Bill Leak, dibujante de The Australian, muere a los 61 años

Bill Leak

Foto: Bouddi Photos (2008) Licencia 2.0 Generic (CC BY 2.0)

El  pintor, escritor y viñetista más polémico de Australia, Bill Leak, falleció a los 61 años en el hospital Gosford, supuestamente de un ataque al corazón. Lo anunció Paul Whittaker, editor jefe de The Australian, medio para el que el dibujante trabajaba desde 1994.

En su última aparición publica, en un evento el miércoles 8 de marzo en el que promocionaba su último libro, “Trigger Warning: Deplorable Cartoons by Bill Leak” dijo que la corrección política era un “veneno que ataca al sentido del humor”.

No eran pocos los que rechazaban sus planteamientos e ideas, muchos veían en sus viñetas discursos de odio. Imagen que el dibujante se ganó a pulso. Así que muchas de las “despedidas” al dibujante en Twitter recuerdan esos mensajes racistas y contra la comunidad LGTBI y otros colectivos.

Los mensajes de Leak en sus dibujos siempre estuvieron rodeados de bronca y fue conocido más allá de Australia a raiz de un par de viñetas que crearon polémica amplificada por las redes sociales.

Uno de ellos, publicado el 4 de agosto de 2016, indignó a la comunidad indígena australiana, que protestó por esta viñeta que consideró racista.

La imagen, provocó que The Australian y el dibujante fueran advertidos de una posible investigación por la Comisión de Derechos Humanos por incumplimiento de la sección 18C de la Ley de discriminación racial. El caso fue cerrado en noviembre de 2016 sin investigación.

Leer historia completa.

El 26 de septiembre de 2016 volvió a molestar a más de uno cuando comparó a los activistas a favor del matrimonio homosexual, y por extensión a todo el colectivo, con los nazis.

El dibujante los representó desfilando como miembros de las Waffen-SS, vestidos con los colores de la bandera LGBTI y  con un bate con clavo al hombro. Añadió también la leyenda “SSM”, same sex marriage, en referencia al debate sobre el posible referéndum nacional sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo que se plantea para 2017 en Australia. Leer historia completa.

Según datos autobiográficos publicados en su web, Bill Leak, pintor, escritor y dibujante, nació en 1956 en Adelaide (Austtralia). A mediados de la década de 1970 estudió dibujo y pintura en  The Julian Ashton Art School, en Sydney. Comenzó a exhibir su obra en 1978 mientras vivía en Alemania.
Regresó a Australia en 1982, expuso en Sydney y comenzó su carrera como un dibujante viñetas en The Buletin.

Trabajó en el Sydney Morning Herald desde 1985 hasta 1994, año en el que empezó a publicar en The Australian.

Su trabajo como viñetista no le alejó de la pintura y siguió con las exposiciones, destacando por sus retratos. La Galería de Arte Manly presentó una retrospectiva de sus retratos en diciembre de 2013.
Leak ganó dos Premios “News Awards for Cartoonist of the Year”, 9 premios Walkley de excelencia en periodismo, 19  premios Stanley de la Australian Cartoonists’ Association y fue finalista del premio Archibald doce veces.

El crítico Robert Hughes, cuyo retrato también pintó Leak en 2001, lo describió como “el mejor pintor que nunca ganó el premio Archibald”.

Sus retratos de Bob Hawke y Bill Hayden cuelgan en el Parlamento de Australia, en Canberra, y sus retratos de Sir Donald Bradman, Dick Woolcott y Robert Hughes están en la colección de retratos de la National Portrait Gallery, también en Canberra.

Su novela “Heart Cancer” fue editada por ABC Books en 2005. Además publicó cuatro libros recopilatorios de sus viñetas políticas: Drawing Blood (Allen & Unwin, 1998), Moments of Truth (Scribe, 2005), UnAustralian of the Year (Scribe, 2012) y Trigger Warning: Deplorable Cartoons by Bill Leak (Wilkinson Publishing, 2017)

Bill Leak, el matrimonio homosexual y los nazis

leak

Viñeta de Bill Leak, publicada el 21/09/16 en The Australian

En Australia se plantea un posible referéndum nacional sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo para 2017 . La oposición ya anunció que bloqueará la consulta con el argumento de que el Proyecto de Ley debe ser aprobado en el Parlamento. Las últimas encuestas dicen que casi el 60%  de los australianos apoyan los matrimonios homosexuales

Y Bill Leak no tuvo otra idea mejor que comparar a los activistas con los nazis y se entiende que, por extensión, a todo el colectivo. Algo que parece ser ya el último recurso oficial de moda para el ataque ramplón y gratuito.

