocar al Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) del poder. Esos fiscales y  policías, junto con otras miles de  personas, han sido trasladados, los medios turcos interpretan esto como una purga. 

El ministro del Interior turco reconoció en febrero de 2014 el traslado de 5.000 policías, aunque los medios hablaban de que se “purgaron” 7.000.

Musa Kart  fue absuelto el 23 de octubre de 2014, pero las reacciones de dibujantes de todo el mundo han sido las esperadas.

Ayer, Martin Rowson, el dibujante  de The Guardian  (entre otros)  invitó a dibujar  al presidente turco y varios dibujantes empezaron a caricaturizar a Erdogan  como  protesta, solidarizándose con el autor acusado. La respuesta ha sido la habitual, un cerro de viñetas. Y distintos autores siguen publicándolas. Aquí algunas de ellas. Puede encontrar muchas más en #erdogancaricature

Bajo cada viñeta se encuentran los nombres de los autores y los enlaces a sus respectivos sitios.

martin-rowson

Martin Rowson en The Guardian / en Twitter

zeynep-ozatalay

Diario Bir Gün 26/10/2014Foto aquí.  Ilustración de Zeynep Özatalay.  Twitter  /  Web

Ben-Jennings

Ben Jennings en Twitter / web

paco-baca

Paco Baca. En El Universal (Méxixo) / en  Twitter

paolo-lombardi

Paolo Lombardi (Italia) en Toonpool / Twitter /Cartoon Movement

scrfzl

Sin firma reconocible. Posible  autor “Man” Vista aquí.

menekse-cam

Meneske Cam, Izmir (Turquía) en Toonpool / Blog

mumph

Mumph. TwitterWeb

ismail-dogan

Ismail Dogan Twitter / Blog

paul-dickens

Paul Dickens Twitter / Web

rata-gris

La Rata Gris. Twitter / Blog

wips

Viñeta de Wipi  Blog /Twitter

terry-anderson

Viñeta de Terry Anderson. WebTwitter

george-leigh

George Leig. Web / Twitter

mike-roberts

Mike Roberts. Twitter / Web

 

harry-burton

 

 

Harry Burton. Twitter 

morten-morland

Morten Morland.  Twitter / en The Thimes

steve-bright

Steve Bright. Web  / Twitter

kanika-mishra

Kanika Mishra.  Web / Twitter

brian-adcock

Brian Adcock / Twitter /

tjeerd-royaards

Tjeerd Royaards. Twitter / Web

 

 

phil-disley

Phil Disley. Twitter

 

 

Si quiere leer más casos de persecuciones y otros líos con viñetas por todo el mundo, aquí los tiene:

 

humor-apuros

Caricaturas y antorchas

al-azar-bolivia

Después de escribir la historia de las diferentes reacciones a la viñeta de Alejandro Salazar sobre al accidente en el Carnaval de Oruro (Bolivia). Desde el diario  La Razón me pidieron que les enviara mi opinión  y la acompañara de una viñeta.

Esta es la imagen que aparecerá junto al texto en la edición impresa.

Caricaturas y antorchas

La libertad de expresión puede causar molestia, sobre todo entre los que creen que pueden manejarla

La polvareda que levantó la viñeta de Alejandro Salazar  sobre el Carnaval Oruro publicada el 6 de marzo en La Razón me llamó mucho la atención, sobre todo por las diferentes reacciones airadas de unos, con un marcado acento de amenaza, y las débiles y tímidas de otros como la de la Asociación Nacional de Prensa Bolivia (ANP).

En el reparto de libertades es tan lícito y natural dibujar sobre cualquier asunto como opinar que lo dibujado nos parece deleznable. Así es el juego cuando es justo y ahí se debería quedar todo. Al final, una viñeta editorial no deja de ser una opinión más, sujeta a crítica como cualquier otro contenido. Y la crítica y su libre circulación, que tantas veces es vista con malos ojos, no deja de ser un síntoma de salud democrática.

