Promusicae vs Esperantia


“Organizaciones mafiosas de ladrones (recuerda que nos han robado el canon digital y que se niegan a devolver)”

Así describía el periodista Fran J. Saavedra a Promusicae, SGAE y FAP,  en su blog en una nota en la que opinaba sobre el panfleto de intoxicación para la infancia que esta concentración de mercantilistas de la cultura pretende colocar en institutos y colegios.

Aviso que no puedo, ni pienso, ser del todo imparcial porque tengo aprecio por el burrofaxeado, me resultó imposible mirar a otro lado.

Esa tarde andaba tumbado en la más absoluta desconexión cuando Fran me hizo llegar la noticia de que Promusicae le avisaba del envío de un burofax en el que le hacía un  ¡Uh! para que retirase partes de ese texto por considerarlo presuntamente injurioso. Agotadas las ideas sólo queda la amenaza.

En el burofax no se aclaran entre el significado de comentario y artículo, así que no quedaba claro si pedían la retirada del artículo entero o de las partes que citaban en la amenaza de demanda.

Queda claro que son más de cifras que de letras.

Dedicamos buena parte de la tarde a tirar de amigos, conocidos y allegados (se agradece el asesoramiento a todos ellos) para consultar cuál era la mejor decisión y obtuvimos respuestas de profesionales de lo legal que aconsejaban la retirada y otras que aseguraban que se podía defender con éxito.

Finalmente el autor retiró la frase solicitada y aquellas palabras que consideró que podían empujarlo al vericueto legal, siempre caro y molesto, y así lo cuenta.

En estos casos lo primero que se descubre es que sin apoyo, dinero y tiempo la historia es muy distinta a cómo la imaginábamos, toda la fanfarronería se desvanece cuando el problema nos toca de cerca.

Pero la historia se repite  y a Bárbara no se le escapa ni una. Lo que podía haber quedado en una opinión más, entre las muchas que andan por ahí, se amplificaba por la gracia del burofax.

Volvemos a los tiempos de La Codorniz, hay que decirles lo que son de mil formas creativas que den un pequeño rodeo a las palabras prohibidas, aparcar los explícito por la sutilidad, el adjetivo justo por la fábula.

Y es que hay disparos que suenan aunque no se escuchen. Hace mucho que se acabaron los monopolios de la opinión, no se puede callar a uno sin que lo comenten dos, dos mil o más.

No hay Burofax, ni rectificación que pueda impedir que mucha gente siga pensando y expresando que, desde el canon hasta la ley Sinde, pasando por los insultos contínuos de artistuchos y empresarios a comunes mortales que usan internet, estas agrupaciones de cavernícolas de lo digital, sean considerados como un grupo de recaudadores del diezmo de su marquesado.

Y todo con la complicidad de legisladores ciegos y sordos.

Esa imagen que se percibe de ellos no la ha inventado el espectador, se la han currado solos.

¡Blola! 5

Blolas anteriores:

1                          2                             3                          4

Éramos pocos

Y abrieron más fururkus.

Los colegas del colectivo Viñeta 6, veteranos comiqueros de Jaén, han estrenado sitio al que han bautizado Reivindibujando y que ellos mismos presentan así:

“Érase una vez que tres pintamonigotes recibieron un encargo para una prestigiosísima publicación que les iba a catapultar a la fama y a darles una difusión provincial inusitada a cambio de unos simples dibujitos. Y es en ése momento fue que a uno de nuestros tres personajes se le ocurrió que ya estaba bien de cosas como “te vamos a promocionar…”, “Ah, pero… ¿no es gratis…?, y todo ese larguísimo etcétera que todos conocéis. Así que se le ocurrió que podían utilizar sus “monigotes”  para empezar a decirle a las “personas normales” que a ellos también les gusta comer y sentirse queridos. Y va otro de ellos y dice: “Pues nada, lo ponemos en la Intelné, hacemos un blog y que se jod… esto…. que se enteren”.

La idea consiste en que durante un período de tiempo, en principio un año, mostrarán en el lugar los trabajos que todo aquel  desee envíar voluntariamente a la dirección de correo: reivindibujando(Algarroba)gmail.com
Se plantean hacer  exposiciones y según cómo vaya la cosa hasta publicar un catálogo , ya que admiten que se han tirado a la piscina con una idea sin pensárselo demasiado, y no es otra que  reunir viñetas reivindicativas  agrupadas por temáticas.

Para abrir fuego han empezado barriendo para casa y  reivindicando los derechos de los profesionales de la viñeta, algo que aunque la mayoríade dibujantes intentan  suavizar para no aburrir con textos lastimeros  recurrentes pero que dan para escribir varias biblias y que , todo sea dicho, son  gajes comparten los profesionales de muchos otros gremios. Entre los que no están curiosamente fontaneros o abogados, por citar alguno.

Ya les envié una colaboración para ir haciendo bulto, pero cualquier dibujante puede unirse a su proyecto ya que invitan a la participación a boca llena, así que yo también te animo a que lo hagas.

Es muy bueno que salgamos de nuestros fururkus  para ir asomándonos en otros colaborativos y no caer en el tedio del culto al ombligo.

De cuando los fanzines


Y otro  nuevo es “Las cositas de Acapu” que así es como firma  Ximo,  y  lo aireo  para no perder esa sana costumbre de decir un algo también de los fururkus recién nacidos.

Perdí la pista de Ximo Segarra ” con  la resaca fanzinera de mediados de los 90, por esos entóncenes él editaba un fanzine gordo en páginas y sustancia que se llamaba Kastelló (aquí se puede descargar un ejemplar de 1999) donde el comix convivía con los relatos y la poesía .

Un día llegó al blog, escribió un  email y ambos recordamos  como abuelos cebolletas aquellos cruces de cartas de ayer, flyers, colaboraciones y otras undergrounadas de la época de la grapa y la fotocopia.

Ximo me envió un cargamento de viñetas e ilustraciones ,  reconoce que el gusanillo no ha dejado de roerle las manos desde entonces y vuelve para seguir haciendo lo de siempre. Aún tiene su blog muy en bragas pero conociendo la tenacidad de publicación y las ideas de Ximo estoy seguro de que a poco que le vaya pillando el truco lo va a petar a garabatos.