Creo que va siendo hora de buscar un nombre específico para los idiotas que no encuentran ningún argumento mejor que relacionar todo aquello de lo que disienten, les incomoda o molesta con el nazismo. Aunque idiota a secas podría servir.

El dibujante los representa desfilando como miembros de las Waffen-SS, vestidos con los colores de la bandera LGBTI y  con un bate con clavo al hombro. Añade también la leyenda “SSM”, same sex marriage, matrimonio entre personas del mismo sexo.

Si alguien es capaz de encontrar el sentido, un giro de crítica social escondido o incluso la dirección de la broma (si es que era su intención) en este dibujo, que avise.

Y la respuesta fue la habitual, le llovieron las críticas por homofobia, racismo y soplapuertez.

Uno de los mejores repasos, se lo pega el humorista Ben McLeay en su artículo “For Bill Leak’s benefit: Why it’s not okay to compare gay people to Nazis

Creo todo se reduce a algo muy simple. Bill Leak le ha pillado el puntillo a la provocación chusca sin fondo y la explota porque funciona. Y porque tanto el autor como el medio ven resultados en estas polémicas recurrentes.

Además, Bill Leak suele justificarse tirando de un argumento contradictorio de plantilla tipo: “simplemente se trata de tener un debate civilizado sobre un tema sensible y que está siendo silenciado por la rabiosa oposición y censura”.

Es decir, como es un tema sensible se caga en el tema y en sus protagonistas y ya tiene argumentos para catalogar sus reacciones de rabiosas.

En agosto, Bill Leak ya tuvo su ración de polémica por otra viñeta por la que el 19 de septiembre de 2016,  Survival International, organización que defiende los derechos de los pueblos indígenas y tribales, lo incluyó entre los cuatro nominados a su premio “Racista del año”.

Si bien en aquella ocasión quedaban algunas opciones para la defensa de la sátira, en este viaje creo que Bill Leak se ha quedado sin alforjas.

kate-moon-leak

Tira de Kate Moon compartida con su autorización  (FacebookTwitter – Web)  publicada inicialmente en Vice.

Relacionado: 76 casos en otros países

humor-apuros

Guantánamos

177-gurusblog-guantanamo

La viñeta de la semana en Gurusblog

EEUU administra el complejo carcelario de Guantánamo y otros centros clandestinos de detención y tortura sembrados por ahí.

Nosotros tenemos aún ocho CIE´s, bonitas construcciones de bellas fachadas repartidos por el territorio.

311011-cie-aluche

Y Australia tiene un par de campos en dos islas alejadas a un montón de kilómetros de sus tierras.

Según las leyes australianas, cualquier persona pillada intentando llegar al país en barco terminará en estos campos situados en la isla de Nauru, en el Pacífico Central, a 4.000 km, o en la isla de Manus, en Papúa Nueva Guinea, a 3.000 km de Melbourne.

El Gobierno los llama con cinismo “centros de detención de solicitantes de asilo” pero en ningún caso se les permitirá establecerse en Australia. Así que eso de “solicitantes de asilo” es un recochineo.

Se les encierra  en condiciones de mierda sin que sepan fecha alguna de nada y los van amontonando durante meses o años. Y ahí se quedan de forma indefinida.

España tiene el honor de estar relacionada con estos garitos, ya que los centros de Manus y Nauru están gestionados por la compañía australiana Broadspectrum, que desde mayo pertenece a la constructora española Ferrovial.

Asutralia ya ha anunciado que cerrará el campo de Manus donde aún siguen retenidas unas 800 personas, pero no por iniciativa propia. En abril el Tribunal Supremo de Papúa declaró este centro ilegal. El campo de Nauru seguirá abierto.