Lo que se suele juzgar es la intencionalidad, y cuando las interpretaciones retorcidas aparecen, el diálogo salta por la ventana. Presuponer que el autor perseguía el escarnio burdo, la burla malintencionada, el daño gratuito o el desprecio al dolor es también doloroso. Y triste.

La mezcla de realidad y ficción, que no dejan de ser recursos humorísticos, suele confundir a aquellos lectores poco educados en el género que creen que una caricatura no es más que una simple burla. Nunca querrán entender que las viñetas no son tan diferentes a una pieza informativa, una columna de opinión o una fotografía, con la salvedad de su brevedad e inevitable simplismo a la búsqueda de esencia. No obstante pueden quitar hierro a escenas crudas, señalar otras realidades que a veces se nos niegan o invitarnos a cuestionarnos lo que nuestro sesgo nos impide ver.

Los indignados dieron por hecho la ausencia de empatía del dibujante,  y a partir de ahí construyeron un discurso en el que se arrogaron un derecho inexistente que les autorizaba a cargar con todo y sentenciar quién debía callar.

La Razón ofreció voz y espacio en sus páginas, junto a una disculpa, a aquellas personas y colectivos que quisieron expresar su malestar por el dibujo, pero antes recibió advertencias con  mensajes muy peligrosos. Avisos de represalias, de antorchas.

Parece que hemos olvidado las escenas entre 2005 y 2007, con fuego de fondo, que provocaron las caricaturas de Mahoma o las persecuciones y encarcelamientos de dibujantes en Irán o Túnez, por citar algunos casos al vuelo.

La libertad de expresión puede causar molestias, sobre todo entre los que creen que pueden manejarla a  su antojo. Los viñetistas editoriales siempre andan en la cuerda floja con esos temas que nunca están exentos de polémica, la muerte es uno de ellos. Lo normal es pasar por estos asuntos de puntillas o dejar pasar un tiempo, nadie sabe definir cuánto tiempo con exactitud.

Sea como sea, intentar evitar que se opine es la mecha perfecta para que se enciendan cientos de reacciones en contra. Y así fue, el intento de silenciar una caricatura provocó que se dibujaran más de ochenta, que quedaron en  http://www.todosconalazar.blogspot.com.es/ como alegato a la libertad de expresión.

Si hay que elegir entre antorchas y viñetas, no tengo dudas. Prefiero un millón de caricaturas.

Dibujante iraní sentenciado a 25 latigazos por una caricatura

Shokraiyeh recibirá 25 latigazos por hacer esta caricatura.

Mahmoud Shokraiyeh  ha sido sentenciado a recibir 25 latigazos por dibujar a un miembro del parlamento vestido con una camiseta de fútbol y un diploma de felicitación en una mano.

Así lo ha decidido el Tribunal de Prensa de la Provincia, presidido por el juez Edalatkhah, que dictó la sentencia.

Ahmad Lotfi Ashtiani, diputado por Arak, se cabreó por este  dibujo publicado en Nameye Amir, un periódico de la ciudad de Arak.

Según parece, algunos políticos de Irán, entre ellos Ashtiani, han sido  criticados por interferir en el deporte del país.

En la caricatura,  el diputado aparece con una marca oscura en la  frente, causada (supuestamente) por  apoyar la cabeza  durante un tiempo prolongado para  la oración,  marca que también tiene el político en realidad.

Así se las gastan en Irán.  El capítulo 27 del “Código Penal Islámico de Irán,” dice que cualquier persona  que difame o insulte injustamente a alguien a  través de medios impresos puede ser castigado a recibir 74 latigazos y de un mes a un año de prisión.

Otros dibujantes de Irán se han solidarizado con Shokraiyeh dibujando caricaturas del  político, puedes verlas en el blog de Daryl Cagle, junto a la opinión de  Nikahang Kowsar,  caricaturista iraní que ahora vive en Whashington DC y que fue condenado a cárcel en ausencia en 2005 por el Ayatolá Mesbah Yazdi por dibujarle caricaturizado  como un cocodrilo.

Fuente: The Guardian