Love Strip, las noches y los días de Pepe González

 

Pepe González murió en la indigencia. Y aunque solía decir que su cadáver debía ser arrojado a la basura, finalmente sus restos mortales habían sido depositados en la misma tumba donde yace quien durante tantísimos años fuera su mentor, representante, editor y colega del alma, don Josep Toutain, fundador de la mítica agencia Selecciones Ilustradas.

En sus años dorados, la agencia había llegado a contar con un centenar de artistas que producían infinidad de cómics e ilustraciones de romance, acción y terror para editoriales europeas y americanas. Pepe había sido el dibujante más carismático y mimado de Selecciones Ilustradas. Quizás también su principal víctima.

7 de abril de 2009. La necrológica era muy escueta y no aclaraba las circunstancias de su muerte. Setenta años. Una larga enfermedad. Resistiéndose a aceptar que el destino ha cancelado para siempre su entrevista con Pepe González, Macousqui sigue el rastro de un comentario publicado en internet  y consigue localizar el domicilio del dibujante en el preciso instante en que todos sus objetos personales están siendo arrojados a un contenedor de desperdicios.

Esto que acabas de leer es un extracto de la sinopsis de «Love Strip, las noches y los días de Pepe González«, la mejor serie documental hecha hasta el momento sobre la vida y obra del dibujante Pepe González y su relación con la emblemática agencia Selecciones Ilustradas, que el próximo 24 de junio (posiblemente el 21) estrenará su quinto episodio.

 

 

He empezado a escribir este post varias veces, pero me he rendido. No sirvo para ejercer de crítico de según qué contenidos cuando me enganchan y este es uno de esos casos.

La serie, concebida para seis capítulos y estrenada en 2016, tiene muchos elementos para el aplauso y mucho por desgranar. Para empezar, su autor la ha puesto a disposición de cualquiera que quiera verla por la gorra en Youtube, algo que no es frecuente en este tipo de trabajos, nada fáciles ni baratos de realizar, para los que hay que esperar a proyecciones en festivales o en plataformas de pago. A veces ni eso.

Además, se trata de un valioso saco de testimonios, imágenes y datos que reconstruyen y dan forma a una historia a la que nadie había entrado con tanta profundidad.

Siempre me ha apasionado el género documental porque envidio a los que consiguen hacer un trabajo digno en uno de los formatos más exigentes. En Love Strip encuentro muchas cosas que valoro y creo que es un trabajo al que no se le ha prestado la atención que merece.

Love Strip no es producto, no es un artículo comercial, es una obra de autor y no obedece a tiempos, estilos o modas, tiene capítulos de menos de 40 minutos y de más de dos horas que no cansan ni aburren y pueden resultar interesantes aunque nada te vincule al mundo de los dibujantes de aquella época.

Se presenta un relato en el que su autor se despoja de todo protagonismo y se ocupa de acercarse todo lo posible a la verdad escaqueada tras el tópico, los rumores y las intoxicaciones a través de los recuerdos y testimonios de destacadas figuras del gremio y otros coetáneos. Pero en algunos momentos, Love Strip parece rebelarse y se convierte en un metadocumental, aparecen broncas, canalleo y pasajes negros, confesiones crudas, enemistades, la realidad sin adornos ni suavizantes. Y por eso me gustó aún más.

Cualquier cosa que cuente sobre los momentos oscuros del Love Strip podría considerarse un spoiler, así que lo mejor es que los descubras sin pistas viendo la serie completa.

Enlaces relacionados:

Web oficial

Facebook de Tony Macousqui, recomendable para rastrear sus opiniones sobre el «cómo se hizo» y sus encuentros y desencuentros con otros autores, divulgadores y aficionados al cómic.

 

«La Carga» o la violencia del Estado contra el pueblo

La Carga o la violencia del Estado contra el pueblo

La Carga, 1903. Ramón Casas y Carbó

Es curioso que esta impactante pintura de extraña composición, haya sido vista por muchos, durante mucho tiempo, como una imagen icónica de la izquierda europea cuando en realidad fue pintada por un burgués, algo que tiene una explicación.

En origen, «La Carga» de Ramón Casas no hacía referencia a ningún suceso real, el paisaje del fondo es también irreal, pero se supone que se sitúa en Barcelona ya que algunos edificios que aparecen son reales como el Pla Palau y las tres chimeneas de Poble Sec.

Aunque la pintura está fechada en 1903, Ramón Casas la terminó en 1899 y la presentó a la Exposición Universal de Paris, pero el jurado español no la seleccionó así que decidió aparcarla.

Cuando en 1900 se produjeron las revueltas populares, la represión contra clase obrera y la huelga general, Casas volvió sobre la obra y la retocó con la intención de presentarla en París en 1903 sabiendo que el cuadro llamaría la atención y podía ganar un premio al tratarse de una temática de actualidad de denuncia social, incómoda para unos y necesaria para otros. Y así fue, aunque Casas no tenía ninguna intención de denunciar nada, aquella pintura «con mensaje» era simplemente una moda del momento.

«La Carga» evoca una de las muchas cargas contra el proletariado que protagonizó la Guardia Civil en Barcelona durante la huelga general que paralizó la ciudad el 17 de febrero de 1902 y se dice que su composición está inspirada en el lienzo «El dos de mayo de 1808 en Madrid: la lucha con los mamelucos», de Goya.

Desmenuzando «La Carga»

Ahora, una exposición que se inaugurará el 23 de marzo en el Museo de la Garrotxa en Olot (Girona) conmemorará la llegada del cuadro, hace ahora cien años, después de que el gobierno español emitiera una real orden autorizando la cesión en depósito en el antiguo Museo Biblioteca de Olot.

La exposición pretende explicar qué representaba y qué representa hoy «La Carga» de Ramon Casas, para ello se deconstruirá el cuadro para que sea entendido en cada uno de sus detalles. El ejercicio, de rebote, también permitirá analizar la represión que los estados han ejercido contra el pueblo a lo largo de la historia.

Al final del Antiguo Régimen, en el siglo XVIII, aparece la sociedad de masas y, con ella, la protesta organizada en la calle. Los estados organizan fuerzas policiales que sustituyen a los militares en la tarea de reprimir al pueblo. En la expo se mostrará diverso material gráfico en el que se hace un repaso histórico para ilustrar su evolución.

Entre esas imágenes estarán algunas viñetas relacionadas que me pidieron junto a una fotografía de @julioelpoeta que también tiene su pequeña historia.

La foto se hizo el sábado 28 de mayo de 2011 durante la manifestación del 29-S en Ámsterdam y se expondrá junto a la viñeta original que aparece en la pancarta y que se publicó el mismo día.

Más curiosidades y detalles sobre «La Carga», y otras obras de Ramón Casas, en este interesante programa de 28 minutos.

Exposición «La Càrrega» o la violència de l´Estat contra el poble, Museo de La Garrotxa. Del 23 de marzo al 18 de agosto de 2019.