Eso sí, nadie sabe la fecha del cierre ni cual será el destino de las personas de Siria, Irán, Pakistán o Afganistán que se encuentran encerradas en Manus.

Lo que sí han asegurado desde el gobierno australiano es que no van a dar asilo a ninguno de estos refugiados sin dar detalle alguno sobre lo que van a hacer con ellos.

Hace apenas un mes, The Guardian desveló las condiciones infrahumanas en las que se encuentran los detenidos en Nauru publicando  2.000 informes filtrados  que recogen distintas violaciones de los derechos humanos cometidas por el personal de seguridad del centro entre 2013 y 2015.

Relacionado:

Informes de Nauru

Free The Children Nauru

Eaten Fish, un dibujante iraní encerrado en Manus

downes

Viñeta de Chris Downes Facebook - Twitter

En julio, dibujantes australianos se unieron para pedir ayuda para un artista iraní detenido en el centro de detención en la isla de Manus y crearon esta web.

“Eaten Fish” es el alias de un dibujante iraní llamado Ali, de 24 años, detenido en el campode Manus desde hace 3 años.

Alí, que padece TOC y TEPT, fue agredido sexualmente en enero, desde entonces no ha dejado de sufrir el acoso sexual de los guardias, otro personal y de algunos detenidos. Esto ha ido agravando sus graves problemas de salud mental.

“Eaten Fish” está ahora bajo vigilancia las 24 horas y permanece en la Zona Verde (aislamiento) del campo de detención, pero asegura que no ha cesado el acoso y que su estado sigue deteriorándose.
Desde esta web de apoyo se pide que sea llevado a un lugar seguro en el que pueda 
recibir el tratamiento especializado para las enfermedades que padece.

El caso de Ali, “Eaten Fish,” fue descubierto y difundido por el dibujante australiano Andrew Marlton, conocido como “First Dog on the Moon” que lo contó con formato de historieta en The Guardian Australia.

La historia de Ali es sólo una más de las 800 desconocidas de los regufiados que se enfrentan a un futuro incierto con el cierre del campo de Manus.

naricesActualización: el sábado 27 de agosto de 2016 CRNI (Cartoon Rights Network International) anunció que ortorgaba el premio “Courage in Editorial Cartooning for 2016” a “Eaten Fish”

Relacionado, 76 casos en otros países.

humor-apuros
 

La comunidad indígena australiana protesta por una viñeta que considera racista

Bill Leak

Policía: debes sentarte y hablar con tu hijo sobre la responsabilidad personal
Padre: sí, muy bien ¿Cómo se llama entonces?

El jueves 4 de agosto se publicó esta viñeta de Bill Leak (1956) – (Bio) en el diario australiano The Australian (también conocido popularmente como The OZ), propiedad de News Corporation (Rupert Murdoch)

La escena presenta a un padre, con una lata de cerveza en la mano, que es incapaz de recordar el nombre de su hijo, que le es entregado por un policía.

Y se montó el follón en Australia. Y es que si hay algo cierto, como afirma hoy el dibujante inglés, Michael Heath (1936) es que:

  “Ahora es peligroso ser divertido, porque la gente se ofende muy rápido”.

Aunque quizá el problema sea definir lo que es divertido, cuando y para quien. Al final todo se reduce a lo de siempre, el eterno enfrentamiento entre la supuesta intencionalidad de los mensajes, el tono y sus interpretaciones.

Entre muchas otras críticas a la viñeta de personas de distintos gremios , apareció la de Nigel Scullion, Ministro de Asuntos Indígenas, que la tachó como “particularmente de mal gusto” al publicarse el mismo día de la celebración del día Nacional del Aborigen y de los niños isleños de Torres (Día del niño)

En un comunicado también la describió como racista.

“A pesar de que los dibujantes australianos tienen una rica tradición de sátira irreverente, no hay absolutamente ningún motivo para representar los estereotipos racistas”.

El senador liberal de South Australia, Cory Bernardi respondió a los comentarios de Scullion en unas declaraciones a ABC, diciendo que

“hay demasiados Je suis Charlie hipócritas”.

En referencia a los millones de tweets publicados después del ataque a la revista Charlie Hebdo en enero de 2015.

El mismo día, Malcolm Roberts dijo que la sección 18C en la Ley de discriminación racial estaba bloqueando la libertad de expresión.

Tampoco se andó por las ramas el NSWALC en su comunicado, que calificó la viñeta de repugnante (fea), insultante y racista y que denigra a los aborígenes.

Y termina sentenciando que “es el momento de que los gestores de The Australian acepten la responsabilidad personal por el daño que han causado hoy a la población aborigen”.

Racist cartoon causes hurt and humiliation

The NSW Aboriginal Land Council (NSWALC) will lodge a complaint to the Australian Press Council urging action against a racist cartoon in today’s edition of The Australian.

NSW Aboriginal Land Council Chair Roy Ah-See said Bill Leak’s cartoon – based on the Royal Commission into the shocking mistreatment of children in the Northern Territory juvenile justice system – insulted and denigrated Aboriginal people.

“Sadly, racism and discrimination is a fact of life for Aboriginal people who have lived on and cared for this country for more than 60,000 years.

“The hurt and humiliation that victims of racism experience is real and has a terrible toll on the health and well-being of Aboriginal people.

“The Land Rights network in New South Wales works hard to ensure Aboriginal people are proud of their identity and culture.

“Bill Leak’s cartoon is ugly, insulting and it is embarrassing for Australia’s national newspaper to publish it.

“It is time the decision-makers at The Australian accept personal responsibility for the hurt they have caused Aboriginal people today.”

 

La ONG australiana  SNAICC  (National Voice for our Children) también se posicionó en un comunicado en el que asegura que:

“La viñeta publicada hoy en The Australian, uno de los periódicos más grande del país, es asquerosa, irrespetuosa e hiriente.

Los que han participado en la publicación de esta viñeta claramente racista  deberían estar avergonzados y deberían emitir una disculpa pública a todos los australianos”.

 

Las críticas arreciaron hasta el punto de que padres empezaron a publicar fotos con sus hijos en Twitter como respuesta a la viñeta de Bill Leaks bajo el hashtag #IndigenousDads.

La tarde del jueves 4 de agosto, el diario defendió el trabajo del dibujante en una declaración de su editor-jefe, Paul Whittaker, en la que dicen sentirse orgullosos de su importante contribución al debate nacional sobre las cuestiones cruciales en materia indígena y considera que la viñeta obliga a examinar esas cuestiones fundamentales.

El viernes 5  de agosto, el autor envió al diario una versión de la polémica viñeta donde era el dibujante el que sustituía al niño y era entregado para ser castigado a alguien armado con un bate y una cuerda vistiendo una camiseta con el logo de Twitter.Bill Leak

Policía: este tío ha estado diciendo la verdad y piensa que es divertido

Hombre con palo: déjenmelo a mi...

Por esta imagen, The Australian y el dibujante fueron advertidos de una posible  investigación por la Comisión de Derechos Humanos por incumplimiento de la sección 18C de la Ley de discriminación racial. El caso fue cerrado en noviembre de 2016 sin investigación.

El dibujante se defendió de las acusaciones de racismo describiendo a sus críticos como “propagadores de rabietas” a los que llamó “santurrones de Twitter“. (Pendiente traducción más exacta)

Dijo que la “epidemia” de “rabia sin control” a través de las redes sociales en Australia, estaba haciendo que sea imposible tener cualquier “debate inteligente” sobre cuestiones sociales graves, tales como la “creciente violencia, el abuso y abandono de niños en comunidades indígenas remotas” .

Sin embargo, algunos dibujantes se han posicionado sin reservas contra Bill Leak y han entrado en el juego respondiendo con sus viñetas.

ilya-milstein

Viñeta de Ilya Milstein 

El 19 de septiembre de 2016,  Survival International, organización que defiende los derechos de los pueblos indígenas y tribales, incluyó a Bill Leak entre los cuatro nominados a su premio “Racista del año”. Finalmente el premio Racista del año 2016 se lo llevó el presidente de Botsuana.

Bill Leak murió el 10 de marzo de 2017 de un ataque al corazón.

Relacionado: 76 casos en otros países

humor-apuros